cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 11 de marzo de 2011

~El Llanto Del Lobo~

?Hola a todos! ?C?mo andan? Aqu? ya empec? la primera semana de cursado, y de las cuatro materias, s?lo dos profesores se dignaron a comenzar, y los otros dos ni siquiera anunciaron que no iban a ir, jejeje. Como dice Obelix: est?n locos los profesores. En fin, hoy les traigo un nuevo cap?tulo de la historia y espero que les guste mucho. Gracias a todos por leerme, y ahora s?, con la lectura:?


Sus pasos se detuvieron frente a las rejas de la entrada: pintadas de negro y con las puntas curvadas, preven?an a todos de lo que se encontraba tras de ellas. El morocho camin? hasta los dos amplios portones de entrada, y se qued? nuevamente observando, puesto que hac?a a?os que no llegaba hasta el cementerio. El gran campo verde se extend?a delante de ?l, marcando un camino recto directo desde la puerta, adornado con piedras y flores en los costados, el cual llevaba hasta la iglesia que estaba en el centro del lugar, y que ten?a el dep?sito y crematorio en la parte trasera.
??? Una mujer pas? apurada por su izquierda, empuj?ndolo y tray?ndolo a la realidad, y ?l baj? la mirada instant?neamente, mientras apretaba la diestra en el tallo del ramo de iris blanco que hab?a comprado para Mariana. Volvi? a alzar su mirada para encontrarse con las l?pidas de blanco m?rmol, esparcidas cuidadosamente y a distancias iguales por todo el campo, hasta finalmente una parte trasera, donde comenzaba el edificio principal.
??? Reuniendo fuerzas, comenz? a caminar.
???
??? No supo cuanto tiempo pas?, pero en ese momento s?lo sab?a que estaba frente a su tumba. ?Mariana Ashcrow. Querida hija y hermana.? Rezaba la l?pida, que ten?a tallada un peque?o angelito tocando una trompeta en ella. Y ?l, simplemente pod?a mirarla, sin animarse a darle las flores, y perdido en el risue?o gesto que ten?a Mariana, en la foto que hab?an colocado en la l?pida.
??? Era tanto el miedo, la impotencia y el odio que ten?a, puesto que sab?a que si esa noche ?l la hubiera dejado acompa?arlo, ella nunca habr?a sido aplastada por el derrumbe.
??? - Perd?n? -murmur?-, y por no haberte visitado en tantos a?os.
??? Apret? los ojos mientras se dejaba llevar por el recuerdo, hasta que finalmente su voz comenz? a hacerse presente en la memoria. Tan risue?a, tan tranquila y? mene? la cabeza, descontento, pensando que tanto recordar le habr?a hecho mal, cuando de pronto, un ladrido atrajo su mente a la realidad: ?l hab?a escuchado ese ladrido antes. Y seguido a eso, la voz femenina intentando calmarlo. ?Ser?a ella? Volte? varias veces, pero el silencio se hizo presente, y por unos momentos, no oy? ni el ruido de las ruedas de los autos sobre el asfalto.
??? Neg? con la cabeza, intentando espantar esos sonidos de su mente, y se puso de frente a la tumba una vez m?s, intentando terminar de decirle a ese vac?o, todo lo que hab?a querido decirle por m?s de veinticinco a?os. De pronto, un nuevo ladrido son? a sus espaldas, rompiendo su concentraci?n, y haci?ndolo voltear enojado hacia atr?s, con intenciones de retar al can y a su due?o.
??? Sin embargo, y sin poder creerlo, ah? estaba Marina, arrodillada e intentando callar a su siberiano Lobo, el cual parec?a empe?ando en ladrarle al morocho, que ahora lo miraba extra?ado.
??? - ?Qu? est?s haciendo aqu?? -pregunt? ?l-. ?Me seguiste?
??? Con curiosidad, se sorprendi? al ver que la rubia se hab?a sonrojado, as? que la observ? ponerse de pie, siempre manteniendo el rostro inclinado, hasta que pudo ver sus mejillas completamente enrojecidas, y los labios apretados.
??? - Lo siento mucho? -se disculp?, caminando unos pasos hacia ?l-. No ten?a intenciones de seguirte, pero te sent? muy triste y? perdido?
??? Sus ojos celestes se detuvieron en cada detalle del rostro de Marina. La nariz perfecta y suave, los p?rpados cerrados, las largas pesta?as negras levemente maquilladas, las mejillas sonrosadas, los labios entreabiertos y carnosos, y el largo y delicado cuello. Era hermosa, una delicada princesa que ?l quer?a proteger.
??? - Lo siento, no deb? -volvi? a decir ella, despert?ndolo de su sue?o-. Nos vemos?
??? - ?Espera! -y en ese momento, se sorprendi? a s? mismo por la necesidad de su llamado. Ella volte? nuevamente, acomod?ndose hasta quedar de frente a ?l-. Qu?date, por favor?
??? Ella sonri? levemente, alzando la diestra para acomodarse un rebelde mech?n de cabello tras la oreja, cuando de pronto sinti? un ruido muy particular: pl?stico, pero tambi?n el movimiento de flores. ?Ser?a qu??
??? - ?A?n tienes el ramo??
??? Su voz suave y dulce distrajo la atenci?n del morocho, y Marina se acerc? lentamente unos pasos, para luego mover con delicadeza sus manos, hasta finalmente encontrar la diestra del morocho, y atraparla entre las suyas. Sonri? una vez m?s al sentirlo temblar, quiz?s por su repentino movimiento o quiz?s porque no se animaba a entregar las flores. El morocho movi? levemente la mano para intentar zafarse del agarre, pero ella apret? un poco m?s, y alz? el rostro como si fuera a verlo a los ojos.
??? - Seguramente, esa persona no est? enojada porque haya pasado tanto tiempo sin que vengas? -dijo, en voz suave y tierna.
??? ?C?mo podr?a ser que ella lo supiera? Neg? con la cabeza, dando un paso hacia atr?s y quitando su mano de las de ella.
??? - ?Por qu? dices eso? -inquiri?, un poco molesto-. ?Por qu??
??? - Escuch? algo de lo que dijiste? -confes?, volvi?ndose a sonrojar-. Y estoy segura que has tenido tus motivos para no venir, y que adem?s, nunca te olvidaste de esta persona.
??? Sin saber qu? decir, el morocho volte?, enfocando sus ojos nuevamente en la foto de su fallecida hermana. Alz? el ramo, sin saber qu? hacer, hasta que finalmente solt? un suspiro y se agach? hasta quedar en cuclillas, depositando las flores con cuidado al pie de la l?pida. En ese momento, releyendo mil veces el nombre de Mariana, se prometi? que volver?a a visitarla.
??? - ?Qui?n es? ella?? -la voz de Marina lo trajo de nuevo a la realidad.
??? Poni?ndose de pie, se pas? la zurda por el cabello para acomod?rselo, mientras continuaba viendo la tumba.
??? - Era mi hermana menor? -murmur?.
??? Nuevamente el silencio se apoder? de ellos, y se quedaron en la misma posici?n de antes: ?l mirando la tumba, y ella sin saber qu? decir. A?n sent?a el calor en sus mejillas, y la conciencia la torturaba pregunt?ndole c?mo hab?a sido capaz de seguir a un hombre del cual ni siquiera conoc?a su nombre, y menos a?n, decirle las cosas que hab?a dicho.
??? De pronto,? el morocho quiso intentar alejarse del lugar, pero otra pregunta lo detuvo.
??? - No te vayas? -susurr? tiernamente.
??? - ?Por qu?? -su voz sonaba dura.
??? - A?n no se tu nombre?
??? Y nuevamente sus ojos se posaron en la princesa que ten?a delante. Los labios entreabiertos y sin decidirse a preguntar algo m?s o no, los ojos levemente apretados y con miedo, la zurda en el pecho y la diestra sosteniendo la correa de su siberiano. Vestida con una pollera de verano hasta media pantorrilla en tonos rosados, sandalias blancas y una blusa blanca de encaje, ella siempre parec?a la flor m?s delicada del mundo? y era eso mismo lo que le tentaba a decirle su nombre, pero? ?era conveniente?
??? De pronto, el tel?fono del morocho comenz? a sonar, sacudiendo el bolsillo con la vibraci?n. El estridente sonido alter? al can que hab?a permanecido mirando fijo al tantas veces fingido abogado, que comenz? a ladrar impaciente, obligando a Marina a agacharse para calmarlo.
??? De mala gana, se alej? unos pasos y atendi? la llamada.
??? - ?D?nde demonios est?s? -fue el duro saludo de Pantera-. ?Hab?as quedado en venir al lugar! ?Te estamos esperando!
??? En ese momento, el recuerdo de la operaci?n que estaban haciendo cay? a su mente: hab?a dejado todo por seguirla a la rubia, y luego hab?a vagado hasta el cementerio, sin importarle nada.
??? - Ya voy.
??? Sus palabras secas acabaron la comunicaci?n, y cort? la llamada mientras a?n se escuchaba la voz de Pantera del otro lado de la l?nea.
??? - Lo siento, debo irme -le dijo a Marina, volteando para verla mientras ella se pon?a de pie.
??? - ?Volveremos a vernos?
??? - No se?
??? Sin decir m?s nada, ?l comenz? a caminar hacia la salida, desapareciendo a lo lejos. Marina volvi? a agacharse, y acariciando a su siberiano, le dio un beso en la frente, mientras el perro soltaba unos quejidos.
??? - Esa del tel?fono debe haber sido su novia, ?verdad? -le pregunt? a Lobo con desilusi?n, y ?ste solt? un corto llanto-. Ya, volvamos a casa.

*


??? Tras abrir la puerta del galp?n del puerto, el morocho se encontr? con exactamente lo que hab?a esperado: tres miradas molestas y una absorta. Cerr? la puerta mientras se adelantaba con calma, viendo que Zorro volv?a a su tarea en las computadoras, y Lince volv?a a echarse en el sill?n. Sin embargo, Cobra golpe? su diestra contra la mesa m?s cercana que ten?a, llam?ndole la atenci?n.
??? - Si no puedes cumplir tus partes de los tratos, mejor deber?as abrirte -espet? de mala gana.
??? - Fue esta vez, no volver? a pasar.
??? Cobra intent? replicar, pero Lince se levant? r?pidamente del sof?, para luego ir hacia donde estaba el morocho, colgarse de su brazo, y llevar a los dos hombres hacia la pantalla principal.
??? - Hay una llamada de Draco -anunci?.
??? Y sin decir m?s nada, coloc? la llamada. R?pidamente, apareci? unas figuras aleatorias, mientras la voz distorsionada del jefe del grupo los saludaba.
??? - Miren esto?
??? Sin m?s, la pantalla se dividi? en cuatro, mostrando las im?genes de los noticieros donde hab?a salido el incidente en el Banco Imperial, en cadena nacional.
??? - Felicitaciones -anunci?, con tono conforme-. En dos semanas los volver? a contactar, a las doce del mediod?a.

?

?Chan chan! Bien, esto ha sido todo por hoy, muchas gracias por leerme. ?Me dejan un comentario? Gracias, y nos estaremos encontrando en el pr?ximo art?culo. ??xitos!


Tags: novela, drama, literatura, historia, estafas, romance

<@ArticuloNumComentarios@> Comentarios:

S?bado, 12 de marzo de 2011 | 18:58
Así que Marina y Mariana no son la misma persona. La similitud de sus nombres me confundió. Me encanta como describes a la chica, me parece verla a travez de los ojos de Zorro. Muy tierno el capítulo. Espero el próximo con ganas de seguir leyendo.
Mi?rcoles, 16 de marzo de 2011 | 21:15

siempre me impresiona la facilidad con q transmitis los sentimientos de las personas, tus descripciones siempre son tan atrapantes, q hacen q el lector sienta lo q sienten los personajes, felicitaciones.

S?bado, 19 de marzo de 2011 | 19:29
¡Oh, muchas gracias por leerme! Me alegro que les guste!!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+