cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 31 de julio de 2009

La Línea Del Horizonte - Parte I
~Horizonte~

¡Holas chicos! Bueno, aquí les traigo el capítulo 17. Es muy revelador, creo, por algo es la primera parte con el nombre de la historia por título. Les agradezco a todos los que leen el blog, y les comento que no quedan muchos episodios de esta historia, pero creo que valen la pena. ¿Me dejaran comentario? Los dejo con el capítulo para que lean:


“Apenas nos dignaríamos a mirar el arcoíris, si este permaneciese
por mucho tiempo en el horizonte”
Berthold Auerbach

    Era ya de noche en el hotel, cuando Prescott sintió golpes en la puerta de su dormitorio, en la habitación. Se encontraba aún con el traje, pero sin el saco, reclinado en una silla de un pequeño escritorio, mientras continuaba analizando lo que había visto y oído en esa pseudo entrevista hacia la joven Nicole; desganado por sentirse demasiado cómodo en esa posición, se limitó a alzar la voz para avisar que pronto abriría, para después reunir fuerzas, dirigiéndose hacia la puerta. Al llegar, destrabó el pasador, y contempló con sorpresa a su amigo Dean, perfectamente ataviado con su traje, al otro lado de la puerta.
    - ¡Dean! -saludó- ¿En qué puedo ayudarte?
    - Necesito hablar contigo ¿Puedo? -saludó el rubio, para después negar la invitación a pasar de Prescott-. Mejor vamos a la ciudad…
    Asintiendo, Prescott volvió sobre sus pasos para apagar la computadora portátil, guardar los archivos bajo llave, colocarse el saco, y salir del lugar. Tomaron el ascensor para descender rápido, y saliendo del hotel, se encaminaron por una calle iluminada pero poco transitada, que se dirigía hacia el centro de París. Ambos se desplazaban tranquilos, con las manos en los bolsillos y sumidos en sus propios pensamientos, acerca de cómo iniciar la conversación. Mas antes que Dean pudiera decir palabra, el psicólogo se le adelantó.
    - Sinceramente, creo que sabes más de lo que aparentas, Dean -anunció, tranquilo y desenfado, sin un solo gesto en su flemático pero atractivo rostro.
    Al oír esas palabras, el rubio detuvo su andar para clavar sus ojos celestes en los marrones verdosos de su compañero, intentando dilucidar algo en esa mirada lánguida y despreocupada. Pero por más que lo intentó le fue imposible, y soltó una pequeña carcajada al tiempo que meneaba el rostro, reanudando la marcha.
    - Me conoces, amigo -dijo al fin, regañándose mentalmente por ser tan obvio-. Por esto mismo quería decirte que esta investigación, seguramente, nos traerá problemas a todos…
    - No entiendo a qué te refieres -respondió Prescott, moviendo los dedos dentro de sus bolsillos para evitar que se enfriaran.
    Dean miró discretamente hacia ambos lados, pues ya se había percatado que nadie los estaba siguiendo.
    - Lo que quieren en realidad, es el sistema de Deiarell -anunció, bajando el tono de voz.
    Prescott Monroe se detuvo por unos segundos, pero reemprendió la marcha inmediatamente. En ese momento, el neurólogo fue la segunda persona que le sugería exactamente la misma idea, ya que antes se lo había dicho María Heraso; sabiendo que había una segunda opinión, entonces el valor de aquella idea aumentaba exponencialmente, hasta hacerle sentir que quizás estaba más ciego de lo que él mismo podía creer. Manteniendo la solapa de su traje abierta con la zurda, llevó la diestra hacia el bolsillo interior sacando una de las servilletas que la programadora había dibujado tiempo atrás. Justo en ese momento, llegaron a una plaza interna de la ciudad, en la que Dean dobló, dejando que Prescott lo siguiera. Una vez adentró, el psicólogo salió de su ensimismamiento, tendiéndole la servilleta dibujada a Dean; éste la tomó con cuidado, y comenzó a analizarla.
    - Ella está completamente en lo cierto -murmuró el rubio, más para sí que para Prescott-: el mundo de Deiarell contiene tanta información, aún mucho más que el mundo real. Tanto así, que podría pensarse en él, como en una dimensión paralela mucho más compleja, cuya única y limitada puerta de acceso son los Café RV…
    Nuevamente volvieron a quedarse en silencio, y el neurólogo le devolvió el papel, que Prescott observó con cuidado, alisándolo suavemente con las manos, para después doblarlo a la mitad y guardarlo en el bolsillo interno de su saco. Su mente no podía procesar más que toda esa información que, estudiada desde este nuevo punto de vista, cambiaba completamente los datos y conclusiones a los que él había llegado hasta ese momento. De ser como Dean decía ¿esa puerta era de ida y vuelta, o sólo de un camino sin retorno? ¿Podría ser que actuara de las dos formas? ¿Entonces había algo más allá del horizonte?
    Una pregunta compleja, para respuesta sencilla que aún desconocía.
    - Pero, suponiendo como correcta la hipótesis que acabas de hacer -inquirió el menor, en su correcto y acentuado inglés-, ¿se podría considerar a las mentes humanas que se conectan a Deiarell, como el camino de ingreso a ese mundo?
    - Sí, es casi de esa forma -respondió el rubio, esbozando una pequeña sonrisa-. Pero para poder comprenderlo más allá de lo que realmente es, deberás dejar de ser tan prejuicioso y cerrado en las creencias.
    - ¿A qué te refieres?
    - Es sencillo -anunció-: comparando una computadora con un cuerpo humano, podemos decir que el cerebro es como los viejos microprocesadores y discos rígidos, que guardaban no sólo la información de funcionamiento, sino también los datos de la persona. Como el cerebro se basa en impulsos eléctricos, los cascos de las máquinas que se usan para conectarse al Deiarell, tienen sistemas que permiten captar esos impulsos eléctricos, para usarlos en el control del cuerpo de los alter egos, dentro de la realidad virtual…
    Mientras hablaba, se agachó hasta mantenerse en cuclillas, y tomando una pequeña ramita que había tirada, empezó a marcar unos dibujos en la tierrilla suelta de la plaza. Dibujó dos monigotes separados una distancia, simulando dos personas: el cuerpo real a la izquierda, y el virtual a la derecha; por encima de ambos, casi uniendo sus cabezas, dibujó una parábola que representaba el sistema de Deiarell, que re-direccionaba el control del cerebro.
    - ¿Entiendes esto? -preguntó Dean señalando su dibujo, y Prescott hizo un gesto dudoso-. Si esta parábola es la conexión entre el cuerpo real y el virtual, entonces la máquina de conexión hace más que evitar que el cerebro controle el cuerpo real. Lo que hace, es llevar el control hacia el cuerpo virtual, al tiempo que impide que la persona tenga las sensaciones de dolor y malestar.
    Era fácil deducir lo que continuaba de ahí: si evitaba las únicas sensaciones que frenan el desempeño durante un combate, entonces la persona se convertía en una máquina insensible, perfecta para… la guerra. ¿Ese era el verdadero interés? De pronto, recordó que María le había comentado algo más sobre ese secreto mecanismo de Deiarell; ella había dicho que se trataba de un sistema de carga/descarga, en donde se llevaba la información del cerebro hacia el cuerpo virtual, para que éste tuviera la consciencia y memoria de la persona real, al tiempo que era controlado por éste. Sin embargo, también le había dicho algo más interesante.
    - Hable con María Heraso, hace un tiempo atrás -comentó, aún mirando el dibujo en el suelo-. Ella me dijo que es un sistema de carga/descarga de información, que tiende a dejar los datos en el lado más estable de la conexión… el cual no es donde se origina la red -suspiró- ¿Es así?
    - Es tal cual esas palabras: el lado más estable, es Deiarell, y no este mundo -respondió-. Mientras una persona está conectada a la realidad virtual, puede decirse que la información de su cerebro se descarga hacia la mitad del camino de la conexión, en una especie de memoria virtual que no llega a ser de caché. Entonces, al mantenerse en ese estado, es fácilmente accesible tanto por el cuerpo real como por el virtual -hizo una pausa, tragando saliva, y continuó-. Sin embargo, al haber un corte de luz inesperado en este mundo, el sistema cree que se apagó o murió un lado de la conexión, y por lo tanto intenta preservar la información hacia el lado más estable…
    - O sea que…
    - Que la información se descarga en los cuerpos virtuales -interrumpió Dean, terminando la frase-.
    Prescott permaneció en silencio una vez más: era demasiada información para tener en cuenta. Si todo lo que Dean decía era cierto, entonces esto fácilmente explicaba todas las veces en que muchas personas le dijeron que observaron a los alter egos de quienes quedaron en coma, libres en el mundo de Deiarell. Pero considerando, por un momento, como si todo eso fuera cierto y posible, ¿era factible quelas personas siguieran usando los cuerpos del juego, pero conscientes del mundo donde estaban? Aunque de ser así ¿porqué no habrían vuelto a tomar consciencia? ¿Preferían la realidad virtual? A todo esto, Dean permanecía fijo observando el dibujo que había trazado en el suelo, cuando de pronto soltó un suspiro, y carraspeó la voz.
    - Hay algo más -afirmó-: probablemente no haya camino de regreso hacia este mundo.
    Inmediatamente, Monroe enfocó su mirada en él, frunciendo el entrecejo al ver que una nueva variable muy inestable, se sumaba en su ecuación.
    - Explícate -dijo en una orden, más que en una petición.
    - Me refiero a la analogía que hice con los discos y microprocesadores viejos, ya que si se llega a borrar el código de la BIOS, donde se guardaba la información vital de la computadora que en este caso serían las funciones vitales, signos cardíacos, orden para respirar y demás -explicó-, esos datos y comandos jamás vuelven a cargarse. De esta forma, la persona queda en coma: un cuerpo sin consciencia de sus funciones vitales, que depende de una máquina para que lo mantenga respirando.
    Sin embargo, había algo que no terminaba de comprender. Recordando las palabras del joven Kreimer, en Inglaterra, Prescott sabía que muchas de esas personas libres en Deiarell, podían modificar la programación; podía citarse a sí mismo varios ejemplos, como el ángel negro con tatuajes, o el guerrero con técnicas desconocidas. Bajando nuevamente la mirada, perdió sus ojos en la tierra un vez más, para después estirar su diestra discretamente, apuntando hacia la conexión que había entre ambos garabatos.
    - Hay una falla en tu teoría, o al menos, algo que no has dicho -señaló Monroe, aún indicando el dibujo-: ¿cómo aplicas toda esta teoría a los que hacen sido desconectados brutalmente, y ahora están en hospitales psiquiátricos?
    Ante tal pregunta, Dean sonrió levemente, y pateó el dibujo con la punta de su zapato, justo sobre donde estaba la parábola de conexión, eliminándola. Prescott volvió a mirar el nuevo aspecto del gráfico, con la duda aún en su mente.
    - Como ya has visto, el cuerpo tiene que estar en un completo estado de relajación, porque sino la actividad del cerebro no es estable, y el mecanismo de los cascos al no poder captar los impulsos eléctricos, se anula… por lo tanto, la carga no es completa -respondió, pasando la diestra por su rubio cabello, echándolo hacia atrás-. Ante un error en la conexión, el sistema copia la información en el nuevo cuerpo virtual por ser el lado estable, y luego se borra en el anterior; mas en estos casos, al no haber el tiempo suficiente, el borrado no es completo…
    - …y entonces las frases que dicen esas personas, son las últimas frases que dijeron dentro de la realidad virtual, antes que los desconectaran abruptamente -interrumpió el psicólogo, terminando la frase.
    - Exactamente -terminó Dean-. Y lo mismo pasa con el alemán que veremos mañana…
    Al terminar la frase, el neurólogo pasó su pie sobre el dibujo, desarmándolo completamente y sin dejar rastros, mientras Prescott continuaba perdido en sus pensamientos. En ese momento, se sintió como un pequeño alfiler dentro de un pajar, sin poder llegar a comprender la grandeza de ese mundo de realidad virtual que, comprendiendo lo que acababan de decirle, era mucho más complicado de lo que él había creído.


    A la mañana siguiente, ya en el jet con rumbo hacia Alemania, Prescott continuaba encerrado en sí mismo, intentando comprender lo que Dean le había dicho. Si todo eso era verdad en esa forma, entonces su compañero tendría que tener algún tipo de conexión que le hubiese permitido hallar toda esa información, más allá de su carisma y buen tacto con las mujeres, como seguramente había intentado con la Doctora Wagner. Por otro lado, considerando a Deiarell como una realidad paralela, ya no era tan fácil encontrar el horizonte que distinguía a la verdad del juego, y por lo tanto, no sabía cuál era el mundo originario. Después de todo ¿qué era lo que los dividía y los hacía creer que ellos no estaban encerrados en un juego también?
    Se sobresaltó un tanto asustado, cuando Dean le puso la diestra en el hombro izquierdo, para después inclinarse hacia su oído y susurrarle unas palabras, que lo dejaron más confundido que antes.
    - Deiarell no es un juego -había susurrado.



¡Esto es todo por hoy! ¿Interesante? ¿Qué piensan? En fin, gracias a los que se pasen a leer, y nos estaremos encontrando en el próximo artículo. ¡Éxitos! ¡Gracias por el apoyo!

Tags: literatura, novela, drama, misterio, investigación

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: BlueBrain
S?bado, 01 de agosto de 2009 | 5:51
?uaaaaa!! esto se pone m?s u m?s interesante, el juego parece m?s un desarrollo militar que un juego. Me encanta esta historia, es atrapante
Autor: Aldair_88
S?bado, 01 de agosto de 2009 | 6:19
ke buena entrega, al fin Dean se muestra como es realmente y no s?lo como un conkistador barato.
Esta novela es de las m?s intrigante ke has escrito. ?Me encanta!!!
S?bado, 01 de agosto de 2009 | 18:51
Muy bueno el cap?tulo, al fin, Prescott est? llegando a ver el horizonte de este juego, me meuero por leer la continuaci?n, est? atrapante la trama.

PD: extra?o a Carson...
S?bado, 01 de agosto de 2009 | 22:35
me encanto el cap!!!! muy bueno muchisimas cosas interesantes, ya dejo de ser un juego es otra realida? buenisimo realmente me gusto muchisimo, segui asiiii!!!
Domingo, 02 de agosto de 2009 | 20:56
?Hola chicos! Me alegro que les haya gustado el cap?tulo!! Les comento que en poco va a haber un cap?tulo casi completito de Carson, y con sorpresita inclu?da. Gracias por pasarse, y me alegro por sus comentarios!!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+