cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 21 de noviembre de 2009

~Decisión~

¡Buenas a todos! ¿Cómo va? Les comento que hoy aparece un nuevo persona que me gusta mucho, y que espero que les caiga bien. Aparte, el nombre que tiene no fue elegido al azar, sino que con Principe_Leo intentamos encontrar un nombre que fuera a representar el papel que tiene en la historia. Espero que les guste el capítulo, y que poco a poco se acostumbren a la nueva publicación de los sábados por la tarde. Espero algún día volver a publicar tempranito como antes. Les dejo con la lectura!!


“[…] ella sonrió: a simple vista se notaba que era un hombre […]”

    
    Leda suspiró: estaba nerviosa. Sabía lo que quería contarle, pero no se animaba a decirlo por miedo a lo que Michel pudiera pensar… después de todo, si él se enojaba, ella quedaría completamente sola, y ese panorama no la atraía demasiado. Se frotó las manos distraída, observando el cenicero donde su primo había aplastado el puro que ella fumaba, para después bajar la mirada al suelo.
    - Lars me está engañando -confesó al fin-, y tengo pruebas.
    - ¿A qué te refieres? -inquirió Michel, dudando de su prima.
    - Fui a investigar un poco…
    Sin esperar más tiempo, Leda comenzó a contarle a Michel todos los detalles de su trabajo de esa mañana, desde que salió de su casa, cuando habló con el barman del café, y luego la información que había obtenido en el Hotel. Michel escuchó atentamente cada una de las cosas que ella le contaba, y observó con atención las fotos que Leda tenía en su celular, junto con lo que el barman le había escrito en la servilleta. Inevitablemente, aunque él no quisiera creerlo, Lars la estaba engañando.
    - Soy una tonta -concluyó Leda, alzando el rostro.
    - Hey, tranquila -intentó calmarla su primo-, que esto es algo que no podías saber que iba a pasar.
    Sin embargo, ella negó con la cabeza, y e impidió que Michel la abrazara, manteniéndose rígidamente sentada a su lado, con la mirada fija en sus manos.
    - Debí saberlo -confesó-. Últimamente, Lars llegaba muy tarde a la casa y sólo para dormir; hace mucho que no hablábamos como antes, que se enojaba conmigo y discutíamos por cualquier tontera, y muchas veces, se molestaba porque yo me quedaba despierta esperándolo.
    Al oír esas palabras, Michel no supo qué decir, puesto que se sentía culpable de no haber hecho nada por ellos, aún cuando sabía que las cosas no estaban funcionando demasiado bien. Pero a pesar de eso, también era consciente de que esos eran problemas de parejas y que él, como tercero, no tenía nada que ver… aunque quizás esa indiferencia de él, había logrado que su adorada prima saliera lastimada. Volvió a la realidad cuando sintió la diestra de Leda posarse sobre sus manos, y alzó la vista para encontrarse con los ojos de ella, en un tranquilo silencio.
    - Ahora no te preocupes -dijo ella, extrañamente tranquila-: las cosas son así ahora.
    - Pero…
    - No te preocupes -lo interrumpió-. Tengo algo más que contarte: sé que Lancer no es culpable del presunto robo, y creo que fue implicado por un amigo de Lars, de apellido Tanner.
    De pronto, Michel se sorprendió altamente: lo que Leda estaba diciendo, era una acusación muy grave que, si alguien se enteraba, podría ocasionarle muchos problemas. Aún así, quería ayudarla a ser feliz, si bien sabía que se iban a meter en demasiados problemas… pero de todos modos, si era cierto que Lancer había sido engañado, él también iba a tomar cartas en el asunto.
    - Leda… -dijo al fin el rubio-, es muy apurada esta decisión que has tomado, pero si realmente quieres hacerlo… yo te ayudaré -sonrió, estirando la diestra para acariciarle la cabeza-. Yo sólo quiero que seas feliz.
    Michel sonrió levemente, despeinándola un poco más, para después acercarse y abrazarla, mientras pensaba cuál sería la mejor solución. De pronto, una idea vino a su cabeza. Desde hacía tiempo que tenía un gran amigo, el cual había conocido durante uno de sus primeros reportajes, y que seguramente podría ayudar a Leda en su pequeña investigación privada… de todas formas, este hombre era confiable, y Michel sabía que haría exactamente lo que Leda le pidiera.
    - Nena, Leda -murmuró Michel, separándose de su prima-, iré a buscar a un amigo mío que puede ayudarnos -comentó-. Él tiene muy buenos contactos, me debe varios favores, y sé que hará exactamente lo que le pidas.
    - ¿Será confiable? -preguntó ella, dudando sobre qué hacer.
    - Sí, lo es -Michel estaba completamente seguro-. Pero ahora tengo que irme a hablar con él…
    Continuaron hablando unos minutos, pero luego Michel se despidió, y se fue de la casa pensando una buena forma de hablar con su amigo. Sabía que él los ayudaría y que, seguramente, también lograría encontrar lo que verdaderamente había pasado con Lancer.
    La tarde pasó rápidamente para Leda, pero ya a la hora de la cena y mientras ella se encontraba comiendo al tiempo que miraba televisión, Lars llegó a la casa. Entró como si no hubiera nadie, pero al ver que Leda estaba comiendo y que aún así había dejado un plato listo para él por si quería comer, se sintió completamente frustrado ante tal situación. Rápidamente comenzó a quejarse sobre la comida, sobre la actitud de su esposa, y todo derivó en una pelea, en la que Lars se terminó yendo a dormir, cerrando el cuarto con llave.
    Leda se sintió abandonada. Sentada en la cocina, con el piso lleno de los pedazos de cerámica del plato que Lars rompió al enojarse, y las lágrimas cayendo por sus mejillas, una gran soledad la invadió. Limpió el lugar sin poder dejar de llorar silenciosamente, para después apagar las luces y dirigirse hacia la habitación de los invitados. Se quitó algo de ropa, para estar más cómoda, y luego se acostó en la cama, acurrucándose en ella misma, intentando calmarse, mientras continuaba llorando.


    El teléfono sonaba insistentemente sobre la mesa de noche, pero ella no se despertaba. El ruido cesó unos instantes, y luego volvió a sonar, despertante a Leda. Se revolvió entre las sábanas, sintiendo sus mejillas aún húmedas y sus ojos ardidos de tanto llorar, para después intentar atrapar el aparato con su diestra, para después observar la pantalla, y ver que se trataba de su primo.
    - ¿Si? -contestó con la voz seca y un gran dolor de cabeza.
    - ¿Leda, estás bien? -inmediatamente, Michel se dio cuenta que algo había pasado, pero el silencio de su prima lo hizo meditar-. Tengo una pregunta: ¿puedes ir al restaurante Luna ahora al mediodía?
    - No tengo nada mejor que hacer -respondió, sentándose en su cama-. ¿Por qué?
    - Un amigo mío necesita hacerte unas preguntas… -con esa frase, Leda comprendió-. Se llama Caín Pons, es de la policía pero no te preocupes.
    - De acuerdo… ¿cómo lo reconoceré?
    - Es castaño, y va a ir con un pañuelo rojo en el bolsillo del saco del traje.
    Leda le agradeció a su primo, y salió de la habitación. Al llegar a su verdadero dormitorio, el que compartía con Lars, se detuvo ante el espejo, sorprendida de su propia apariencia: ella notaba que en los últimos meses había adelgazado, tenía la piel extremadamente blanca, y su rostro marcado por el rastro de las lágrimas. Intentó no deprimirse, y fue a bañarse, para después seleccionar la ropa que utilizaría. Escogió un vestido rosa pálido con flores al tono, que tenía un pequeño escote y se ajustaba a la cintura, junto con sandalias blancas, y discretos accesorios del mismo color. Se peinó con el cabello suelo, buscó sus lentes de sol, y salió hacia la calle.
    A unas cuadras de su casa encontró un taxi, y subiéndose, le indicó el lugar hacia donde iba. El coche viajó durante unos minutos, hasta que finalmente se detuvo delante de una casa de época, con carteles de madera escritos en letras manuscritas, y un mozo que les abría la puerta a los clientes. Leda pagó la tarifa para bajarse del taxi, y dirigirse hacia el local. Al acercarse, el mozo la saludó abriéndole la puerta, y sonriéndole ante tan delicada fémina. Entró a un lugar de clima cálido y de alto nivel, decorado en madera pero con luces amarillas, que daban un aspecto más íntimo al restaurante. Comenzó a observar a los presentes, hasta que lo divisó.
    Caín era un hombre de rasgos jóvenes, piel blanca pero pálida, cabellos castaños con una pequeña onda que controlaba hábilmente con gel, ojos marrones oscuros pero de forma aguileña, la nariz quebrada y la boca fina, en un gesto extremadamente masculino. Estaba reclinado en la silla, con la pierna derecha sobre la rodilla de la izquierda, y la carta en las manos… ella sonrió: a simple vista se notaba que era un hombre. Reuniendo seguridad, caminó a pasos firmes pero silenciosos hasta él, hasta que cuando llegó, Caín alzó el rostro, observándola serio, para después sonreír.
    - ¿Caín Pons? -preguntó ella, tras ver el pañuelo rojo y los rasgos que Michel le describió.
    - Leda, supongo -respondió, poniéndose de pie y acomodándole la silla para que se sentara. Luego, él volvió a su lugar-. Es todo un honor, Michel me ha hablado de ti.
    - Disculpa la pregunta, pero creo haberte viste de algún sitió -comentó Leda, sintiéndose levemente incómoda por ese asunto.
    - En efecto -respondió Caín, mientras le hacía seña al mozo de que no se acercara-, trabajo en la misma Estación de Policías que tu esposo Lars -hizo una pausa, dudando, y prosiguió-. Te recuerdo del incidente en la oficina de él…
    - Eso es un mal recuerdo.
    - No te preocupes -agregó el castaño, sonriendo atractivamente-: él fue un desubicado esa vez.
    Un pequeño silencio incómodo los invadió, y el mozo aprovechó la situación para acercárseles, y tomar el pedido, ofreciéndoles el plato del día. Cuando se hubo ido, Leda volvió a tomar la iniciativa.
    - ¿Sabes por qué Michel, mi primo, te ha hablado? -inquirió, sin demasiados rodeos.
    Caín asintió.
    - Me dijo que necesitas ayuda en algunos asuntos inconclusos… ¿me equivoco?
    - Y tú… ¿estás de acuerdo? -los ojos de Leda se detuvieron en los labios de Caín, que había sonreído levemente, de una forma muy llamativa.
    - Si, por algo estoy aquí -contestó-: odio a Lars, a su actitud, y mucho más desde que vi cómo le gritaba a su propia esposa en la oficina, delante de todos.
    Leda se sorprendió ante ese comentario, seguido de un gesto de dolor e impotencia, que terminaron por hacerla sonreírle provocativamente: seguramente Caín sentía algo más, y ella  podía aprovecharse de eso.



¡Esto es todo por hoy! Me encanta el lenguaje de burócrata de Caín, aunque creo que en esta pequeña charla, aún no se nota demasiado. Espero que les haya gustado, y muchísimas gracias por pasarse. ¡Éxitos! ¡Nos leemos en el próximo artículo!

Tags: literatura, novela, drama, misterio, thriller

<@[email protected]> Comentarios:

Domingo, 22 de noviembre de 2009 | 9:07
ME gusta el personaje de Leda, pero tambi?n lo odio, la chica se aprovecha de su belleza y usa a todo el mundo, este nuevo personaje parace muy interesante. Chicos, esta novela se pone cada vez m?s interesante, los felicito a ambos, est?n haciendo un trabajo excelente
Autor: Aldair_88
Lunes, 23 de noviembre de 2009 | 4:19
Kwe buen cap?tulo, me gusta el nuevo personaje, de los ke ya conocemos Michael me parece demasiado sobreprotector con Leda, pero kiero saber m?s de lo ke hac?a Lars.
Muy buena la colaboraci?n entre los escritores, el resultado es una historia muy atrapante, los felicito
Autor: BlueBrain
Jueves, 26 de noviembre de 2009 | 4:57
Leda es un personaje difisil para m?, algunas veces que mueve a compasi?n y otras me dan ganas de estrangularla, la trama est? muy buena, felicito a ambos escritores, la llevan muy bien y se hace atrapante cada entrega
Viernes, 27 de noviembre de 2009 | 8:54
"Un personaje dif?cil" jejej, me hizo reir much?simo... pero s?, tiene raz?n Blue con que es media muy tarada la mina, jajajaja. Muchas gracias por leerme, y bueno, espero que les siga gustando la historia!!
Domingo, 29 de noviembre de 2009 | 11:50
me encanta la vida q le has dado al personaje de cain, muy buena personalidad. un muy buen capitulo, con un personaje q se las trae, felicitaciones.

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+