cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 24 de septiembre de 2010

La L?nea Del Horizonte (II): La Rebeli?n De Asgorth

?Buenas! ?C?mo andan chicos? Les traigo otro cap?tulo, y me ha entusiasmado mucho escribirlo. ?Ah! Me hac?a falta la emoci?n de algo detectivezco, y espero que les est? gustando tanto como a m?. Les agradezco a aquellos que leyeron el primer one-shot del desaf?o de este cuatrimestre. En fin, los dejo con la lectura, y les agradezco sus comentarios:

?

Esas palabras simplemente recorrieron su cuerpo como un torrente de fuego ardiente, y quemaron toda tranquilidad y alegr?a que ten?a hasta el momento. ?C?mo que era intocable? ?E ?nico testigo que posiblemente hab?a visto todo el asesinato, y que, seguramente, necesitar?a protecci?n al testigo, era ?intocable?? Un gru?ido sali? de su boca, y el jefe frunci? el se?o, cerrando la carpeta y tir?ndola sobre la mesa que ten?a adelante.
?? ?- ?Por qu? es intocable? -gru?? el detective, mirando la carpeta y el gesto de cansancio del jefe de la estaci?n.
?? ?Wagner se limit? a mirarlo. Luego de eso, se reclin? en su sill?n produciendo un chirrido que s?lo alter? m?s el estado de Herrman, haciendo que llegara a irritarse a?n m?s.
?? ?- Porque tiene principios de autismo, y es agoraf?bico -dijo al fin Wagner, mientras abr?a el caj?n del escritorio para sacar un habano, y encenderlo con calma. Luego, exhal? una gran bocanada de humo, para continuar-. Adem?s, es hijo de un pol?tico que ha contribuido ampliamente con la polic?a.
?? ?Marcos se qued? en silencio. Entonces ?c?mo atrapar?an al asesino?
?? ?- ?Es posible interrogarlo? -inquiri?.
?? ?El jefe abri? los ojos, y se?al?ndolo bruscamente, comenz? a gritarle.
?? ?- ?Te acabo de decir que no! -grit?-. No vas a poder interrogarlo, ni pedir una orden de cateo -termin? de gru?ir, en mala forma, para despu?s tomar la carpeta y caminando hasta Marcos, estamp?rsela en el pecho-. ?As? que m?s te vale que te las arregles con los polic?as y las prostitutas para testigos!
?? ?Herrman agarr? la carpeta, para despu?s mirar a su jefe a los ojos.? La cabeza casi pelada ten?a apenas unos cabellos blancos, lo que hac?a que toda su inmensa frente pareciera arrugada cuando frunc?a el entrecejo. Los ojos celestes daban miedo, pero a su vez quer?an intimidarlo, para que la peque?ez que sent?a en ese momento, la impotencia, y la falta de poder, hicieran que se doblegara a su voluntad.
?? ?- Pero ellos no saben casi nada -respondi? Marcos, enfureciendo al viejo.
?? ?Wagner volvi? a se?alarlo, para despu?s gritar a?n m?s.
?? ?- ??Sabes lo que me importa!? -despu?s de eso, el jefe se acerc? hasta la puerta, abri?ndosela-. ?Usa a las mujerzuelas como testigo!
?? ?Y sin decir nada m?s, le se?al? la salida.
?? ?Marcos frunci? el cejo, y apretando la carpeta entre sus manos, sali? de la oficina. En ese momento, se sinti? intimidado por las miradas de la gente de la estaci?n, sino tambi?n atravesado por la penetrante mirada de Wagner. Antes de que pudiera pensar, el jefe grit? algo m?s.
?? ?- ?No se te ocurra molestar a ese chico!
?? ?Tras eso, azot? la puerta de una forma que reson? en toda la estaci?n. Mientras ?l caminaba a un lento paso hacia su escritorio, sintiendo un pesado grillete en sus mu?ecas que le imped?a moverse, comenz? a sentir los murmullos de las personas a su alrededor.

?? ?Al llegar al escritorio, solt? la carpeta y se ech? en el asiento, con la cabeza hacia atr?s: ?qu? pod?a hacer? No era la primera vez que ?l escuchaba que el jefe prohib?a interrogar a alg?n testigo, pero s? era la primera vez que se lo hac?a a ?l. Encima toda la estaci?n hab?a escuchado sus gritos, y todos podr?an llegar a vigilar sus movimientos, si Wagner se los ped?a. Ten?a las manos atadas, y lo sab?a.
?? ?Lo que m?s le preocupaba en ese momento, era que posiblemente Alan y el asesino hab?an tenido contacto visual, y por ende terminar?a siendo buscado y v?ctima de un crimen. S? o s?, necesitaba poner a ese chico en un servicio de protecci?n al testigo, fuera lo que fuera. La pregunta, en este momento, era simple: ?c?mo podr?a acercarse al chicuelo, sin hablar directamente con ?l?
?? ?Suspir? una vez m?s, cerrando los ojos. Pod?a ir de nuevo al instituto, y ver si alguno de sus compa?eros, o incluso el director, pod?an darle alguna informaci?n sensata que le ayudara a determinar c?mo fue que lleg? hasta ese lugar. Sin pensar m?s, aprovechando que el jefe se encontraba grit?ndole a otro oficial, se apresur? a salir de la estaci?n.

?? ?Hab?a pasado casi media hora desde que hubiera salido de la estaci?n, cuando lleg? al instituto. Al entrar, esta vez tanto la secretaria como el director lo estaban esperando en la puerta. Estacion? el coche, y al bajarse, se apresur? a hablar con ambos.
?? ?- ?Ha encontrado algo, detective? -inquiri? el director.
?? ?- Parece que el joven Alan Bennington puede ser testigo de un asesinato -anunci? Herrman, viendo c?mo el director y la secretaria intercambiaban una r?pida mirada.
?? ?- ?En qu? podemos ayudarlo ahora? -pregunt? nuevamente el director.
?? ?Marcos sinti? que tampoco iba a estar dispuesto a darle demasiada informaci?n sobre el joven, as? que se apresur? a pensar en algo.
?? ?- Quisiera entrevistar a algunos j?venes de su curso.
?? ?Nuevamente, el director intercambi? una mirada con la secretaria.
?? ?- S?game, detective -dijo ella-. Lo conducir? al aula, pero le pido que no hable demasiado del tema, y que sea lo m?s discreto posible, por favor.
?? ?El director los dej? solos, y ella comenz? a caminar. Al cabo de unos minutos, llegaron al aula, y la mujer le pidi? que esperara afuera. Marcos mir? para todos lados, observando un incre?ble pasillo con cielorrasos pintados a mano, vitrales en las aberturas, y pisos de porcelanato. Justo cuando estaba distra?do maravillado con la construcci?n, dos j?venes salieron con la secretaria.
?? ?- El es el compa?ero de banco de Alan, y ella se sienta adelante -dijo ella, se?al?ndolos-. Alan no ha venido hoy a clases, pero creo que ellos podr?n ayudarte.
?? ?- Soy el detective Marcos Herrman -se present?, y los j?venes lo saludaron amablemente-. Como ella les dijo, necesito que me cuenten lo que saben de Alan, sinceramente.
?? ?Los j?venes se miraron.
?? ?- No es muy social -dijo el m?s alto-. Yo me siento a su lado y jam?s me ha dicho nada. Ni siquiera se mueve, e intenta no ocupar m?s espacio que el de su banco.
?? ?- Siempre est? conectado a internet -le dijo ella-. Tiene un celular con wi-fi y creo que hab?a visto una versi?n reducida de un juego, pero no estoy segura.
?? ?Marcos asinti?. Lo que dec?an ellos coincid?a con un chico como el descripto por el jefe, pero a su vez le daba una nueva pista: ?adicto a un mundo virtual? ?Ser?a distinto en la red? Quiz?s jugaba juegos online, lo que le dar?a un perfil m?s avanzado del joven.
?? ?- ?Y sale con alguien? -pregunt? Marcos-. ?Nadie le habla?
?? ?Ambos negaron.
?? ?- Yo vi que una patota del ?ltimo a?o lo molesta -dijo la chica, con un poco de miedo-. Son tres matones, y ayer a la tarde los vi llev?ndoselo?
?? ?Marcos agradeci?, y la secretaria se llev? a los chicos dici?ndoles que no hablaran de eso con nadie. Al volver, Marcos estaba pensativo.
?? ?- ?Puedo entrevistar al curso superior? -pregunt? ?l.
?? ?Pens?ndolo a fondo, seguramente esos tres ?matones? hab?an arrastrado a Alan hasta ese barrio, y as? hab?a sido como Alan hab?a visto el asesinato. Una opci?n, era que en la confusi?n del disparo, ?l se hab?a escapado de los chicos? y la menos probable, era que uno de esos j?venes fuera el asesino. Vi?ndolo as?, ten?a que ponerse a investigar, a?n cuando el jefe se lo negara.
?? ?La secretaria estaba por responderle, cuando el tel?fono celular de Herrman comenz? a sonar. Marcos se odio a s? mismo por no apagarlo, pero al ver el n?mero, su piel se eriz?: se trataba de Wagner llam?ndolo directamente a su n?mero. Estaba seguro de que nadie lo hab?a visto salir de la estaci?n, as? que estaba la posibilidad de que el director del instituto hubiera advertido a Wagner.
?? ?- ?Si? -pregunt?, atendiendo la llamada.
?? ?- ?Pero qu? demonios haces en el instituto! -grit? la voz de Wagner, por lo que Marcos debi? alejarse el tel?fono del o?do, para no saturarse-. ?Vuelve inmediatamente o te degradar? y te dar? una licencia tan grande que nunca m?s sabr?s lo que es un sueldo!
?? ?- Pero jefe?
?? ?- ?Vuelve ya, o te env?o a vialidad!
?? ?Y sin decir nada m?s, cort? la llamada. Marcos sinti? deseos de aplastar el tel?fono contra el piso, y golpear al jefe y al director del colegio hasta que le dijeran qu? demonios era lo que hac?a tan intocable a ese chicuelo, el cual era evidentemente abusado psicol?gicamente por sus compa?eros.
?? ?Sin decir m?s nada, Marcos se despidi? de la mujer y sali? r?pidamente hacia la estaci?n.
?? ?Ya era de noche cuando lleg?, y tras ignorar el llamado del jefe, se sent? en su escritorio. Era evidente que el chico ten?a una afici?n por internet. ?Quiz?s ten?a un blog? ?Un juego? ?Un foro? Ten?a que saber de alguna forma. Se ech? hacia delante en la silla, agarr?ndose la cabeza, justo cuando una idea cruz? por su cabeza, arranc?ndole una sonrisa: hac?a mucho que ten?a un favor que cobrarse con alguien de la secci?n de inform?tica.
?? ?Sonriendo, se puso de pie encamin?ndose hacia la cafeter?a. Luego, doblando antes, pas? hacia la secci?n de Delitos Inform?ticos.
?? ?Maximiliano Toronto era un hombre de mediana edad, de estatura muy baja y cuerpo obeso, y sus dedos se mov?an sobre los teclados con una agilidad incre?ble, a pesar de ser tan regordetes. Sus ojos marrones parec?an suspicaces a?n debajo de los lentes, y el cabello casta?o siempre desarreglado le daba m?s apariencia de hacker que de oficial de polic?a.
?? ?Marcos abri? la puerta de la oficina, y vio a su amigo sentado frente a una computadora. Sin demorarse demasiado, se acerc? hasta ?l, coloc?ndole la diestra en el hombro.
?? ?- ?Amigo! -lo saludo.
?? ?Toronto suspir?, volteando a verlo.
?? ?- ?Viniste a cobrarte el favor de aquella vez?
?? ?Marcos asinti?.
?? ?- Necesito que rastrees al chico Alan Bennington? -dijo Marcos-. Puede estar en peligro, necesito saber de ?l.
?? ?Maximiliano se gir? en la silla, enfrent?ndose a la computadora.
?? ?- Tu nobleza te traer? problemas alg?n d?a -dijo-. Ven en tres d?as, y te dar? todos los datos.

?? ?
?? ?El d?a pactado, Marcos lleg? r?pidamente a la estaci?n, y cerca del mediod?a, se encamin? hacia la oficina de Delitos Inform?ticos. Cuando abri? la puerta, Maximiliano lo estaba esperando con un caf?. Acerc?ndole una silla a su lado, se enfrentaron al monitor.
?? ?- Anoche hice un rastreo desde el ISP -comenz? a explicar t?cnicamente-, para encontrar al IP p?blica que enmascaraba la ruta de acceso, hasta que finalmente?
?? ?Marcos hizo un gesto con su mano, oblig?ndolo a callar.
?? ?- En castellano? -coment?, para agregar-. Y comprensible.
?? ?Toronto suspir? agotado moralmente.
?? ?- Bueno, el punto es que rastre? su conexi?n y puedo decirte, aproximadamente, qu? es lo que m?s visita con el Internet -concluy?.
?? ?- ?Qu? encontraste?
?? ?Maximiliano abri? una lista de intercambio de paquetes, y Marcos observ? con sus propios ojos que hab?a una cantidad exponencial de conexiones con el mismo servidor, a horas repetitivas del d?a.
?? ?- ?Qu? es esa IP? -pregunt? Marcos-. Parece que se conecta mucho.
?? ?Toronto sonri?, confiadamente.
?? ?- Es un juego online: Asgorth.

?

Y bueno, esto ha sido todo por hoy. Les agradezco much?simo su lectura, y nos estaremos leyendo en el pr?ximo art?culo. ?Se cuidan!


<@[email protected]> Comentarios:

Autor: BlueBrain
S?bado, 25 de septiembre de 2010 | 5:23
Esto se pone muy interesante. Tus tramas osn atrapantes. Siempre espero los sábados para continuar la novela. Este capítulo te quedó de 10.
S?bado, 25 de septiembre de 2010 | 19:03
Que buena se está poniendo esta novela. Me encanta el caracter único que le das a cada personaje. Te felicito. Este capítulo estuvo genial.
Martes, 28 de septiembre de 2010 | 12:50

Chicos!!! Muchas gracias por leerme, me alegro que les haya gustado el capítulo. Gracias por sus comentarios, y por pasarse!

Autor: jime_wonka
Mi?rcoles, 29 de septiembre de 2010 | 15:38
Cada vez se pone más bueno esto, tus historias son geniales :3
Mi?rcoles, 06 de octubre de 2010 | 22:17

muy buen capitulo, me encanta como saltan las emociones de cada personaje al leer la historia, realmente haces un excelente trabajo.

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+