cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 24 de diciembre de 2010

La L?nea Del Horizonte (II): La Rebeli?n De Asgorth

?Buenas chicos! Aprovecho para desearles una muy feliz Navidad y Noche Buena! Abran muchos regalos, no tomen, y sobre todo, divi?rtanse much?simo. Gracias a todos por leerme, por acompa?arme, por el apoyo que me dan con sus comentarios y sus visitas: realmente son importantes para m?. Desde ya les aviso que la semana que viene no habr? historia, pero si un art?culo muy especial que me gustar?a que se pasaran a leer. Ahora s?, con la lectura:?

?

La noche oscura se cern?a sobre la ciudad, reflejando su existencia s?lo con algunas estrellas, que escapaban de las nubes. Marcos caminaba hacia el descampado, lentamente, y habiendo preparado el micr?fono que llevar?a oculto en el cuello de la camisa.
?? ?Los galpones que hab?a encontrado estaban cada vez m?s cerca, hasta que finalmente pudo divisar una luz saliendo de uno de ellos, y dos guardias apuntados en la puerta. Marcos hizo unos pasos hacia atr?s, escondi?ndose entre algunas cajas y restos que hab?a a lo lejos observando el lugar; luego, ayudado por la penumbra y la oscuridad que rodeaba a ese sitio, volvi? unos pasos y tom? por un lateral del galp?n, pensando que quiz?s podr?a entrar por la puerta trasera.
?? ?Sus pasos se detuvieron a medio camino cuando, alzando la vista, se encontr? con una escalera que llegaba hasta el techo. Oxidada, con escalones faltantes y mal amurada a la pared, pero que era lo suficiente como para poder entrar desde el techo. Con cuidado se apoy? sobre un tacho que hab?a en el suelo y, saltando, logr? colgarse del primer escal?n, sin hacer ruido. Reuniendo fuerza en sus brazos, comenz? a trepar lentamente, sintiendo como el m?s m?nimo viento bamboleaba la fr?gil estructura, haci?ndole temer que caer?a al piso, herido y ser?a encontrado. Se detuvo, negando con la cabeza para concentrarse, y sigui? su camino hasta la parte m?s alta.
?? ?Al llegar al final de la escalera, vio que hab?a una puerta, y un escal?n m?s por encima de ella. Pensando que seguramente esa puerta estuviera controlada, continu? subiendo hasta llegar a la azotea. Sin embargo, grande fue su sorpresa al ver que se trataba de una b?veda de vidrio, completamente sucia y opaca, con muy pocas partes desde donde pod?a ver. Rode? el lugar con cuidado, hasta que finalmente encontr? una parte desde donde pod?a observar; el galp?n era extremadamente alto, y a esa distancia eran solo peque?as figuras, pero a?n as? alcanz? a distinguir una en particular: un morocho de cabellos largos, que seguramente era ?ngelo.
?? ?Continu? caminando hasta encontrar otra puerta m?s, la cual no le pareci? tan inapropiada, puesto que se encontraba lejos de las escaleras, y mucho m?s oculta. Colocando su mano sobre el picaporte, tante? r?pidamente la cerradura y, comprobando que se encontraba abierta, entr? en las instalaciones, aprovechando las sombras para deslizarse. A unos pasos de distancia, hall? un sitio adecuado y abandonado, para despu?s acostarse en el suelo, y observar la reuni?n.
?? ?Desde su lugar, s?lo pod?a ver que por la planta baja, el ?nico punto de entrada era por donde estaban instalados los dos guardias, as? que el acceso estaba totalmente controlado. Un poco m?s lejos de ellos, a sus espaldas, hab?a un par de autos estacionados, todos de lujo y en color negro o plateado muy oscuro, que llevaban patentes dobles y vidrios antibalas. M?s atr?s a?n, y m?s cubiertos, hab?a una gran mesa de s?lida madera, donde se encontraban reunidos los mafiosos. Detr?s de uno de los hombres, el morocho de cabellos largos, ahora hab?a tres guardias m?s, de contextura gigante, protegi?ndolo. Desde el punto de vista de Marcos, ese seguramente era ?ngelo, y ahora estaba confirmado.
?? ?Gir?ndose levemente sobre s? mismo, Marcos observ? que hab?a un escueto pasillo que llevaba hacia unas oficinas de tama?o reducido, que en ese momento estaban abandonadas. ?Qu? habr?a por ah??

?? ?En la planta baja, ?ngelo salud? a todos los miembros que acababan de llegar, indic?ndoles los asientos, mientras ellos murmuraban por lo bajo. Delicadamente, ?ngelo observ? hacia arriba: el piso alto era una gran masa negra, sin iluminaci?n y abandonado, lo que le daba el espacio perfecto a cualquier esp?a. Esa noche iba a tener un invitado especial, y estaba ansioso por encontrarlo. Alzando dos dedos y movi?ndolos, uno de los guardias se acerc? hacia ?l.
?? ?- ?Has visto entrar a alguien? -pregunt? ?ngelo.
?? ?- No, se?or -fue la respuesta.
?? ?- De acuerdo, ve a explorar el piso de arriba -orden?.
?? ?Asintiendo, el guardia se alej? caminando lenta y pesadamente.

?? ?En ese momento, Marcos supo que algo estaba pasando, y lo comprob? cuando vio al guardia subir por unas diminutas escaleras. Sin embargo, as? como estaba no ten?a demasiada movilidad, porque si llegaba a sobresalir un poco de entre las sombras, el mat?n lo ver?a. Arrastr?ndose hacia atr?s, se refugi? debajo de un escritorio que estaba en el pasillo, escondi?ndose a?n m?s. Los pasos del guardia se acercaron hasta que Marcos alcanz? a ver sus piernas pasar lado a lado del escritorio, y luego se retir?. Mas en ese momento, al intentar echar una mirada de reojo a la reuni?n, el detective se percat? de algo demasiado importante: ?ngelo ya no estaba en su sitio.
?? ?Pensando que quiz?s hab?a escapado, pens? en volver a su posici?n, pero de pronto sinti? un ruido met?lico y la punta de una pistola apoy?ndose en su nuca, para luego empujarlo hacia abajo, oblig?ndolo a inclinar la cabeza.
?? ?- Te sugiero que te muevas muy lentamente -murmur? ?ngelo, empujando un poco m?s la pistola.
?? ?Marcos alz? las manos en se?al de sumisi?n mientras se pon?a de pie lentamente, insult?ndose mentalmente por haber sido tan in?til al esconderse. ?C?mo iba a salir vivo de ah? adentro? Seguro que el Jefe lo degradar?a y a?n no estaba seguro de que pudiera llegar a salvarse.
?? ?Siguiendo las instrucciones de ?ngelo, Marcos se vio forzado a bajar lentamente las escaleras caminando hasta finalmente llegar a la planta baja. Entre todos los hombres que se encontraban reunidos, uno de ellos lo reconoci? y, pensando en que no le hab?an avisado nada de un infiltrado, pens? que quiz?s era bueno corroborar su informaci?n.
?? ?Marcos lleg? caminando hasta donde estaba la mesa, y ?ngelo lo empuj? brutalmente, oblig?ndolo a sentarse en ese lugar, para despu?s comenzar a caminar a su alrededor, enloqueci?ndolo mientras le apuntaba con el arma.
?? ?- Miren la rata que me encontr? -coment? a los presentes-. Pero ahora est? encerrada?
?? ?Pensando que ten?a que hacer algo, el detective pens? en saltar sobre ?ngelo, pero en el momento en que se puso de pie, uno de los guardias lo sostuvo por el hombre y, volte?ndolo, le asest? un fuerte pu?o en el vientre, haci?ndolo caer de bruces en el piso, al tiempo que un hilo de sangre se escurr?a por su boca. Comenz? a sacudirse cuando el hombre volvi? a pegarle en el rostro, pero justo ?ngelo lo apart?, para luego alzar el pie izquierdo y pisarle el cuello, inmoviliz?ndolo. Mir?ndolo con una sonrisa maquiav?lica en el rostro, le apunt? con la pistola.
?? ?- ?Tienes algo que decir, antes de morir? -pregunt? ?ngelo.
?? ?- T? eres quien tiene algo que confesar -fue su respuesta, con la voz casi ahogada.
?? ?Una risa sali? de ?ngelo, llena de soberbia.
?? ?- En este momento, no eres t? quien hace las preguntas -refut?.
?? ?Ahora fue Marcos quien esboz? una peque?a sonrisa, lo que enloqueci? a ?ngelo.
?? ?- ??De qu? te r?es, maldito!?
?? ?- Que yo al menos no ando dejando cabos sueltos e intocables por ah? -coment? el detective.
?? ?El mafioso solt? un gru?ido cargado de ira, y enojado, se agach? hasta la altura de Marcos, para luego girar su pistola y pegarle un fuerte golpe en la cabeza, con el mango de la misma. Un hilo de sangre comenz? a circular entre sus cabellos, ensuciando el suelo.
?? ?- ?Yo no dejo cabos sueltos! -grit? enfurecido-. ?Por eso mat? a ese est?pido senador, y por eso atar? el siguiente cabo!
?? ?Al ver la ira en el morocho, Marcos pens? que era buen momento para escapar y, comenzando a forcejear, intent? zafarse del agarre, pero ?ngelo movi? el pi? y le pate? el est?mago, empuj?ndolo unos metros hacia atr?s. Luego, se acerc? hacia ?l, y volvi?ndole a pisar el cuello, se agach? para ponerle la pistola en la frente.
?? ?- Desp?dete -anunci?.

?

Y ahora s?, espero que la pasen genial. Gracias por leerme, y nos estaremos leyendo en el pr?ximo art?culo. ??xitos! Feliz Navidad!!!


Tags: literatura, novela, drama, misterio, juegos, thriller

<@[email protected]> Comentarios:

Lunes, 27 de diciembre de 2010 | 19:16
AAAAHHHHHGGGG!!! Qué capítulo!!! Me dejaste sentada al borde de la silla. Que bien has descripto la situación, quedé colgada junto con Marcos, esperando la conclusión. ¡¡¡¡¡Excelente este relato!!!!!
Autor: BlueBrain
Martes, 28 de diciembre de 2010 | 5:34
Como siemrpe, me has dejado con las ganas de leer más. Que buenas ideas tienes para las historias de suspenso, son atrapantes. ¡Sigue así!
Martes, 28 de diciembre de 2010 | 9:54
Gracias chicos!! Me alegro mucho que les haya gustado, esta historia me decepcionó a la mitad, pero ahora está volviendo a gustarme. Gracias por pasarse!!
Autor: Marcos Gisbert
Martes, 28 de diciembre de 2010 | 15:57
Hola ! Me encanta tu trabajo, ya me he hecho miembro. Te invito a que te pases por mi blog de poesía. Acabo de crearlo y está aún en pañales pero ya puedes ver una muestra de lo que hago.

palabras-al-rojo-vivo.blogspot.com

Gracias!
y feliz año Nuevo ;))
Viernes, 11 de febrero de 2011 | 12:03

si q supiste crear muy bien la atmosfera de suspenso y la agresividad de angelo, excelente cap.

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+