cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 26 de febrero de 2010

~Medianoche~ - Final

¡Buenas chicos! El día de hoy les traigo el capítulo final de "Más Allá De Medianoche", que en realidad es lo que sucede exactamente antes del prólogo. El final cronológico es el capítulo anterior. La verdad, es que la frase final me encantó, porque creo que confirma lo que ya todos sabemos, pero desde el mismísimo Lars. Le agradezco muchísimo a Principe_Leo la colaboración en esta historia, porque su ayuda fue la que hizo posible, de una forma que la trama se enredara muchísimo y que me encantara escribirla. Les dejo más comentarios al final... Y ahora, con la lectura:



“[…] estamos listos -anunció Lars-: vamos […]”

    La habitación de limpieza era bastante reducida, con las paredes completamente rodeadas de estanterías de metal cubiertas de elementos de limpiezas, y sólo tenía la puerta de entrada y la ventana por donde Tanner se había escabullido, desde las escaleras de emergencias. Cuando el hombre de la limpieza entró, el oficial no dudó en pasársele rápidamente por detrás, tapando su boca con la zurda e inmovilizando su cuerpo con los brazos. En pocas palabras le explicó que debía darle el uniforme y esperar en silencio en esa habitación a que él regresara, a cambio de una cuantiosa suma de dinero. Como él mismo esperaba, a los minutos salió de la sala.
    Con discreción, y tras haber observando varios días la rutina con anterioridad, Tanner se encaminó por los pasillos, mientras iba barriendo y limpiando los herrajes de las puertas. De a poco, se fue acercando hacia la puerta que llevaba al departamento de Lancer. Metiendo discretamente la mano en su bolsillo derecho de la casaca, llamó a Ron, para luego cortar rápidamente: las instrucciones ya estaban dadas, y tal como habían quedado, el hacker entró hasta la red de cámaras del edificio, filmando unos segundos a Tanner mientras lavaba una mancha en el suelo, para luego repetirlo en la cámara, hasta la nueva señal.
    Aprovechando ese momento, Tanner se puso de pie dejando los trastos en el camino, y tomando una llave maestra que Lars le había dado, entró fácilmente en el departamento de Lancer. Sabiendo el camino según las instrucciones de Lars, cruzó el living caminando por el centro hasta entrar a un pequeño pasillo, cruzó la puerta hacia el dormitorio, y luego dobló a la derecha; la puerta del placar era la segunda de la izquierda, luego corrió unas cajas de zapatos del estante, y encontró la pequeña caja fuerte. Tomó un pequeño instrumento que había conseguido de contrabando, y tras colocarse sus guantes plásticos, abrió la caja y tomó la pistola, al igual que las municiones. Volvió a cerrar todo, corrió las cajas de zapatos y volvió por el camino inverso, hacia el pasillo.
    Tomó el carrito en la misma posición en que Ron lo había dejado de filmar, y se encaminó hacia la sala de limpieza. Al abrir la puerta, el hombre estaba semidesnudo y sentado en el suelo, tiritando de frío y con las manos sosteniendo las rodillas. Tanner le arrojó el dinero y la ropa, mientras volvía a ponerse sus prendas. Cuando el hombre se fue, él se escurrió por la ventana, de la misma forma en la que había ingresado en un primer momento.
    

    A dos cuadras de distancia del edificio, Lars se encontraba echado en el asiento de una van color negra, de vidrios tonalizados; iba vestido completamente de negro, con un polerón en su cuello, que se extendía hasta tapar parte de su cara. El asiento del conductor aún estaba vacía, y desde la parte trasera se podían escuchar algunas voces susurrantes. De pronto, y de entre las sombras, Tanner salió rápidamente hasta rodear la camioneta, subiéndose al asiento del conductor.
    - La conseguí -dijo, mostrando sus manos con guantes plásticos y la pistola cuidadosamente envuelta-: esta es.
    Lars la observó durante unos segundos, para luego voltear hacia atrás, y hacerle seña a uno de los matones que esperaban. Uno de ellos, de manos largas y delgadas cubiertas con guantes desechables, tomó la pistola de la misma forma cuidadosa, y la guardó envuelta entre sus ropas.
    - Estamos listos -anunció Lars-: vamos.
    Sin esperar demasiado, se encaminaron hacia la joyería.


    La camioneta se detuvo en la calle, para luego girar hacia la izquierda y subirse a la peatonal desierta en la medianoche, cubriendo la puerta de la joyería Benson. Rápidamente, el mismo hombre de manos delgadas, contextura atlética pero magra, y cabello corto, que había tomado la pistola, se bajó con estas en sus manos cubiertas con guantes de lana, disimulando los plásticos. Desde la camioneta, Lars observó al joven de contextura muy similar a la de Lancer, caminar hacia el local mientras ajustaba el silenciador de la pistola.
    Cuando estuvo cerca de la puerta, miró la cerradura unos segundos, para luego apuntarle con la pistola, y destrozar la cerradura de un solo balazo. Mirando hacia los lados, se acomodó la capucha para luego entrar al local con el arma en la mano; en eso, observó hacia las cámaras alzando el rostro, haciendo que la capucha se cayera intencionalmente, siempre mostrando su nuca.
    Mientras todo esto ocurría, Tanner junto con los ocupantes de la camioneta, se habían bajado y esperaban en la peatonal, observando a una distancia prudencial. Ajeno a la presión y nerviosismo del momento, Lars se encaminó hacia atrás, mirando la vidriera del local frente a la joyería, para luego abrir con delicadeza su bolsillo, sacar un atado de cigarrillos y luego intentar encenderlo vanamente. Alzó al vista molesto al ver que un leve viento le impedía fumar, así que volviendo a su tarea, se puso el cigarro entre los labios, para luego cubrir la punta con la mano, y encenderlo raudamente. Aburrido y esperando que todo funcionara como él había planeado, continuó fumando tranquilamente, mientras observaba cómo Tanner dirigía el robo.
    Por su parte, el joven que estaba dentro del local se acercó hacia la cámara, cuidando que no se viera su rostro, para luego sacar una navaja y cortar el cable sin dejar huellas digitales. Una vez hecho eso, se giró hacia la vidriera, y alzando la diestra con los dedos doblados y el índice y mayor extendidos y juntos hacia arriba, marcó unos círculos en el aire, para luego girarse hacia los mostradores de cristal. Confirmando el gesto que había hecho, todos los matones que habían esperado afuera, entraron al local.
    Mientras ellos rompían vitrinas y saqueaban mercaderías, Tanner iba sumando sus precios y calculando mentalmente, hasta que llegaron a la suma que había acordado robar con el dueño del local. Una de las vitrinas de relojes había quedado completamente vacía, así que uno de los hombres se acercó para patearla justo en el centro, destrozándola.
    Lars terminó su cigarrillo justo en el momento en que sus contratados hombres estaban subiendo las bolsas de joyas a la camioneta, así que apagando la colilla y guardándosela en el bolsillo, se subió nuevamente en el asiento del acompañante, justo al tiempo en que cerraban la van, y Tanner se ponía frente al volante.
    Tanner condujo durante unas pocas cuadras hasta llegar a un callejón, y bajándose, caminó unas cuadras más mientras la van se alejaba. Dobló en una callejuela muerta, y levantando la tapa de un gran contenedor de basura, arrojó la pistola, el cargador vacío y las municiones restantes. Volviendo la mirada hacia la salida, se colocó su capucha y caminó nuevamente en dirección contraria, hasta que casi media hora después, volvió a encontrarse con Lars.
    Una vez más al volante, Tanner condujo durante un buen tiempo, zigzagueando y cruzando hacia los barrios bajos de la ciudad, hasta que finalmente retornaron al barrio de los matones. Una vez ahí, éstos se bajaron llevando consigo las bolsas de joyas, para luego escurrirse entre las sombras, sin saludar ni volver a cruzar palabras con ellos, tal como habían quedado.
    A lo que siguió después, Lars ya no le prestó demasiado interés: la camioneta terminó destruida en un deshuesadero esa misma noche, destrozándose en el mismo lugar de donde la habían sacado. Lo único que le importaba era que su venganza contra Leda había comenzado, y que estaba seguro que Lancer no podría escapar de eso. En el camino de vuelta llamó a su espía, un hombre de confianza de Tanner, y sus palabras le hicieron gozar aún más su venganza.
    - ¿Dónde están? -preguntó él.
    - En un hotel, señor -respondió el muchacho-. Tengo las fotos que pidió.
    Lars sonrió.
    - Quémalas y destruye el carrete: no quiero pruebas.
    Una afirmación cortó la comunicación, y si bien Lars caminaba en silencio al lado de Tanner, en su mente hacía eco una carcajada que confirmaba su venganza, retumbandohasta más allá de la medianoche. Lo que él no sabía, es que toda acción tiene una contraparte, y que quizás, él terminaría de la misma forma en que todo había comenzado: con una investigación, traición, odio y venganza.
    Quizás, ese era la única y verdadera cadena de sentimientos que lo unían a Leda.





Seguramente, se preguntarán qué hace esa canción ahí. La cosa, es que esta trama me vino desde la idea de la letra de esa canción que es "Over The Hills And Far Away" ("Sobre Las Colinas Y Más Allá", cantada por Nightwish). Originalmente es de Gary Moore, y la letra traducida la pueden leer aquí, en un viejo post del blog. La idea me la dio las ganas de hacer que todo el drama sucediera dos veces, lo único que me faltó, es agregar el tema de las cartas, aunque en un sólo capítulo se toca eso. Luego, retorcimos el final con Principe_Leo. Sin embargo, creo que el resultado fue muy bueno, y les agradezco muchísimo su lectura, su apoyo y sus comentarios. La próxima historia les encantará, estoy segura. ¡Nos leemos! ¡Éxitos y gracias!

Tags: literatura, novela, drama, misterio, thriller

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: BlueBrain
S?bado, 27 de febrero de 2010 | 4:00
?Muy buen final!!! Era la nota que faltaba, saber c?mo hab?an implicado a Lancer.
Esta novela fue excelente, armaron la trama de una forma atrapante. Los felicito, hacen un muy buen equipo para escribir.
Espero la pr?xima con muchas ganas de leer.
Autor: Aldair_88
S?bado, 27 de febrero de 2010 | 4:58
estupenda novela, bien estructurada, muy bien relatada y con una trama estupenda. Los felicito, chicos,les ked? atrapante, espero seguir leyendo cooperaciones como estas.
S?bado, 27 de febrero de 2010 | 18:03
muy bueno, realmente, muy bueno, que retorcidos los tipos para armar la trampa. Los felicito, chicos, excelente historia la que han creado. Me gust? mucho poder leerla. Espero que la pr?xima sea tan entretenida como esta
Domingo, 28 de febrero de 2010 | 14:42
me alegro q les gustara, le agradesco a trueno haberme invitado a escribir con ella y estoy muy contento con el resultado final de la historia, este ultimo capitulo quedo muy bien escrito por trueno, felicitaciones.
Domingo, 28 de febrero de 2010 | 16:29
Muchas gracias por leer esta historia. La verdad es que me gust? mucho y si bien odiaba escribir a Lars y Leda, terminaron d?ndome pena. De todas formas, Principe_Leo te agradezco much?simo la ayuda, y a todos la lectura. ?Nos vemos!
Autor: Oskar
S?bado, 13 de marzo de 2010 | 13:48
Muy bueno..ya te dije que pasaria por tu blog,,,de verdad muy bueno bueno

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+