cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Domingo, 01 de mayo de 2011

~El Llanto Del Lobo~

?Buenas a todos! ?C?mo andan? Perd?n por la demora, pero ando estudiando y se me complic? esta semana. Les agradezco a todos la pacienica, y les comento que luego de este cap?tulo, faltan dos m?s y termina la primera parte de esta historia. Much?simas gracias por leerme, y sin m?s preludio, los dejo con el cap?tulo y la lectura.

?

A pesar de que eran casi las cinco de la tarde, el sol a?n brillaba como el del mediod?a, aumentando el calor y la sed. Tres cajeros del supermercado hab?an decidido ir a cobrar sus sueldos al terminar su jornada, pero haber decidido jugar una carrera y correr cuesta arriba dos cuadras, les hab?a bajado el ?nimo, y caminaban pas?ndose una botella de agua, y bebiendo de ella como si fuera el ?nico oasis en el desierto. Entre risas y bromas varias, llegaron a uno de los cajeros del Banco Imperial, donde siempre cobraban.
??? - Dej?moslo a Mart?n primero -dijo el m?s alto, d?ndole una palmadita en el hombro al aludido-. As? vemos qu? tan r?pido la novia le extrajo el dinero.
??? Una carcajada recorri? a todos los presentes, mientras el seleccionado caminaba hacia el cajero, con la espalda encorvada y apret?ndose la diestra contra la frente, pensando que su novia acabar?a por destruir sus finanzas. Se detuve frente a la m?quina, pasando la tarjeta que lo identificaba, y siguiendo paso a paso las instrucciones, s?lo para descubrir que no ten?a dinero. Reintent? la transacci?n, pero la espera y la cantidad de veces que se despein? con la zurda, llamaron la atenci?n de sus amigos.
??? - ?Qu? pasa, Mart?n? ?Te dejaron seco? -brome? el mismo de antes, pero el aludido neg? con la cabeza.
??? - Parece? -murmur?, saliendo del cajero-. Prueba t?, Jorge, hoy no me llevo con las m?quinas.
??? ?Despein?ndolo, para tranquilizarlo, Jorge se encamin? al cajero. Pas? la tarjeta mientras silvaba, ingres? el c?digo de seguridad, pero al ver que no ten?a dinero, sus ojos se abrieron considerablemente.
??? - ?Hey! ?Esta caja del demonio est? rota! -grit?.
??? - ?Qu? paso? ?Una novia te sac? todo a ti tambi?n? -pregunt? otro.
??? - No, tonto -dijo, saliendo preocupado-. Ten?a algo m?s depositado, adem?s del sueldo, pero me dice que est? todo en cero.
??? - A ver, d?jame a m?
??? Sin embargo, cuando los tres encontraron sus cuentas sin fondos, r?pidamente decidieron ingresar al banco, a ponerse en la cola de cobro, antes de que el Banco cerrara por ese d?a. La espera de m?s de cuarenta minutos s?lo logr? aumentar los nervios y la incomodidad de los tres trabajadores, que se encontraron con una cajera reci?n contratada, que masticaba un chicle de una forma poco delicada y que, entre cliente y cliente, sacaba una lima de u?as y se arreglaba las mismas con desgano.
??? - ?S?? -pregunt? la chiquilla, arrastrando la ?ltima i, haciendo que Mart?n quisiera estrangularla.
??? - Quer?a realizar una extracci?n de mi cuenta -dijo, para luego proceder a darle sus datos.
??? Al cabo de unos minutos, la chica abri? los ojos ampliamente, titubeando y moviendo los dedos sobre el teclado sin saber qu? escribir, hasta que finalmente le dijo que ten?a un problema con la cuenta, puesto que las acreditaciones estaban demoradas. Tras los primeros enojos y una disputa, ella termin? dirigi?ndolos hacia la persona que les hubiera acreditado.


??? Casi una hora y media desde que estos tres hab?an salido del supermercado, regresaron al lugar, s?lo para ver a los clientes enojados, y a m?s de la mitad de las cajas cerradas. Aguzando el o?do, oyeron una fuerte discusi?n que proven?a desde el pasillo donde estaba la oficina del encargado.
??? - ?Calma, calma! -les dijo el hombre.
??? - ?C?mo quieres que nos calmemos? -pregunt? una mujer, que trabajaba como acomodadora de las g?ndolas del negocio-. ?Nos estafaron! ?Queremos nuestro sueldo!
??? El encargado llev? el ?ndice y el pulgar hacia su nariz, apret?ndose entre los ojos.
??? - Si se comportan con delicadeza, les muestro el registro de transacciones, as? comprueban ustedes mismos que hice la transferencia.
??? Con paciencia, uno a uno fueron observando que las transacciones hab?an sido realizadas, a pesar de los testigos que dec?an que sus cuentas estaban vac?as. Cada vez m?s preocupado, el viejo encargado comenz? a recordar los ?ltimos problemas con algunas cuentas en el Banco Imperial, y su temor comenz? a incrementarse, al saber que si era lo mismo que hasta ese momento, el dinero iba a estar perdido y una gran tormenta se les aproximaba.
??? Calmando a sus empleados, reuni? a los jefes de cada sector del supermercado, y subi?ndolos a su propio auto, se dirigieron a la central del Banco Imperial. Cerca de media hora despu?s, las cinco personas estaban frente a los dos guardias, a quienes tuvieron que darle una detallada explicaci?n de lo que ocurr?a. Ya demasiado asustado, el encargado gui? a sus empleados hasta la cola, comenzando la cola justo cuando los guardias cerraban definitivamente la puerta de entrada.
??? - ?En qu? puedo ayudarlo, se?or? -pregunt? el cajero, un hombre entrado en a?os y que parec?a cansado de los jubilados.
??? - Quer?amos revisar las cuentas de estas personas -dijo, se?alando a sus empleados-. Acabo de hacer la transferencia de sueldos, pero parece que hay inconvenientes.
??? Preocupado, el cajero baj? la diestra disimuladamente, presionando un bot?n de emergencia, que hizo que un par de guardias se acercaran discretamente, para observar lo que suced?a. Cada uno de los subjefes dio sus datos, s?lo para encontrarse con que las transferencias estaban hechas, pero que las cuentas ten?an sus montos completamente en cero.
??? - ?Son unos demonios! ?Nos est?n robando descaradamente! -grit? el m?s joven, cansado de la actitud negativa del cajero.
??? El encargado intent? calmarlo, para luego voltear hacia el hombre tras el mostrador.
??? - Me gustar?a hablar con el gerente, si es posible.
??? Sin embargo, antes de que pudieran responderle, los seis guardias llegaron, coloc?ndole las manos en los hombros, y arrastr?ndolos fuera del lugar, mientras sus gritos retumbaban en todo el banco.

??? Lince sonre?a a cada uno de los clientes que a?n quedaban en el supermercado, mientras las peleas de algunos de sus compa?eros? comenzaban a llegar a sus o?dos. Curiosa, cuando lleg? su descanso, se dirigi? hacia un grupo de chicas, aprovech?ndose de sus gestos de inocencia.
??? - ?Qu? pasa, chicas? -pregunt?, haci?ndose la tonta.
??? - Pues que mientras nos cubr?as, fuimos a cobrar y parece que no est?n los pagos -dijo una de ellas, bastante molesta, mientras soltaba su cartera contra uno de los mostradores.
??? Muy pronto, el grupo comenz? a discutir, enoj?ndose por el robo que el banco estaba haciendo, y pensando en armar alg?n tipo de protesta.
??? - ?Por qu? no llamamos a los reporteros, en la puerta del banco? -sugiri? Lince, justo cuando el encargado del banco, llegaba con los jefes de secci?n.


*


??? El tranquilo ambiente de la florer?a parec?a abstraerla cada vez m?s. Sonia, su madre, permanec?a sentada en un sill?n de mimbre, con el libro de cuentas en la falda, y el buen Lobo echado a sus pies, mientras ve?a con alegr?a c?mo su hija se entreten?a con un ramo de margaritas, las cuales iba armando con gracia y alegr?a.
??? De pronto, la campanita de la puerta tintine?, y una de las clientas habituales, una mujer mayor de peque?a estura, encorvada, y que siempre pasaba aunque fuera para saludarlas, entr? al negocio. Marina la salud? con entusiasmo, llamando la atenci?n de su madre, quien alz? la vista para verla. Sin embargo, grande fue su sorpresa al verla compungida y asustada, con las manos apretando la cartera la cual sosten?a a la altura del pecho, y el labio partido, con unas gotitas de sangre ensuciando su ment?n.
??? - ?Juana! -llam? Sonia-. ?Qu? le pas?!
??? Marina inclin? la cabeza hacia su madre, sin comprender.
??? - Marina, hija, acomp??ala al sill?n -le orden? a su hija, mientras sal?a por la puerta interna-: voy a buscar unas gasas.
??? Asustada, la rubia tom? a la viejita, y llamando a Lobo, se dirigieron hacia el sill?n de mimbre donde hab?a estado Sonia, ayud?ndola a sentarse.
??? - ?Qu? pas?, Juana? -pregunt? ahora la joven, apoy?ndose sobre el mostrador, cuando su madre volv?a.
??? - Gracias -respondi? la anciana, tomando las gasas que le daba Sonia-. Cuando fui al Banco Imperial, hab?a un tumulto de j?venes? los del supermercado. Parece que? ?ah! -se quej? cuando apret? demasiado la gasa, para luego proseguir-, parece que les han robado el dinero del sueldo a todos?
??? La mujer sigui? hablando un rato, hasta tranquilizarse, y luego madre e hija la acompa?aron a la puerta, despidi?ndola cuando se iba.
??? - Ay, nena? -suspir? Sonia, mientras volv?a hacia dentro-. Vamos a tener que sacar el dinero de ese banco.

?

Esto ha sido todo por hoy. ?Gracias por leerme! ?Nos vemos en el pr?ximo art?culo.


Tags: literatura, novela, drama, misterio, romance, estafas

<@ArticuloNumComentarios@> Comentarios:

Martes, 10 de mayo de 2011 | 14:07
me encanta, q buen trabajo haces, me divierte mucho leer como armas toda la trama de manera tan atrapante, te fecicito es un gran trabajo este cap.
Domingo, 15 de mayo de 2011 | 19:34

¡Me alegro que te guste! ¡Gracias por leerme!

Autor: Anonimo
Lunes, 06 de julio de 2015 | 8:34
XwiZDJ  qihtuulibvws, [url=http://tvumqbordicj.com/]tvumqbordicj[/url], [link=http://rxiokjicqqyb.com/]rxiokjicqqyb[/link], http://fayxvaopnsvk.com/

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+