cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 30 de octubre de 2010

La L?nea Del Horizonte (II): La Rebeli?n De Asgorth

?Odio los cortes de luz! Ayer estaba muy entusiasmada escribiendo, cuando ?puf! y todo se puso negro: se cort? la luz. Pasaron veinte minutos en los que me volv? hongo del aburrimiento, cuando volvi? la luz cerca de las once. Prend? la PC s?lo para encontrarme que no hab?a guardado 1/4 parte del texto del cap?tulo, as? que dije "?mah, s?!" al estilo Mafalda, y decid? terminar hoy. Culpen a mi estabilizador, que no puede mantener la PC prendida para que yo guarde el trabajo. Ahora s?, luego de descargarme, los dejo con la lectura:?

?

?ngelo se reclin? en su asiento, justo cuando su tel?fono comenz? a sonar, intentando recordar el n?mero. Ya no recordaba cu?ntos contactos ten?a, ni el tama?o de la red de esp?as que hab?a formado, de modo de poder controlar y observar a todos los que ?l quisiera. Sin dudarlo m?s, abri? el celular, permaneciendo callado, como era su forma de atender.
?? ?- ?Se?or? -dijo la voz al otro lado, claramente masculina-. Tengo informaci?n del detective Herrman, vino al banco?
?? ?La voz se volvi? familiar cuando ?ngelo escuch? la referencia al banco, y record? al secretario que hab?a acosado y golpeado para que le informara de cada actividad policial en ese lugar. Y ahora, luego de que ?l ya se hab?a olvidado de ese bancario, ven?a a informarle. Sonri? mal?volamente, ech?ndose hacia atr?s, y acomod?ndose el cabello con la diestra, mientras pon?a su mejor voz de jefe.
?? ?- Dime los detalles -orden?.
?? ?- El detective Marcos Herrman vino con una orden de revisi?n, y pidi? contemplar los movimientos en las cuentas del senador Arrieta -comenz? a explicar, susurrando, y con una voz que temblaba de a ratos-. Sabe que hubo una deuda pagada r?pidamente, y pidi? el registro para llevarlo a la estaci?n.
?? ??ngelo solt? un gru?ido, moviendo sus labios en un gesto de odio. Si Marcos hab?a llegado a investigar sobre el senador, eso quer?a decir que ahora se estaban focalizando m?s en encontrar al culpable, que en proteger al dichoso testigo. Quiz?s, de esa forma, pudiera acercarse a Alan y acabar con esa molestia, antes de que su jefe se enojara.
?? ?- Has hecho bien -anunci?, fingiendo voz de complacido-. Inf?rmame de cualquier cosa.
?? ?Y sin decir m?s nada, cort? la llamada.

*

?? ?Sus piernas lo mov?an lentamente, como si la cantidad de pensamientos que ten?a hicieran que su marcha fuera m?s lenta, al tiempo que los papeles y documentos que ten?an, lo hac?an pesar cada vez m?s y m?s, hasta que finalmente lleg? a su escritorio, y dejando el sobre de papel madera sobre la mesa, corri? la silla y se ech? fuertemente hacia atr?s, descargando todo su peso.
?? ?Realmente, la procedencia del dinero era demasiado extra?a. Pod?a ser una apuesta, y aunque fuera al casino, no iba a poder interrumpir y preguntar sobre el supuesto juego, por tres motivos: primero, hab?a pol?ticos involucrados; segundo, el casino no iba a permitir que alguien viera sus jugadas manipuladas; y tercero, era muy probable que el juego se hubiera hecho en la casa de alguien, y no en el casino como hab?a supuesto el bancario. Aunque de todas formas, ese dinero hab?a sido pagado en efectivo, y aunque fueran apuestas de p?ker, era demasiado dinero como para estar carg?ndolo encima durante tanto tiempo. Entonces, los ?nicos m?todos que quedaban para hacer un movimiento tan r?pido y grande de dinero, pero al mismo tiempo de forma silenciosa y encubierta, era un solo lugar: el crimen organizado, la mafia.
?? ?Apoyando ambas palmas abiertas sombre la mesa y empuj?ndose hacia arriba, se puso de pie, para despu?s tomar los papeles del banco, y dirigirse directamente al sector de Crimen Organizado dentro de la estaci?n. Marcos pensaba que abriendo la puerta encontrar?a una reuni?n, seguramente planeando una nueva emboscada al l?der de turno, o intentando detener el tr?fico de drogas o de blancas; sin embargo, para su desgracia, s?lo encontr? una pizarra con fotos desactualizadas, una mesa con restos de desayunos a?n sin limpiar, y s?lo un polic?a apoyado en la mesa de un escritorio, mientras le?a el diario. Enojado, se acerc? hasta el hombre, para pedirle de ver al jefe.
?? ?- Yo soy el jefe de este sector -coment? el aludido, bajando el diario y cruzando los brazos en el pecho, mientras frunc?a el se?o-. Este no es tu sector. ?Qu? necesitas?
?? ?Marcos se sorprendi?. Sin duda alguna no lo conoc?a, y pensaba que era otro.
?? ?- Necesito saber sobre los grupos de mafia de la ciudad, s?lo detalles generales -coment?.
?? ?El hombre frente a ?l, parec?a tener la contextura de todo oficial venido a menos y delegado a un cargo administrativo: espaldas encorvadas, vientre prominente, vestido con camisa desprendida y con la corbata floja, y con las correderas para las armas debajo de los brazos. El hombre de cabellos negros con canas entremezcladas, y creciente calva en la cabellera, se apellidaba Mark Clayton, seg?n Marcos crey? recordar. Analizando su pregunta, Clayton frunci? el se?o para despu?s reforzar su postura, y comenzar a hablar con tono que denotaba que sospechaba del detective.
?? ?- Pues, hay dos grupos importantes en la ciudad -comenz? a explicar-: una ramificaci?n de la mafia italiana, cuyo jefe sigue sin nombre para nosotros, y el otro es una rama de las tr?adas, enemistada con la anterior -hizo una pausa, escudri?ando el gesto de sorpresa de Herrman, para despu?s continuar-. Si quieres m?s informaci?n, tienes que pedir una orden de colaboraci?n al Jefe Wagner.
?? ?Asintiendo, y un tanto molesto por la excesiva cantidad de burocracia que hab?a dentro de la propia estaci?n. Sali? del lugar pensando que la respuesta de Wagner seguramente le indicar?a si estaba relacionado con esta investigaci?n, o no, puesto que ya le hab?a puesto suficientes trabas. Golpe? la puesta, e inmediatamente se escuch? la voz del otro lado, orden?ndole que pasara. Una vez dentro, extendi? el sobre de papel madera que hab?a cargado hasta ese momento, mostr?ndoselo al jefe, y coment?ndole lo que el bancario hab?a dicho.
?? ?- ?Y t? qu? crees? -pregunt? Wagner, alzando la diestra y acarici?ndose la calva, para luego volver a reclinarse en su sill?n.
?? ?- Creo que ese dinero no ven?a de apuestas, sino de la mafia -anunci? seguro Herrman, generando un gesto de sorpresa en su jefe.
?? ?- Expl?cate.
?? ?- Como puede ver, las sumas de las compras y pr?stamos es considerablemente grande, adem?s de que el inter?s del banco en esos pr?stamos era del 45% -comenz? a explicar-. Sin embargo, las deudas fueron saldas r?pidamente, con un monto en efectivo. Ese monto, era demasiado grande para ganarlo en una jugada de p?ker con otros pol?ticos, como dijo la viuda. Yo creo que el dinero provino de alg?n trato con la mafia, a cambio de algo que hiciera el senador -hizo una pausa, y luego continu?-. Pido una orden de colaboraci?n, para poder investigar esto con la secci?n de Crimen Organizado.
?? ?El jefe suspir?, tras escuchar atentamente al detective. Ese hombre le tra?a demasiados problemas: le interesaba mucho cumplir con su deber, y eso implicaba estar permanentemente atendi?ndolo, y haciendo ?rdenes, lo que imped?a tener m?s tiempo para fumar sus habanos y fomentar sus relaciones con pol?ticos, para presentar pr?ximamente su candidatura.
?? ?- De acuerdo -complet? finalmente, cansino-. En una hora la tendr? lista.

?? ?Dos horas despu?s, con la carta en la mano y habiendo asegurado las pruebas de la investigaci?n hasta ese momento, Marcos volvi? a entrar a la oficina de Crimen Organizado, encontrando a Clayton socializando con una linda secretaria, la cual se vio obligada a salir con gesto de disgusto al verlo llegar. Mark se movi? hacia ?l, tendi?ndole la mano esperando que Herrman le diera la carta, la cual estaba seguro que tra?a. El detective se la dio, para observar c?mo con disgusto el hombre la observaba, para despu?s soltar un suspiro y devolv?rsela.
?? ?- De acuerdo? -dijo finalmente-. ?Qu? necesitas saber?
?? ?- Quiero informaci?n de los miembros principales e identificados de cada sector de la mafia de la ciudad.
?? ?Mark suspir?, alzando las manos y resign?ndose, para despu?s indicarle un asiento en la mesa, la cual ya hab?a sido limpiada de los restos de desayuno. Marcos se encamin? hacia una silla, ech?ndose en ella y disponi?ndose a esperar al hombre, que parec?a no tener muchos deseos de colaborar, a pesar de la carta que hab?a conseguido del director.
?? ?Al cabo de un rato, Mark ingres? a la habitaci?n con una caja abierta entre sus manos, de la cual sobresal?an carpetas y expedientes. La apoy? brutalmente sobre la mesa, haciendo que muchos se cayeran, para despu?s acomodarlos de mala gana sobre la mesa, ante la mirada at?nica del detective. Sin dudarlo, Marcos tom? uno de los expedientes, para luego echarse sobre el respaldar de la silla, y comenzar a leerlo con atenci?n. Estaba seguro que podr?a sacar algo de informaci?n.
?? ?Llegada la noche, y antes de irse a su casa a dormir algo, dej? una nota pidiendo que al d?a siguiente llamaran a los testigos nuevamente, para una nueva entrevista.

*

?? ?Esa ma?ana hab?a sido larga y cansina. A lo largo de 15 interrogatorios a todas las prostitutas y hombres que habitaban el barrio donde hab?a sido cometido el asesinato, le hab?an mostrado las fotos de los sospechosos que Marcos hab?a cre?do ser los principales, preguntando s?lo si hab?an sido vistos en el barrio, sin decirles que eran miembros de la mafia.? Y ante todos, la respuesta hab?a sido casi la misma: no iban orientales a ese barrio perdido.
?? ?Le quedaba un solo testigo ya, la misma mujer que hab?a identificado el uniforme de Alan, y Marcos estaba seguro que no quer?a lidiar con esa mujerzuela nuevamente. Sin embargo, varios hab?an mencionado ver a distintos hombres de la supuesta mafia italiana, y ahora quedaba ella. Al menos, esperaba que pudiera darle una respuesta m?s contundente. Abri? la puerta de la sala de interrogatorios, observando que la prostituta acababa de hacer un globo con el chicle que estaba mascando, para luego explotarlo en su rostro. Reuniendo la poca paciencia que le quedaba, le mostr? las fotos.
?? ?- ?Has visto a alguno en el barrio? -inquiri?, desplegando las fotograf?as.
?? ?La mujer se inclin?, mirando con atenci?n a cada uno. Luego, pas? la mano por arriba de las fotos de los orientales, negando con la cabeza.
?? ?- De estos, ninguno. No despu?s de que asesinaron a ese coreano hace dos a?os? -dijo, recordando el evento-. De estos, creo que s? al menos ese rubio te?ido, y este morocho de pelo largo agreg?, se?alando las fotos correspondientes-. Aunque no s? si eran clientes o no.
?? ?Marcos sali? del lugar. Tendr?a que investigar m?s a la mafia italiana.
?? ?

?

Bueno, esto ha sido todo por hoy. Muchas gracias por leerme, y sinceramente espero que no se vuelva a cortar la luz, ni cierre accidentalmente el firefox como me pas? reci?n. Supongo que estoy semidormida. En fin, ?me dejan comentarios? Nos leemos en el pr?ximo art?culo. ??xitos!


<@[email protected]> Comentarios:

Domingo, 31 de octubre de 2010 | 8:49
Esto se pone cada vez más interesante. La descripción de Calyton me trae a alguien que conozco a la memoria. Muy buen relato. Espero que no se te vuelva a ir la luz.
Autor: BlueBrain
Martes, 02 de noviembre de 2010 | 4:34
Cómo se está acercando Marcos con su investigación, el tío no soltará hasta llegar a algo concreto, me tiene atrapado esta trama. El relato va muy bueno. Excelente capítulo.
Autor: Astrid
Martes, 02 de noviembre de 2010 | 14:52
Hola thunder siglos sin leerte es que no habia tenido tiempo mil disculpas! me da mucha cosa con Alan, y como narras la investigacion es simplemente genial, espero el otro cap, seguro sera igual de interesante besos :)
Martes, 02 de noviembre de 2010 | 20:16

en este capitulo me encanto la descripción de la "siempre efectiva policia" (lease ultra-sarcasmo) XD, parece extraido de la realidad. me diverti mucho leyendo.

Mi?rcoles, 03 de noviembre de 2010 | 13:23
Jejeje, me alegro que les guste. Lo de la policía, es porque en esta historia quería denotar bien, bien los problemas de corrupción, o al menos intentarlo. Gracias a todos por leerme, nos veremos luego.

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+