cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 26 de marzo de 2010

~Into The Music~

¡Saludos a todos! ¿Cómo andan? Debo confesar que el capítulo de hoy me ha hecho reir muchísimo mientras lo escribía. Sin embargo, tengo una noticia: la semana que viene, precisamente el finde de Semana Santa, yo no estaré puesto que me voy a un pequeño viaje, por lo que presentar un capítulo se me hará bastante difícil, y no podré hacerlo. Seguramente encontrarán un artículo avisando de la situación. Les pido disculpas por eso, pero por el momento, les dejo un nuevo capítulo:


Raven acaba de abrir la puerta del auditorio, para luego caminar tranquilamente delante de mí; ella siempre tiene esa manía, de caminar como si las personas que la acompañan no estuvieran realmente ahí. Sin embargo, yo me siento pesado, agotado. Las palabras salieron perfectas de mi boca, como si todo hubiera estado planeado, pero sinceramente… ¡no tengo ni idea sobre qué voy a escribir! Tampoco tengo ninguna buena historia, ni en qué género ni categoría, además de que las historias pueden ser abiertas al público o sólo para el jurado, y también…
    Sin darme cuenta, mi respiración se va agitando, y de pronto comienzo a sentir mi espalda húmeda, puesto que estoy sudando demasiado. Mis pies me pesan, y creo que tengo las mejillas al rojo vivo, porque si el calor que siento en el rostro no me engaña, creo que me estoy muriendo. ¿¡Qué hago!?
    - ¿Te encuentras bien?
    ¿Eh?
    ¡Cierto! ¡Tengo que mantener mi imagen! Mi cuerpo rápidamente se endereza hasta que mi espalda queda recta y mis brazos sostienen galantemente la carpeta bajo mi brazo derecho, y me paso la zurda por el pelo mientras la miro a los ojos. ¡Mi princesa me preguntó si estoy bien! ¡Estaba preocupada por mí! Sin embargo, sé muy bien que no puedo mantener esta imagen, puesto que ni este evento me quita la preocupación de encima.
    - Sí, Raven -le respondo-. Debo irme a clases, nos vemos.
    Y sin decirle más, sin mirar hacia atrás, me alejo hacia el curso de clases, esperando que ella no veo que a medida que camino, me voy encorvando, vuelvo a sudar frío, y mi cabeza comienza a asesinarme con crudos pensamientos que preguntan a gritos “¿Qué escribirás?”.

*

    Un suspiro se escapa de mi boca, mientras sigo inclinada hacia delante y acodada en la mesa, para sostener mis mejillas entre mis manos, al tiempo que mis ojos sólo miran el hermoso panorama que me ofrece el profesor de Historia del Arte, al darnos la retaguardia y escribir en el pizarrón. ¡Es un dios! ¡Esa vista, ese ángulo, ese…!
    Siento un chirrido hacia mis espaldas, y pensando que seguramente se trata de Dante me giro para verlo. ¿Pero qué…? ¡Está hecho un fantasma! Tiene la piel pálida y brillante, está encorvado y camina arrastrándose, mientras lleva la carpeta apenas sosteniéndola con la mano. Cuando llega hasta mi lado yo me corro, y él me pasa por detrás aún más fantasmagórico que antes.
    Puedo sacar rápidamente las conclusiones: está deprimido y agotado, seguramente porque Raven lo ignoró, se olvidó de él o decidió tocar otra canción. Una sonrisa se marca en mi boca: ¡esto significa que voy a tener material para molestarlo por el resto de la clase! Se acaba de sentar al lado mío, echándose en la silla, para luego cruzar los brazos sobre el pupitre, y esconder la cabeza en ellos; cada tanto la sacude, seguramente lanzando alguno de sus coloridos insultos.
    A duras penas si me contengo la risita que casi se me escapa cuando recordé uno de sus insultos célebres: tengo que confesarme, puesto que Dante es muy elocuente cuando se enoja. Pero por el momento, voy a lanzar la pregunta con la que todo comienza.
    - ¿Qué te pasa?
    Levemente separa su cabeza de sus manos, para luego girar el rostro y mirarme con sus ojos verdes, que ahora parecen mustios como las hojas de los árboles cuando se avecina el otoño. ¡Vamos, que no puede ser tan grave!
    - Me voy a anotar en el concurso semestral de escritores… -murmura.
    Inconscientemente, mi boca a formado una “O” mientras me quedo mirándolo, luego de cerciorarme que el profesor ha salido del aula oportunamente, puesto que alguien lo llamó por teléfono. Aunque… ¡No puedo distraerme! ¿Dante presentándose a uno de esos concursos a los cuales despreció desde que ingresó a la universidad? Seguramente lo hace para impresionar a Raven, y debe tener una historia más que buena.
    - ¡Que buena idea, Dante! -le felicito, mientras le pongo la mano en el hombro y lo sacudo un poquito-. ¿Lo haces por Raven?
    Aún no me decido si asintió sólo con la cabeza, o si también murmuró una afirmación, pero volvió a esconder la cabeza entre los brazos, dejándola caer como si fuera parte de un muñeco de trapo mal cosido. Y yo, sin más, le golpeo varias veces el hombro, sacudiéndolo más fuerte.
    - ¡Pero es excelente! -ahora comienzo mi plan. ¡Vamos Aurora! ¡No te rías! A duras penas me controlo, y sigo-. ¡Es excelente! -repito, enfatizando-. Ahora seguro que le llamarás la atención a Raven, ella va a caer rendida a tus pies, se enamorará de ti…
    Y mientras voy hablando, veo que de a poco se va irguiendo, enderezándose y volviendo a tener color en la piel, mientras una increíble sonrisa se va dibujando en sus labios, al tiempo que yo estoy haciendo un esfuerzo titánico por no soltar una carcajada que destrozaría mi plan. En cuestión de segundos este Romeo maltrecho acaba de revivir, y ahora tengo la oportunidad en bandeja de plata. Cambio mi expresión de júbilo a una de preocupación, pero el mira al pupitre seguramente perdido en alguna onírica idea de amor y romance.

*

    ¡Eso es! ¡Aurora tiene razón! ¡Seguramente mi calidad de escritor convencerá a Raven y hará que caiga rendida a mis pies, suplicándome que la acepte! Ya me veo ahí, recibiendo el premio al mejor escritor del Conservatorio, y ella abrazándome para que seamos el centro de la envidia de todo el mundo. ¡Es que con una mujer así! Ella es tan dulce, tan perfecta, incluso hoy se mostró preocupada por… ¿Por qué estaba preocupada? ¡Ya ni recuerdo las cosas que me agobiaban!
    De pronto Aurora me pone una mano en el hombro, y niega con la cabeza. ¿Qué le pasa ahora?

*

    ¡Es tremendo! ¡Sus ojos parecen refulgir de la nada, y si no lo conociera, no me daría cuenta de que debe tener la silueta de mi prima marcada a fuego en la imaginación! Seguro piensa que ella se le va a tirar encima cuando vea que gana el primer puesto. ¡Qué risa! Pero ahora a controlarme, vamos Aurora, calmada, tranquila… que tengo que tirarle abajo la ilusión.
    - Será muy difícil, amigo… -le digo.
    Y ahora acabo de atraer su atención, puesto que me mira con intriga en los ojos.
    - Tendrás que sí o sí ganar el primer puesto con un escrito que sea excelente -comienzo a explicar-, además de una temática que a Raven le guste, y bien sabes que es más que exquisita con la literatura… Además, según tengo entendido los jueces son sumamente difíciles, y aparte sólo te quedan tres meses, y tendrás que…

*
    
    Lentamente voy escuchando las palabras de Aurora, y me voy dando cuenta de que ella tiene razón. La hermosa imagen que tenía donde yo sostenía el premio y a Raven entre mis brazos, se deshace cuando veo lo difícil de mi tarea. Poco a poco, me vuelvo a encorvar, cruzo los brazos sobre el escritorio, y mi cabeza cae muerta sobre ellos.
    ¡¿Por qué soy tan inútil?! ¡Ofrecerme sin tener idea de lo que voy a escribir! Antes de darme cuenta me estoy sacudiendo y despeinando el cabellos con ambas manos, enérgicamente, mientras suelto algún que otro pensamiento seguramente inteligible para los demás.
    ¡Estoy condenado!

*

    ¡Es increíble! ¡Se marchitó como si le hubiera tirado un balde de agua fría encima, y luego de eso se aplastó completamente! No puedo evitar reírme, pero sería demasiado cruel. Una pequeña risita se escapa de mi boca, pero la contengo a tiempo, justo para volver a ponerle la mano en el hombro, y soltar la frase que va a rematar todo.
    - Además, si no ganas Raven se sentirá decepcionada -agrego.
    E inmediatamente, Dante se sorprende separando los dedos de sus manos, para luego comenzar a despeinarse con más fuerza. ¡Es increíble! Ya tengo una sonrisa en la boca, y no puedo evitar reírme… ¡cómo me cuesta controlarme!
    
*

    ¡Ah! ¡Qué cruel es la vida!
    ¡Maldita Aurora! ¡Siempre me hace ver las cosas de una forma tan cruda! Sin embargo, ahora estoy decidido: ¡me anotaré pase lo que pase! E ignorando al profesor que vuelve a entrar al aula para avisar que se tenía que ir, yo me pongo de pie al mismo tiempo, desoyendo la pregunta de silenciosa de los ojos de Aurora y salgo corriendo con una sola dirección: ¡La Secretaría De Concursos!
    Voy corriendo enérgico y con una decisión, pero poco a poco aminoro la marcha al recordar a la bruja que vive tras la puerta de esa secretaría. Todos dicen que es hermosa, pero recordando su carácter, la puedo escribir como una mujer obesa, de cutis arruinado y lleno de granos, que tiene una horrible verruga en su narizota quebrada, y…
    - ¡Qué necesitas!
    De pronto caigo en la cuenta de que ya he abierto la puerta, y ahí está la bruja, de cabellos rubios y facciones de ángel, espetándome una pregunta aullada con voz de bruja. Vanamente intento abrir la boca para mencionar algo, pero ningún sonido sale de mi boca. ¡Fuerza Dante! ¡Tengo que hacerlo por mi princesa!
    - Quiero inscribirme en el Concurso Semestral de Escritores… -murmuro.
    Y sin decir más, la bruja me arroja una pila de formularios y reglas, que debo leer para inscribirme.

*

    La música fluye a través de mis dedos, golpeando el piano y colmando el ambiente. Está incompleta, censurada, y carece de su contraria… pero aún así yo la imagino en todo su esplendor, cierro los ojos y me imagino tocando, disfrutando en ese auditorio de dos pianos encontrados, donde puedo dejar tranquila que la nada me absorba, hasta que mi música se convierta en una con ella.
    Abro los ojos repentinamente: me he olvidado una parte de la melodía, y mis ojos buscan afanosos la partitura que no encuentran. De pronto, un suspiro escapa de mi boca, y no puedo evitar soltar en voz alta el pensamiento que me viene ocupando la mente.
    - ¿Te gustará cómo toco, Dante?



Bueno, esto ha sido todo por el día de hoy. En la semana voy a dejar varios artículos, seguramente autopublicados porque salgo de viaje. ¡Espero traerles fotos, si quieren! Pero bueno, les deseo lo mejor, muchísimas gracias por pasarse. ¿Me dejan comentario? ¡Y ahora sí! Nos leemos en el próximo artículo. ¡Se cuidan! ¡Éxitos!

Tags: literatura, música, novela, historia, comedia, drama, romance

<@[email protected]> Comentarios:

Viernes, 26 de marzo de 2010 | 16:51
Con este cap. si que me he re?do! Por la confianza que tienen entre ellos(sobretodo por la libertad que se toma A.) se nota la amistad que comparten, has logrado eso muy bien. Aunque la inseguridad que tiene D. me angustia, es tan extremo...
Y por fin has desvelado porque estaba R. as? de extra?a en cap. anterior, es por Dante...
Bueno, genial, me encanta como escribes. Y que disfrutes de un lindo viaje!!! Saludos
Viernes, 26 de marzo de 2010 | 20:19
jajajaja, todav?a me estoy riendo. Aurora s? que sabe gatarlo a Dante. El parece tan ciclot?mico como dulce, me encanta. Pero la personalidad de Aurora es increiblemente arrojada. Me divert? mucho. Al fin Raven muestra algo de su corazoncito. Que tierna.
Feliz viaje y mejor retorno, estar? esperando el pr?ximo cap?tulo.
Viernes, 26 de marzo de 2010 | 21:19
jejeje realmente disfruto muchisimo leer estos capitulos, son muy divertidos, esta todo tan bien descripto q es mucho mas gracioso q en los resumenes. me encanta :)
Autor: BlueBrain
S?bado, 27 de marzo de 2010 | 4:06
Este cap?tulo me hizo retorcer de la risa. Aurora es el mejor personaje, aunque el caracter de Dante me mata, ?que maleable es!
Cada personaje tiene una personalidad tan definida y es tan graciosa la forma en que los presentas que todav?a me r?o mientras escribo esto.
Espectacualr esta novela, la m?s graciosa que has escrito. Chicos, juntos son dinamita, tienen ideas muy buenas. Los felicito
Autor: Aldair_88
S?bado, 27 de marzo de 2010 | 4:57
ke bueno est? este cap., pero ke manipuladora es Aurora y ke f?cil de convencer es Dante, creo ke hacen una buena pareja, no me esperaba ke Raven estuviera pendiente de Dante. Esto se pone interesante.
Adoro la forma en ke arman las historias, Principe_Leo, Trueno, trabajan muy bien juntos, los felicito.
Autor: jime_wonka
Domingo, 28 de marzo de 2010 | 1:57
n_________________n que buen cap?tulo!!!! jajaja me encanta el personaje de Aurora,es muy mala :3 ;y Raven por fin se empieza a preocupar por Dante! que bien.
Ojal? y te la pases bien en tu viaje,saludos!!!
Domingo, 28 de marzo de 2010 | 11:11
?Buenas a todos y gracias mil por pasarse! Les agradezco que me lean, y me alegra mucho ver que les gusta tanto est ahistoria. La verdad que a mi tambi?n me divierte escribirla.

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+