cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 02 de abril de 2011

~El Llanto Del Lobo~

?Hola a todos! ?C?mo andan? Hoy les traigo otro cap?tulo de esta historia, donde las cosas comienzan a complicarse: ?cada vez, problemas m?s grandes! En fin, much?simas gracias a todos los que se pasan por el blog, y ahora s?, los dejo con la lectura:?

?

El timbre rechin? en la habitaci?n por cuarta vez, haciendo que todos bajaran las voces. Los hermanos se miraron, y Victoria solt? otro llanto lastimero, mientras se cubr?a los ojos con ambas palmas. Ante tal gesto, la madre estir? la zurda y le peg? un cachetazo en la nuca, haciendo que la menor se pusiera de pie, y comenzara a gritarle nuevamente. R?pidamente todos comenzaron a alzar las voces nuevamente, hasta que el timbre son? por cuarta vez.
??? Cansado ya del problema, el hijo menor Diego, cruz? el living encamin?ndose por el corredor, hasta llegar a la puerta. Al abrirla, vio a los dos abogados con cara de pocos amigos, que r?pidamente le se?alaron el reloj.
??? - Es la quinta vez que suena el timbre -mencion? Cobra, con enfado.
??? - Lo siento? -respondi? Diego, movi?ndose y dej?ndolos pasar -. El ambiente est? un poco? caldeado, como oir?n.
??? Sin decir nada, el otro supuesto abogado solt? un suspiro al o?r los insultos y reproches provenientes del interior. As?, era f?cil saber por qu? Draco los hab?a elegido: eran unos buitres, y tan desesperados por el dinero de la herencia, que caer?an como tontos en cualquier trampa.
??? - ?l es Ramiro V?squez -anunci? Cobra, dejando pasar a un hombre que ven?a tras de ellos, de edad intermedia, y cabello con nacientes canas.
??? - Un gusto -salud? el aludido, al due?o de la casa-. Vengo por parte de la Inmobiliaria Ed?n, y?
??? - Mejor hablemos con toda la familia? -interrumpi? Diego, un poco nervioso-. S?ganme, por favor.
??? Cerrando la puerta tras de s?, los encamin? nuevamente por el corredor, llegando hasta la sala, donde sus hermanos estaban peleando una vez m?s. Carraspe? la voz un par de veces, hasta que finalmente todos voltearon para verlo. Uno de sus hermanos mayores lo observ? de arriba abajo, para luego mirar de frente al nuevo invitado.
??? - ?Y este qui?n es? -pregunt? de mala manera.
??? Esas palabras hicieron que Cobra soltara una peque?a risa, que molest? a?n m?s a Pedro.
??? - ?Qu? te pasa, abogadito? -volvi? a inquirir, a?n m?s enojado.
??? Sin decir nada, Cobra lo observ? atentamente, haciendo que Pedro se asustara dando un paso hacia atr?s, y mirando al reci?n llegado repetidas veces.
??? - Tratas muy mal a los compradores, Pedro -dijo con su voz calmada, intentando recobrar el papel.
??? - ?Comprador? -pregunt? la viuda, alzando la mirada y enfocando a inmobiliario.
??? - As? es, se?ora, mi nombre es Ramiro V?squez, vengo de la Inmobiliaria Ed?n, con la propuesta de comprarles las propiedades de su difunto marido.
??? La declaraci?n hizo que todos los presentes comenzaran a hablar al mismo tiempo, grit?ndole preguntas, y luego habl?ndose entre ellos, mientras se iban peleando entre ellos, hasta que una vez m?s, cayeron en la discusi?n. Cansado ya de la situaci?n, el compa?ero de Cobra decidi? sentarse en uno de los sillones, para luego colocar el portafolio en su falda y, abri?ndolo, quit? un documento legal que hab?a llevado perfectamente envuelto y cuidado.
??? Cerrando el malet?n con cuidado, se puso de pie y camin? hasta el centro, dejando el documento a la vista de todos.
??? - El Doctor y yo -dijo refiri?ndose a Cobra-, nos hemos visto obligados a firmar este poder para ser capaces de retirar el testamento, donde se especifica que si no se venden las propiedades en seis meses desde el fallecimiento, ?stas pasar?n al Estado, y no ser?n heredadas -hizo una pausa, ante las at?nitas miradas, y prosigui?-. Depositaremos el dinero en una cuenta general, y luego lo repartiremos, de forma que podamos asegurarnos nuestros honorarios.
??? Cobra se adelant? unos pasos, llamando la atenci?n hacia ?l, para luego comenzar a explicar.
??? - Los porcentajes que mencionamos el otro d?a, fueron calculados en base al costo de las propiedades -comenz? a explicar, buscando un peque?o mapa de la ciudad en su malet?n, donde ten?a marcados los terrenos-. Estos tres terrenos -dijo, se?alando los lotes-, valen alrededor de noventa mil d?lares cada uno; los dos del sur de la ciudad valen cien mil, y el de la zona de quintas vale ciento diez mil? todo en d?lares. Esta casa vale seiscientos mil, y la casa de verano en la capital, vale trescientos mil.
??? Sin darles espacios a hablar o preguntar algo, el fingido abogado busc? una calculadora en su malet?n, y comenz? a diagramarle los c?lculos de los porcentajes y montos que lo tocar?an a cada uno, m?s un descuento proporcional de los honorarios. Al mismo tiempo, hablaba del tr?mite que har?an, mientras los hermanos iban distray?ndose cada vez m?s. Sonri? para s? mismo pensando lo bien que hac?an en no escucharlo, puesto que la ignorancia y la avaricia iba a ser lo que los traicionara.
??? Mientras tanto, el morocho, cuyo verdadero apellido era Ashcrow -como el de su fallecida hermana-, observaba de reojo al comprador de la inmobiliaria, que permanec?a tranquilo ante la situaci?n. ?No era sospechoso? Draco hab?a hecho publicar un anuncio de venta en el diario, a nombre y costos de la familia, y justo a la hora de la salida del diario, este hombre los llam?, interesado en la compra total.? ?Qui?n ser?a? Desde lo que ?l conoc?a, la Inmobiliaria Ed?n no ten?a tanto capital como para comprar casi dos millones de d?lares en propiedades? ?o s??
??? Sin quererlo, el pseudo-abogado volte? lentamente para ver al hombre y, como si ?ste lo hubiera estado mirando, encontr? su mirada con una risue?a y despreocupada, para luego sonre?rle tranquilamente, asintiendo con la cabeza. A?n m?s preocupado, le devolvi? otra falsa sonrisa, para luego volver a dirigir su atenci?n hacia Cobra.
??? Cuando termin? la explicaci?n, el casta?o sac? m?s papeles de su portafolio y, sonriendo con su mirada compradora, inst? a todos los miembros de la familia a firmar los papeles de la venta. Luego, llam? a V?squez y extendi?ndole una lapicera, consigui? su firma.
??? En lo que ellos hablaban, el morocho hab?a preparado la computadora port?til que Zorro le hab?a encargado, preparando todo para hacer la transferencia. Cobra llam? a V?squez una vez m?s y, d?ndole la computadora, el aludido ingres? a la p?gina de su banco, para luego colocar su usuario y contrase?a en la misma, realizando la transferencia a la cuenta principal que hab?an preparado. Pasaron unos minutos? en que todos los hermanos corroboraron el monto y la transferencia, para despu?s despedir al inmobiliario, quien se retir? con todos los papeles preparados.
??? Sentados uno al lado del otro, los dos falsos abogados comenzaron con el trabajo de repartir el dinero, haciendo que cada uno de los hermanos ingresara a sus cuentas desde la computadora, para poder corroborar el monto que ten?an, y que la transacci?n hab?a sido exitosa.


*

??? Hab?an pasado ya dos d?as cuando Ver?nica caminaba hacia el Banco Imperial. Ahora que ya no podr?a vivir en la casa de su madre, hab?a encontrado el departamento perfecto en pleno centro, y pensaba comprarlo con el dinero de la herencia. Entr? saludando contenta a los guardias de la entrada, para luego dirigirse hacia la caja, para hacer cola: debido a los ?ltimos problemas, ahora ten?an que declarar en la caja, y luego los llamaban aparte para el retiro de grandes montos.
??? Pas? cerca de media hora cuando finalmente esper? en primer lugar, y uno de los cajeros le hizo se?a con la mano. Camin? r?pidamente, para luego curvarse un poco y hablar cerca del vidrio, para que nadie la oyera.
??? - Hola, quer?a declarar una extracci?n de montos grandes -anunci?, tendi?ndole el n?mero de documento al cajero-. Cincuenta mil d?lares -agreg? a?n m?s bajo.
??? El hombre asinti?, para luego comenzar a teclear en la computadora, obteniendo los datos. Al cabo de unos minutos, neg? con la cabeza.
??? - Lo siento, se?orita, no tiene fondos suficientes para tal extracci?n -declar?.
??? - ??C?mo!? -pregunt? a los gritos pero susurrando-. ?Tiene que haber un error!
??? - Debe haber hecho otra extracci?n, d?jeme confirmar.
??? Sin decir nada, el cajero comenz? a buscar los datos que cre?a encontrar, pero al ver que la cuenta ten?a marcado un dep?sito y el dinero acreditado, pero que estaba en cero sin tener ninguna extracci?n, se asust?. Sin saber qu? hacer, le pidi? disculpas un momento, para luego colocar un cartel de espera frente a ella, e ir en busca del gerente.
??? Camin? r?pidamente por un pasillo interno, hasta que sorteando a la secretaria del gerente, golpe? la puerta de la oficina de ?ste.
??? - ?Qu? haces aqu?? -se quej? el ejecutivo, poni?ndose de pie y dispuesto a echarlo.
??? - Se?or, hay otro caso de esos? -coment?.
??? - ?C?mo, de esos? -hizo una pausa, y luego su gesto cambi? a preocupaci?n. Inmediatamente, se acerc? y comenz? a murmurar-. ?Tiene un dep?sito y acreditado dinero, pero la cuenta figura en cero? -el cajero asinti?, y ?l se dirigi? a su secretaria-. Llama a los guardias, que saquen a la persona esa del banco.

??? Mientras tanto, Ver?nica esperaba impacientemente, cuando de pronto, los dos guardias que andaban dentro del Banco, se aparecieron a su lado.
??? - Se?orita, acomp??enos, por favor -dijo uno, con voz grave y tom?ndola del brazo.
??? Ante la sorpresa de los presentes, los dos hombres la sacaron por la fuerza, mientras ella exig?a respuestas, y gritaba que el banco la hab?a estafado. La arrastraron por el local, para luego echarla por la fuerza, cerrando las puertas y cruz?ndose de brazos frente a ella, sin dejarla pasar.
??? En ese momento, un solo pensamiento cruz? por su mente: si hab?an vendido la casa de su madre, y le hab?an robado la herencia? ?estaba en la calle? Ahora s?lo podr?a vivir con su novio, y usar los ?nfimos ahorros que no hab?a depositado en el banco. Pensando que podr?a preguntarle a sus hermanos, corri? hasta su coche, para luego subirse y manejar r?pidamente hasta la casa de su hermano mayor.
??? Diez minutos despu?s, su coche rojizo se detuvo con un chirrido de cubiertas frente a la casa de Pablo, y ella baj? corriendo. Toc? el timbre repetidamente, y luego golpe? la puerta un par de veces, hasta que finalmente oy? los pasos tras de ella.
??? - ??Pero qui?n??! -su hermano se detuvo al verla, normalizando la voz-. ?Qu? te pasa, con esa cara?
??? - Vengo del banco, me han robado? -murmur?.
??? - ?Les viste la cara? -pregunt? ?l.
??? - ?No! ?Fue en el banco! -su voz se notaba nerviosa y sus manos temblaban-. Fui a retirar, pero mi cuenta estaba en cero y no he hecho ninguna extracci?n ?lo juro! El cajero se fue, y muy pronto vinieron dos guardias y me sacaron por la fuerza.
??? Pablo la mir?. ?Lo estar?a enga?ando?
??? - Vete y deja de inventar, no te voy a dar dinero.
??? Y sin m?s, cerr? la puerta, dej?ndola sola en la calle.

?

Bueno, esto ha sido todo por hoy. Muchas gracias por leerme, y nos estaremos encontrando en el pr?ximo art?culo. ?Se cuidan!


Tags: novela, drama, misterio, estafas, romance, engaños

<@[email protected]> Comentarios:

Domingo, 03 de abril de 2011 | 11:25
Como dicen... a cada chanchi le llega su San Martín jajajaja, que bien que los engañaron a estos avariciosos. Impecable el relato. Cada capítulo me envuelve más en la intriga
Jueves, 07 de abril de 2011 | 14:10

muy buen cap, es increible como has descripto a esa familia y el veneno q se tienen. Exelente capitulo, disfrute mucho leyendolo.

S?bado, 09 de abril de 2011 | 10:02
Gracias!! Gracias por pasarse, muy pronto el nuevo capítulo.

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+