cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 26 de noviembre de 2010

La L?nea Del Horizonte (II): La Rebeli?n De Asgorth


?Buenas a todos! Aqu? una iguana tomando sol (en serio, hace un calor horrible y tanta humedad, que cuando uno sale a la calle ve espejismo sobre el asfalto a 100 metros de distancia, es terrible). En fin, intentando sobrellevar el calor (no se qu? nos espera para enero/febrero), aqu? les traigo otro cap?tulo con el odioso de Mark Clayton (la verdad es que me da much?sima bronca tener que escribir a ese tipo xD). En fin, los dejo con la lectura:

Echado en el sill?n frente a la computadora, Marcos miraba la pantalla con gran atenci?n pero con la mente vac?a y ajena a los gru?idos que hac?a su perro, acostado a sus pies. Hac?a veinte minutos que Alan tendr?a que haberse conectado, pero que a?n no llegaba. ?Le habr?a pasado algo? De pronto, vio que? hab?a demasiados saludos en la ventana del chat de clan, y focaliz?ndose en ella, encontr? que estaban saludando a Alan: al fin hab?a llegado, y ya no tendr?a que correr en c?rculos con su personaje, para matar el aburrimiento. Despu?s de todo, ese juego no era para ?l.
?? ?Saludando amablemente junto a todos, luego se arm? de valor y paciencia, para escribir un mensaje privado y pedirle disculpas por haberlo importunado la ?ltima vez que se vieron. R?pidamente lleg? una respuesta: ?No importa, pero no insistas en encontrarnos?; al leer esa frase, Marcos sinti? deseos de arrojar el monitor por los aires, y pisar a esa figura tan engre?da que era Alan en ese mundo virtual. Sin embargo, ese d?a no se iba a ir sin lograr hablarse, as? que decidi? intentar ganarse la confianza del testigo, por otros medios.
?? ???Tienes tiempo para entrenarme m?s?? pregunt? por otro mensaje privado, y para su sorpresa, muy pronto se encontr? en una arena, cercana a un r?o y rodeada de ?rboles, donde podr?a hablar tranquilo con Alan. Hicieron unos duelos y, si bien hab?a perdido algunas horas intentando mejorar con su personaje, Marcos a?n no jugaba tan bien como Alan. Se qued? leyendo las explicaciones que Le?n le daba con tranquilidad, cuando finalmente encontr? una idea con la que podr?a hablarle.
?? ??Lo siento por lo del otro d?a? escribi?, y al no tener respuesta, mand? un nuevo mensaje. ?Comprendo lo que es no querer salir de tu casa?. Esa frase lo interes?. Inclin?ndose sobre el escritorio para acercarse sobre el monitor, Alan se qued? leyendo una y otra vez cada palabra, hasta que finalmente se decidi? a preguntarle. ??Por qu??? pregunt?, y r?pidamente lleg? una lista de mensajes, donde Indiana le contaba la historia.
?? ?Por lo que le?a, un d?a Indiana hab?a salido con sus amigos a una discoteca a bailar, y al salir, un ladr?n se les abalanz?, y alcanz? a agarrarlo de los brazos. Sus amigos salieron corriendo y escaparon, y cuando el hombre lo estaba por apu?alar para que le diera el dinero, unos polic?as pasaron cerca y arrestaron al ladr?n, que adem?s estaba borracho.
?? ?Sin darse cuenta, llev? la diestra hacia su boca, pensando en toda la sangre que vio salir del cr?neo del hombre asesinado, y un leve temblor recorri? su cuerpo. Abraz?ndose a s? mismo, comenz? a balancearse lentamente hacia atr?s y adelante, intentando calmarse; pero a?n as?, se las arregl? para escribirle un nuevo mensaje a Indiana. ?Debi? haber sido horrible? escribi?, e inmediatamente una pregunta vino a su mente, y no pudo contenerla. ??Por qu? luego de ese evento, juegas un juego tan violento como el Asgorth??, inquiri?.
?? ?Para su sorpresa, la respuesta no tard? en llegar. ?Es que gracias a la ayuda de los polic?as y de un psic?logo entrenado, pude superar el shock?. Tras leer eso, Alan se ech? hacia atr?s en el asiento, recostando su espalda contra la silla, y pensando: a ?l le hab?a pasado algo muy similar? si bien ?l no hab?a sido el atacado, hab?a sido un golpe de todas formas, y ten?a miedo, much?simo miedo. Seguramente un psic?logo lo ayudar?a. ?Deber?a preguntarle a Indiana? Quiz?s sabiendo m?s de su experiencia, podr?a animarse a encontrarse con un polic?a o un psic?logo, y contarles lo que hab?a visto.
?? ?Coloc? las manos sobre el teclado, con duda, pensando c?mo podr?a llegar a escribir esa pregunta, cuando de pronto unos suaves golpes resonaron en la puerta, asust?ndolo. Alan se ech? de frente hacia el escritorio, apoyando la frente en la mesa, y cubri?ndose su propia cabeza con las manos.
?? ?- Se?orito Alan, el profesor lo est? esperando -dijo la voz de la mucama que siempre iba a interrumpirle.
?? ?Enderez?ndose, se despidi? de Indiana, y sali? del Asgorth.
?? ?
?? ?Alan apareci? en la puerta de la sala donde estaba el profesor, arrinconado contra el marco, y con las manos apretadas en el pecho, sosteniendo los libros. El hombre lo salud? amablemente, pero ?l se acerc? temeroso hasta la mesa, donde dej? el cuaderno para despu?s abrirlo y preparar una lapicera. Larguetti r?pidamente comenz? a hablar de historia, describiendo culturas de la antigua Grecia y c?mo se hab?an reflejado en la actualidad? pero Alan no escuchaba. Con la mirada perdida en alg?n punto fijo de la mesa, el chico permanec?a perdido en su propia mente.
?? ?Quiz?s, era un buen momento para hablarle, sacarle informaci?n y comunicarle a ?ngelo.
?? ?- Alan? -dijo, acerc?ndose y sent?ndose a su lado; su voz mostraba tranquilidad y seguridad-. Puedes hablarme, si quieres. ?Sabes?
?? ?El chico movi? el rostro focalizando los ojos perdidos en los de ?l, para luego pesta?ear un par de veces, como si hubiera estado atontado. Luego de eso, asinti?.
?? ?- Estoy bien -fue la corta respuesta.
?? ?Sin embargo, por dentro las palabras de Indiana segu?an rodeando su cabeza. ?Har?a bien en comentarle a un psic?logo? ?l no sab?a nada de ellos, s?lo les ten?a miedo, porque el psic?logo de la escuela muchas veces le hab?a gritado, y una vez hasta lo hab?a golpeado. ?Y si le preguntaba al profesor? Abri? la boca como queriendo decir algo, pero muy pronto la idea se volvi? una locura, y decidi? callar, volviendo a su postura de siempre.
?? ?Por su parte, el profesor continu? pensando en qu? habr?a intentado decirle Alan.

*

?? ?Una vez m?s, Marcos entr? en la secci?n de Crimen Organizado, encontr?ndose con Mark echado en su sill?n, con los pies en el escritorio y leyendo el diario. Hac?a unos d?as que ya ni siquiera se molestaba en fingir trabajar, cuando el llegaba. Salud? amablemente y se dirigi? hacia la oficina trasera, donde estaban los archivos que le hab?an prometido.
?? ?Se qued? de pie frente a la mesa que a?n ten?a cuatro pilas incre?bles de carpetas, y muchos papeles desparramados, adem?s de algunos borradores. ?Por d?nde deb?a empezar? Estaba tan perdido que le hubiera gustado pedirle ayuda a alguien, pero en esa secci?n parec?an gustar m?s del ocio que de perseguir al crimen, y por un momento se sinti? m?s solo que el primer hombre del mundo.
?? ?Sin saber por d?nde comenzar, pens? que quiz?s podr?a comenzar por clasificar los papeles sobre el jefe que casi todos hab?an descripto, y que parec?a tener una elevada posici?n: ?ngelo Benonni. Se sent? en la silla, y tomando la primera de las carpetas, decidi? ir tomando nota sobre los informes, detallando las carpetas y las fuentes donde lo hab?a encontrado.
?? ?Mark baj? el diario para luego inclinarse y observar las espaldas de Marcos trabajando sin cesar, sacando carpetas y ley?ndolas con detalle. Era un in?til, molesto e insolente detective con ?nfulas de justicia, y jam?s podr?a comprenderlo. Rebusc? en sus bolsillos hasta encontrar el tel?fono que ?ngelo le hab?a dado, y apretando un bot?n, lo llam?.
?? ?- ?Qu? pasa? -pregunt? la voz del morocho, un tanto molesto.
?? ?- Marcos te est? investigando -susurr? Clayton.
?? ?Una peque?a risa reson? del otro lado del tel?fono. Ese polic?a hab?a sido m?s molesto de lo que pensaba, y si no lo controlaba, seguramente terminar?a atrap?ndolo, en un lugar impredecible. ?C?mo podr?a atraparlo ?l antes? Sus pensamientos se dirigieron hacia Mark, uno de los peones que ten?a dentro de la polic?a, y de pronto, una idea vino a su mente: Clayton ten?a un falso polic?a infiltrado en la mafia, que en realidad trabajaba para ?ngelo. Forzando unas ?rdenes, y alg?n encuentro, ?ngelo podr?a llegar a tenerlo en sus manos, atrapado, y controlado.
?? ?- Preg?ntale a Marcos si quiere infiltrarse -orden?, al fin-. Proponle acercarse como un joven reclutado por ese ?polic?a? que t? tienes. Luego tendr?s que asegurarte de tener el permiso del jefe de la estaci?n.
?? ?- Har? lo posible -respondi? Clayton, para luego cortar la llamada.
?? ?Sin dudar m?s, Mark guard? el tel?fono, para despu?s encaminarse hasta la sala donde Marcos estaba leyendo las carpetas, y tomando apuntes. Por un momento, le dieron ganas de golpearlo hasta que muriera, simplemente por entusiasta, pero recordando lo que ?ngelo le hab?a dicho, se sent? a su lado ofreci?ndole ayuda, y comenz? a buscar un par de carpetas determinadas.
?? ?Al cabo de un rato, decidi? comentarle el plan.
?? ?- ?Te gustar?a infiltrarte en la mafia, y atrapar a ?ngelo?

?

Bueno, esto ha sido todo por hoy. Much?simas gracias por leerme, y nos estaremos encontrando en el pr?ximo art?culo. ?Se cuidan! ??xitos!


<@[email protected]> Comentarios:

Viernes, 26 de noviembre de 2010 | 20:25
Esto se pone cada vez más atrapante, el suspenso se te dá muy bien. Me hubiera gustado que Alan se animara a hablar con Marcos, eso tal vez le salve la vida.
Autor: BlueBrain
Domingo, 28 de noviembre de 2010 | 8:00
Ayer estaba en lo mejor del capítulo y se me fue la luz. Menos mal que regresó hace un rato.
Excelente el capítulo. Alan va tomando confianza, tal vez eso le salve la vida. Me gusta mucho esta historia. ¡Sigue así!
Lunes, 29 de noviembre de 2010 | 12:33
Gracias por sus comentarios. Blue, me ha pasado eso mientras escribía, y te puedo asegurar que me da una bronca!! Gracias por leerme :D
Mi?rcoles, 08 de diciembre de 2010 | 20:39

la verdad q si, mark es el q peor me cae, es muy irritante lo corrupto y vago q es. muy buen cap disfrute mucho leyendolo :D

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+