cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 16 de abril de 2010

~Into The Music~

¡Buenas a todos! ¿Cómo andan? El día de hoy es un bonito y largo capítulo de Raven finalmente tocando la canción, así que al final les dejo un reproductor del Goear, con "Innuendo", así lo pueden escuchar mientras tocan. Agradezo a Astrid por los premios, y los voy a postear en esta semana... gracias a todos por pasarse, y ahora los dejo con la lectura (el reproductor está al final del capítulo).


La puerta está cerrada ante mí, y antes de abrirla, me detengo para alzar mi diestra y acomodarme la corbata en el cuello, puesto que me molesta considerablemente; luego, me arreglo el saco en las mangas y, girando el picaporte, termino abriendo la puerta del Primer Auditorio.
    Sin embargo, rápidamente encuentro la silueta que estoy buscando. Raven está con sus espaldas apoyadas contra la pared, tras la última fila de asientos, y con los brazos cruzados delante de su pecho. Tiene un pantalón de vestir negro y ajustado, botas oscuras y la camisa que le regalé yo, años atrás: ajustada hasta debajo del busto con finos bordados, y relativamente más suelta al pecho, con mangas tres cuarto, y cuello típico de camisa.
    Y, sinceramente, le queda excelente.
    Su cabello rojo y ahora largo pero lacio, cae a sus espaldas resaltando el color de su piel que tanto me atrae, y sus ojos fríos ahora se centran en mí. He llegado hasta donde está ella, y sin dudarlo le pongo una mano en el hombro, para luego acercarme hasta su oído.
    - Quédate tranquila, todo saldrá bien -su mirada fija y las pocas veces que pestañea me lo dicen: está preocupada por la presentación.

*

    En este momento, las palabras de Eric no eran lo que necesitaba oír. Aún están tocando la penúltima presentación, un flaco de manos largas y aire creído, que se ha tocado una sonata de Vivaldi. ¿Qué pensarán cuando toque Innuendo? Niego con la cabeza a la frase de Eric.
    - No es eso: sé que saldrá muy bien -le digo.
    Inconscientemente, mis ojos vagan por los asientos que están en la parte central, hasta encontrar la figura que estoy buscando: Dante está sentado al lado de mi prima -quien tiene un considerable gesto de molestia-, mientras veo que él le habla rápidamente, y no deja de mirar hacia el escenario. ¿Qué le pasará? Si yo voy a tocar, yo debería estar nerviosa.
    
*

    ¡Que nervios! Ahí la vi, parada al lado del idiota con el que tiene que tocar, y yo acá con esta antipática que ya no me da ni la hora. No sé si estoy tan nervioso por la presentación de Raven, o por recordar que luego es la entrega de premios de todos los concurso de Medio Año. ¡Ah! ¡Qué nervios, que nervios!
    Comienzo a fregarme las manos mientras el párpado inferior de mi ojo derecho comienza a temblar, cuando me doy cuenta de que el estirado que está tocando ahora, es extremadamente aburrido, y que no va a terminar más.
    - Aurora -pregunto- ¿Le falta mucho a este engendro?
    Sin embargo, ella me ignora. ¡Ah, desdichado de mí! Encima, para rematar la cuestión, la mujer de la fila de adelante voltea y me mira con cara de amargura. ¿Y ésta quién es? ¿La madre? Cuánto lo lamento por ella, el tipo es muy aburrido tocando.
    De pronto, la música se ralentiza y luego de un corto silencio, surgen unos desganados aplausos que me hacen poner más nervioso aún. ¡Es el turno de mi pelirroja! Cuando los aplausos van menguando, se escucha que uno de los jueces activa el micrófono nuevamente, y anuncia:
    - El jurado llama ahora a Raven Marie Manchester, y a Eric Russel al escenario.
    Un pequeño aplauso resuena en el escenario, pero yo sólo puedo pensar una cosa: ¡el nombre completo de mi amada es hermoso! En eso, cuando miro al pasillo, la veo… a mi diosa. Baja las escaleras con delicadeza pero firmeza, bajando sólo los ojos para revisar sus pasos sobre los escalones; sus manos se ven femeninas, y su postura golpea con la fuerza de su ser. Detrás de ella, viene el cuarto punto en una línea de puntos suspensivos: el tipo completamente inútil, y que es la fuente de mi odio.
    Se acercan hacia el escenario con algunos murmullos de fondo, y tras rodear el piano que estaba abierto, el pianista ese abre el otro piano, se desprende el saco, y se sienta, para luego observar a MI Raven al otro lado.

*

    El jurado no acaba de terminar de pronunciar mi nombre completo, que yo ya me encuentro insultándolo. No me gusta el Marie, mi nombre es Raven, sólo ese. Sin embargo, me encamino por las escaleras lo más firme que puedo, sintiendo el peso de las miradas de todos sobre mí, al tiempo que voy llegando hasta el piano. Me siento y veo a Eric rodearme para luego abrir el otro piano de cola, y sentarse en él, para luego mirarme.
    El jurado abre un sobre, y al leer el contenido en voz baja me mira, y yo le devuelvo una fría mirada.
    - La obra es “Innuendo”, de Queen -dice, en un tono despectivo, y surgen algunos murmullos.
    Ignorándolos, miro a Eric y le indico algo con los ojos. Él sonríe.
    La cuenta es silenciosa, y de pronto, un acorde grave resuena en su totalidad, mientras Eric se une a cuatro manos. Cada vez más notas amplían la gravedad del sonido, y de pronto el auditorio se llena con la música, oscureciéndose con ella y convirtiéndose en la nada. Mi mano derecha comienza una pequeña melodía, y nuevos acordes terminan de completar la canción: la fuerza va aumentando y muy pronto mis dedos comienzan a narrar una melodía de cadencias, menores y tristes… pero soberbia, altaneras y altivas como sólo la letra puede indicarlo. El murmullo se ha terminado, y mientras el ritmo lento va tomando más fuerza, unos acordes cortan la música descendentemente, y yo retomo con una frase que suena advertencia... Dante escogió muy bien la canción, y deberé agradecérselo.
    Nuevamente los primeros acordes menores vuelven, marcando un nuevo comienzo, y otra estrofa se repite. Sin darme cuenta, mi cuerpo  se mueve lentamente al son de la música que toco, y esta vez, siento que mi cuerpo se llena de la fuerza que tienen estos pianos: Innuendo al fin está completa.

*
    
    Esta vez, Raven me dejó sin palabras. Simplemente con el comienzo de la canción todo el auditorio se calló y le prestó infinita atención: incluso, uno de los jurados se inclinó hacia delante y se nota que mueve lentamente la cabeza.
    La música que ellos tocan me hace vibrar el cuerpo, como si una extraña sensación subiera por mi cuerpo debido a esas notas graves apenas retocadas por una melodía negra y oscura, que apenas es más aguda que el resto, pero que se resalta completamente.
    Puedo verla a ella, se mueve, y apenas sonríe, cuando sueltan un acorde, que permanece resonando en el auditorio, mientras intenta perderse contra la nada. Sin darme cuenta, me llevo las uñas a la boca: necesito calmarme.

*

    Ese acorde completa la primera parte, y rápidamente Eric comienza una leve melodía aguda y pequeña que se va convirtiendo en acompañamiento, hasta que yo comienzo la frase. Esa parte dice “thought the sorrow and through our splendor, don’t take offense at my Innuendo”, tal como si hubiera sido pensada para esa jueza que seguro se ofende por tocar rock en un piano de cola.
    La suavidad de este momento contrasta con la parte anterior, y muy pronto Eric y yo intercambiamos acordes agudos y graves que se van volviendo cada vez más perezosos, hasta que finalmente, caemos en una cadencia que se pierde en el eco.
    Una mirada, sólo eso nos hizo falta.

*

    Y esta es la mejor parte. El ritmo de flamenco hecho a cuatro manos es impresionante: mientras ella hace parte de la melodía, Eric la completa con algunos acordes, mientras van tomando cada vez más ritmo. Él sube con un glissando y ahora los dos tocan las melodías que se separan y se unen, como si fueran dos cadenas que se repelen graciosamente, sólo para volver a acercarse.
    Raven desliza sus dedos de forma impresionante, a una velocidad y ligereza que no se comparan con la fuerza que tiene la melodía. Comienza una frase extremadamente aguda, pero no por eso pierde su belleza, mientras el pianista ese termina unos acordes y vuelven a quedarse.

*

    Sin embargo, esta vez la melodía modula rápidamente saliendo de ese modo antiguo, para volver a mi frase favorita, aquella que parece escrita para mí.
    Esta parte es corta pero llevadera y aunque llena el espacio, claramente se nota que antecede a una parte mucho mejor. La misma obra me va llevando nuevamente hacia la parte aguda, y mientras una nota larga permanece sonando por el pedal que presiono con mi pie, varios acordes van generando tensión cada vez más rápido, hasta que la modulación es clara.
    Y esta vez, la melodía es mucho más fuerte que antes.
    Es la parte del flamenco, que el guitarrista tocaba con la guitarra eléctrica, y la que más me hacía erizar la piel. Incluso ahora que mis dedos se van mezclando en el piano, siento el frío recorrer la piel, y de reojo puedo ver a los jurados sorprendidos. Sí, lo sé… hacer este ritmo en piano es algo muy difícil, así que por eso lo tocamos de a dos.
    El tiempo es rápido, es seguro, y sé que mis dedos no me van a fallar. Cierro los ojos, y me desprendo de este momento, sólo sintiendo cómo el ritmo de flamenco va terminando al hacer una cadencia de acordes, seguida de un glissando descendente.

*

    Un solo acorde, y han vuelto a modular. La parte anterior fue claramente impresionante, y la coordinación que han mostrado, a mi pesar, es sorprendente… ¡maldito pianista! Es la misma melodía del comienzo, el tono grave y lerdo, pero ahora todo el mundo está concentrado en ellos.
    Volteo sólo un segundo para mirar a Aurora, y la veo sumamente concentrada en el mocoso ese que está tocando con mi diosa de cabellos rojos. ¡Les gusta! Pero no pierdo tiempo en eso, y vuelvo mi mirada hacia Raven, que toca con los ojos cerrados, y esbozando una pequeñísima sonrisa.
    Una como la que me dedicó a mí. Y sonrío también.

*

    Los acordes bajos vuelven a relajarme hasta que la melodía vuelve a comenzar, preguntándose si hay alguna clase de justicia o alguna razón para vivir. La letra es excelente, y la puedo sentir fluyendo de mis manos en la forma en que toco. Cierro los ojos y siento golpearse las cuerdas, resonar las notas y volver a salir, completando la melodía.
    Eric hace unos acordes que acompañan mi melodía, hasta que comienza una melodía secundaria, que va rellenando a la que yo toco. Una nueva cadencia, y los acordes se vuelven sólo un poco más luminosos, hasta que una frase termina en un acorde, y este resuena con fuerza en el auditorio.
    El lugar se silencia, pero en cuanto relajo mi pose y bajo las manos del piano, una ovación circula por el Primer Auditorio. Me adelanto para hacer la inclinación de rigor, cruzando la mano sobre mi pecho para cubrir el escote de la camisa, pero al enderezarme veo que la gente se ha puesto de pie… incluso la bruja esa de la jueza que me mira con desgano.
    Hago un ademán con la cabeza y mis ojos se encuentran con los de Dante, justo cuando comienzo a subir las escaleras para despejar el escenario. El micrófono se vuelve a encender, y otro de los jurados, un anciano de finos modales, habla.
    - Con esto termina la presentación de pianistas -anuncia-. Los esperamos en dos horas en el Segundo Auditorio, para la entrega de premios de todas las muestras artísticas del Conservatorio.

*

    ¡Maldición! Había seguido a Raven con la mirada hacia donde se había ido -seguida del infeliz ese-, pero ni bien el hombre terminó de hablar, Aurora me tomó del brazo, arrastrándome rápidamente hacia afuera. El flujo de gente comenzó a limpiar el auditorio mediante las tres puertas disponibles, pero nosotros permanecemos esperando… esperando…
    - ¡Raven!
    Sin poder controlarme al verla caminar, pronuncié su nombre y ella cambió el rumbo para venir hacia donde estoy con Aurora. Ella me ganó de mano, saludándola antes, pero en cuanto se inclinó sobre el pianista, me dejó mi oportunidad.
    - Tocaste excelente, Raven -le digo-. Hiciste que se me erizara la piel.
    - Gracias -me dice, y hace una pausa-. Por cierto… ¿Participaste en el concurso? Ahora entregarán los premios de literatura, también.
    ¡Maldición! Ahora sin saberlo, mi postura comienza a aflojarse y siento que toda la felicidad se me acaba. ¡Raven! ¿Por qué tenías que recordarme eso? Ahora que no se qué responderle, comienza a caminar con los otros dos, y yo me quedo con un solo pensamiento en la cabeza.    
    ¿Debería aprender a tocar el piano?


 

Bueno, esto ha sido todo por hoy! Anteriormente había publicado la letra traducida de Innuendo, por si quieren leerla. Muchísimas gracias a todos por pasarse, y me gustaría leer algún comentario sobre la historia. Nos estaremos leyendo en el próximo artículo. ¡Éxitos!


Tags: literatura, música, novela, historia, comedia, drama, romance

<@[email protected]> Comentarios:

Viernes, 16 de abril de 2010 | 21:36
?Adoro a Dante!!! Es tan complicado somo sencillo en sus sentimientos, me resulta muy dulce. Me encant? la descripci?n de la presentaci?n, mienstras escuchaba innuendo, me pareci? esta viendo a Raven y Eric tocando el piano. Tus descripciones son excelentes.
Autor: BlueBrain
S?bado, 17 de abril de 2010 | 6:01
Eres la mejor a la hora de describir las situaciones. Estupendo cap?tulo. Me has hecho "vivir" la presentaci?n de Raven.
Autor: Aldair_88
S?bado, 17 de abril de 2010 | 6:36
Ke tierno es Dante y ya empieza a gustarme Raven, muestra m?s sus sentimientos. A?n no descubr? porke Aurora estaba de mal humor.
Chicos, este cap?tulo les ked? muy bueno. Trueno, tu estilo para escribir es de los mejores ke se encuentran en la red.
Te felicito
S?bado, 17 de abril de 2010 | 12:27
Fant?stico cap?tulo. El momento en el que tocan est? tan bien explicado, tan bien descrito, que las im?genes se desprenden de las palabras.
La historia est?, realmente buena. Con cada cap?tulo dejas alg?n interrogante resonando en la cabeza.
La relaci?n entre Raven y Dante cada vez interesante.

Magn?fico trabajo Thunder!! Saludos!
Autor: jime_wonka
S?bado, 17 de abril de 2010 | 22:55
woww!! en serio que me sent? dentro del auditorio XD,la forma en la que describiste el momento cuando tocaban la canci?n me encant?.
Me fascina esta historia, quiero leer m?s!!!!
Lunes, 19 de abril de 2010 | 21:56
excelente como siempre, es tan facil imaginarce las cosas q suceden, la sencilles con q las describis transportan al lector a la historia rapidamente. felicitaciones.
Martes, 20 de abril de 2010 | 17:11
Oh, muchas gracias por pasarse!! Me alegro que les haya gustado tanto este cap?tulo, y gracias por comentar! Para m? el siguiente cap?tulo es muy bueno, espero que les guste.
Autor: Anonimo
Lunes, 27 de julio de 2015 | 11:10
qEbxZk  ibeisbsbyocl, [url=http://ayfyclnmkdsu.com/]ayfyclnmkdsu[/url], [link=http://bkramavhwcvt.com/]bkramavhwcvt[/link], http://duauhvtiawiu.com/

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+