cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 31 de octubre de 2009

~Ternura~

¡Hola chicos! ¿Cómo andan? Como ya es normal, pido disculpas por la demora en el capítulo, pero paso a comentarles que de ahora en más, es muy probable que los capítulos salgan los sábados de noche, y no los viernes ya que, debido a mi poco tiempo, cada vez me cuesta más juntar tiempo suficiente como para escribir, y ahora debo hacerlo en dos días, y no uno como antes. Dejando eso de lado, los dejo con el capítulo, el cual espero que les guste. La verdad que me pareció bonito.


“[…] Se acercó hasta ella, y quedó fascinado con su carita que indicaba sorpresa,
la boca entreabierta y los ojos que observaban cada detalle […]”

    Era una noche apacible, pero aún así, ella estaba nerviosa. Se encontraba sentada en su cama, en su habitación, con la espalda recta, las piernas juntas y las manos sobre las rodillas, mientras se observaba fijamente en el espejo frente a ella. Llevaba un vestido en color bordó oscuro, que tenía varias capas plisadas hasta llegar a su cadera donde una falda ondulante cubría sus piernas hasta sus rodillas; el escote no era demasiado grande, pero lo suficiente como para llamar la atención… especialmente a Lars. Se había colocado pocas alhajas para resaltar ella naturalmente, y sólo llevaba un par de colgantes, un collar y una esclava en su muñeca derecha, que combinaban con los tonos bordó de la ropa.
    Rompió su postura poniéndose de pie, para buscar su cartera justo cuando escuchó el sonido de un coche deteniéndose en la puerta de su casa. Rápidamente apagó las luces de su habitación para observar por la ventana, y sonrió cuando vio a Lars bajarse del coche, ataviado en un traje de vestir color negro, para luego dirigirse hacia el timbre de la casa. Nerviosa, esperó hasta oír las voces en el living de su casa, seguido del llamado de su madre, y luego se encaminó hacia la escalera, esperando verlo y gustarle.
    Lars escuchó los pasos de Leda en la planta alta, y no pudo evitar girar su rostro hacia la escalera, justo cuando ella se asomaba: hermosa, delicada, femenina, atractiva… y con los ojos clavados en los de él, mientras le ofrecía la más bella de las sonrisas que Lars jamás había visto. Inmediatamente cuando ella estaba en los últimos escalones, Lars se acercó tendiéndole la diestra, haciendo que ella dejara la mano sobre la de él, para después inclinarse un poco y darle un casto beso en el dorso, haciéndola sonrojar levemente.
    Permanecieron hablando un rato en la casa de Leda, hasta que finalmente él la tomó de la mano, se despidieron de la familia y, abriéndole la puerta, salieron del lugar en dirección al coche. Lars rodeó el auto abriéndole la puerta y ayudándola a subirse, para después sentarse en el asiento del conductor, y dirigirse hacia la casa de Michel.
    Llegaron al cabo de unos minutos de viaje, y una vez que Lars hubo estacionado, bajó primero para después rodear el auto, y ayudar a Leda a bajarse. Tocaron timbre y esperaron, hasta que oyeron unos pasos al otro lado de la puerta, y finalmente Lancer les abrió, para después sonreír y observar a sus dos amigos, a los cuales abrazó alegre y feliz por ellos.
    - ¡Al fin vinieron! -los saludó-. Michel está arriba, vengan.
    Entrando a la casa y cerrando la puerta, Lancer los guió directamente hacia el cuarto de Michel, y entró descaradamente sin golpear o anunciarse, encontrando al rubio tirado en la cama, con el joystick de la consola en una mano, y un pote de helado en la zurda.
    - ¡Pareces una cría deprimida! -anunció Leda, sonriendo y corriendo a abrazar a su primo.
    - Y tú estás hermosa -respondió él, monótono-. Espero que te diviertas, primita.
    - Sería mejor si vinieran con nosotros -agregó Lars, viendo la oportunidad indicada-. Hay lugar en el coche, y pedí que reservaran sus asientos en la fiesta.
    Ante tal noticia, Leda se sorprendió y rápidamente alejó el helado de las manos de su primo, para después hacer lo propio con el joystick, intentando ponerlo de pie.
    - ¡Vamos, Michel! -volvió a decir-. ¡Necesitas salir!
    - Lo siento -se cortó, alejándose y volteando en la cama, hasta darles las espaldas-. Diviértanse, no estoy de humor para ir.
    Lars iba a agregar algo más, pero la mano de Lancer en su hombro, seguido del gesto en negación, le hizo ver que no era una buena idea, y decidió permanecer callado. Lancer los acompañó nuevamente hacia abajo, disculpándose por su amigo y lamentándose no poder ir a la fiesta, a pesar de que le hubiera encantado. Volvieron a despedirse con un abrazo, y tras cerrar la puerta de la casa, Lars y Leda se dirigieron hacia el coche, una vez más. Subieron al auto, pero justo cuando Lancer iba a ponerlo en marcha, ella se mordió los labios y le tomó la mano, girando el rostro para observarlo.
    - Lars, el otro día… ¿qué fue ese beso?
    Sin embargo, Lars se limitó a sonreír, para después volver hacia el frente, y comenzar a conducir una vez más. Pero a pesar de esto, Leda se sintió mal por no obtener más respuesta, y alejó su mano hasta ponerla en su regazo.

    Pasó bastante tiempo hasta que llegaron al salón donde se realizaba la fiesta. Leda había permanecido todo el camino alternando su mirada entre sus propias manos entrelazadas sobre su falda, o el camino a través de la ventana; a su lado, Lars había intentado hablar con ella de lo que tanto le preocupaba, pero su nerviosismo anterior, había arruinado el momento que con tanto esmero había planeado. Viendo que había perdido una gran oportunidad, Lars aparcó en el estacionamiento reservado para su coche y, como siempre, dio la vuelta rodeando el vehículo, para abrirle la puerta a Leda, tenderle la mano, y ayudarla a bajarse.
    Caminaron hacia el salón lado a lado, hasta que una vez ahí, él le abrió la puerta, indicándole que pasara primero, para después cerrar a sus espaldas. Se acercó hasta ella, y quedó fascinado con su carita que indicaba sorpresa, la boca entreabierta y los ojos que observaban cada detalle del salón iluminado de forma que se reflejaban burbujas en las paredes, cortinas trasparentes en tonos acuosos que caían hacia el suelo, recogidas o no, y las mesas vestidas de blanco, con todo dispuesto para una lujosa cena.
    Aprovechando la oportunidad, Lars la tomó de la mano y comenzaron a caminar hacia la mesa que les había tocado, donde se encontraron con varios de sus compañeros de clase. Todos comenzaron a hablar inmediatamente sobre lo hermoso que había quedado el salón, el cual por las noches se usaba como una confitería bailable. Al oír esas palabras, Leda reconoció el lugar se trataba nada más y nada menos que de la confitería a la que había ido a bailar con Lancer, la noche que había permanecido todo el tiempo con Lars, desde que él la invitara a bailar juntos. Sin darse cuenta, apretó su mano levemente, pero su compañero no pasó desapercibido de tal acción y, sonriendo levemente, comenzó a acariciarle los dedos lentamente, en una forma cariñosa y tierna.
    Entre risas y charlas la noche comenzó a pasar, y muy pronto sirvieron las entradas para la cena, luego el plato principal para culminar con el postre. Después de eso, se realizaron algunos eventos entre los compañeros del curso, hasta que finalmente las luces se apagaron, un lento comenzó a sonar mientras aumentaba el volumen de la música, iniciando el baile. Rápidamente, Lars tomó a Leda por la cintura, acercándose hasta su oído para murmurarle unas palabras, invitándola y llevándola dulcemente hacia la pista, donde ya había divisado un lugar para ellos.
    Se miraron por unos segundos, y luego Leda se acercó pasándole las manos por el cuello, mientras él la abrazaba por la cintura, llevando su rostro hacia su cabello, para poder oler el suave perfume a cereza que tenía. Ella se estremeció al sentir la respiración masculina tan cercana a su cuello, y Lars descubrió que ese era el momento ideal que tanto había esperado.
    - Leda... -susurró-: me gustas mucho, hermosa. ¿Quisieras ser mi novia?
    Un leve temblor recorrió el cuerpo femenino, y él aprovechó para atraerla más hacia su pecho, apretándola contra sí.
    - ¿Es en serio? -murmuró ella en respuesta.
    - El beso del otro día, fue el más dulce y hermoso de toda mi vida…
    Ella se echó unos centímetros hacia atrás, observándolo atentamente a los ojos, para luego sonreír mientras acariciaba su nuca con las manos.
    - Sí, Lars… -respondió al fin-: me encantaría ser tu novia.
    Y sin esperar más, Lars se acercó hacia ella, uniendo sus labios en un tierno y anhelado beso.


    Desde esa noche, la relación entre Lars y Leda cambiaba lentamente: él era atento, cuidado, siempre pendiente de ella para protegerla y mimarla a todo momento, mientras que Leda le correspondía todos sus sentimientos. El último año de escuela comenzó muy diferente que antes, y Lars poco a poco comenzó a alejarse de Michel, que había repetido un año, por lo que fue armando un nuevo grupo de amigos, olvidándose de aquellos con los que compartió su infancia. Sus ratos libres los dedicaba exclusivamente a su novia y a sus estudios, y todo lo hacía por y para ella. Sin embargo, Michel se negaba a salir tanto con sus amigos, y pasaba casi todo su tiempo estudiando para mantenerse en la escuela, y poder avanzar rápidamente hacia su último año.
    Esa vez, se prometieron que irían todos juntos a la fiesta de fin de año y, llegado el momento, se dedicaron unos momentos para brindar por su amistad, habiendo cumplido la promesa de llegar todos juntos hasta el último año de la escuela. El baile dio inicio una vez más, pero esta vez Lars y Leda no los acompañaron, ya que decidieron que esa noche llevarían su relación a otro nivel, justo cuando cumplían su primer aniversario.


¡Bien! Esto es todo por hoy!! Espero poder estar publicando algunas cosas en esta semana, que creo que serán de su agrado. Gracias a todos por su paciencia, se que el blog está un tanto inactivo pero poco a poco espero poder ir volviendo a publicar tanto como antes. ¡Gracias por pasarse! ¡Nos leemos en el próximo artículo! ¡Éxitos!

Tags: literatura, novela, drama, misterio, thriller

<@[email protected]> Comentarios:

Domingo, 01 de noviembre de 2009 | 19:42
me encanto q bien describis todo era realmente facil de imaginar y muy lindo, te quedo re bien el capitulo, me gusto mucho.
Autor: BlueBrain
Lunes, 02 de noviembre de 2009 | 4:47
que buen cap?tulo, nos hiciste desear, pero la continuaci?n fue m?s de lo que esperaba, la jistoria se pone muy buena.
Autor: Aldair_88
Lunes, 02 de noviembre de 2009 | 5:43
nos has hecho desear la continuaci?n, pero vali? la pena, un cap?tulo muy tierno, muero por saber como sigue la historia. Me encanta tu estilo
Autor: AniiChiin
Lunes, 02 de noviembre de 2009 | 13:25
*o* ME ENCANTO EL CAPITULO!!!
*////////////////* CHECARE TU HISTORIAA
ERES GENIAAAL!!

*O* PUBLICA MAS
onegai shimasu!
Martes, 03 de noviembre de 2009 | 9:02
?Gracias por pasarse! Me alegro mucho que les haya gustado el cap?tulo!!. Aniichiin, me encantar?a que siguieras leyendo la historia, a?n en la parte "turbia" de la misma.
Mi?rcoles, 04 de noviembre de 2009 | 18:01
esta semana se me pas? leer la novela. Muy buen cap?tulo, me pareci? super tierno

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+