cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Martes, 11 de noviembre de 2008

Hola gente! Finalmente aquí he venido, con un nuevo OneShot para traerles. Esta vez, se trata de una historia paralela a otra historia larga que tengo pensada y que-vayauno-a-saber-cuando escribiré. En mi foro posteé la única parte que tengo y que no pienso sefuir, y acá traigo esa historia paralela, que es más que nada una charla entre dos personajes. Bueno, este es un estilo de escritura que nunca había probado, así que les digo que cada vez que vean un * cambia el narrador.


Nombre: "Ese Profesor", porque es el desencadenante de todo.
Autora: yop, ThunderGirl_vw
Género: drama-romance-¿comedia?.
Dedicatoria: a mi mejor amigo, que siempre estará en mi memoria.
Música: ¡Naindes! Esta vez, T_T nada de música



    Aburrido. Es realmente aburrido.
    Estoy sentado en esta aula desde hace diez minutos, y ese profesor ya debería haber llegado. La verdad, es que preferiría que no viniera, pero la materia en sí es demasiado complicada como para saltarse una clase así como así. Sin embargo, lo que más me incomoda… es ese profesor.
    Y lo peor, es que acaba de entrar.
    ¡Me molesta! ¿Qué cosa? Todo él. Es alto, pasa seguramente el metro ochenta y cinco, y siempre viste trajes con el cuello de la camisa desprendido, y la corbata floja… es un desalineado. Pero lo peor, es que le queda bien. Y no es que yo sea de esos, para nada, soy hetero… pero al ver como todas las chicas de la universidad lo saludan sonrientes y avergonzadas al ver su simple sonrisa, concluyo que es muy popular. Y de eso, se daría cuenta cualquier infeliz que anduviera cerca de él o que, como yo, sufriera alguna de sus clases.
    Otra cosa bastante extraña, es que para ser docente de “Historia del Arte III”, es demasiado diferente a los otros profesores. Por un lado, es joven -segurísimo que no llega a los veintisiete- y además de eso, es rubio y de ojos claros… y ahí está la otra cuestión por la que todas las féminas se desviven por él. Sin embargo, estoy seguro que al menos una chica jamás estaría con este profesor.
    Este hombre acaba de comenzar a impartir su aburrida clase sobre la aburrida historia y sus aburridos acontecimientos. Fácilmente deducible es el hecho que esta cátedra me disgusta en absoluto. Apoyado con mi mano izquierda sobre el pupitre, tomo notas con la diestra, mientras cruzo mis piernas abajo del banco, porque si seguía echado en la silla, no podría apuntar nada. Estoy tan concentrado en la grave voz de ese profesor, que al escuchar el chirrido de la puerta por el viento ocasionado cuando alguien pasa al lado de ella, volteo hacia mi derecha, sólo para ver una figura femenina muy familiar para mí.
    Aurora viene caminando directamente hacia donde estoy yo, y previniendo lo que va a pasar, quito mi bolso del banco que está a mi lado. Tengo que reconocerlo: ella tiene un carácter más extraño que la mismísima Raven… pero es miles de veces más bella, si bien no tan misteriosa. Mide casi un metro setenta, y teniendo un tamaño justo por delante, sus piernas y sus ondulantes caderas, siempre resaltadas por ajustados jeans, son un manjar a mis ojos; tiene el cabello largo hasta la cintura, y de color castaño claro, y sus ojos marrones tienen un brillo tan exuberante como la libertad de su propio carácter. ¡Dioses, que es hermosa!

*

    Esa puerta realmente es delatora: cada uno que pasa tiene que hacer ruido. Y por eso mismo, Dante ha visto que acabo de llegar y gentilmente corre su gran mochila del asiento a su diestra, permitiéndome que me siente en ese lugar, mientras recupero el aliento. Realmente odio que en una universidad tan grande como esta, no haya ascensores… y todo por que el rector dijo que eran peligrosos en los cortes de luz, que eran chicos y que no entraban los instrumentos de los que estudian Música, que eran incómodos, y…
    Oh, mi dios.
    ¿O debería decir “¡qué dios!”? ¡Me había olvidado por completo que la clase de Historia de hoy,  la impartía este tremendo profesor! Tengo que reconocerlo, es perfecto. Es alto y de músculos magros, tiene la espalda ancha y las caderas estrechas, además de que siempre lleva muy bien peinado su cabello rubio, y que tiene los ojos verdes más hermosos que haya visto en todos mis veintiún años. Pero lo mejor que tiene, es ese aire desalineado que tiene, si bien siempre viste muy arreglado.
Está volteando hacia el frente. ¡Dios, tiene la camisa desprendida! Mis ojos se mueven solos bajando por su cuello, y… es increíble. Es demasiado atractivo, ver cómo se tensa la piel dorada y bronceada, y cómo vibra su manzana de adán al hablar con esa voz tan indescriptiblemente grave y masculina que tiene. Voy terminando de sacar mis cosas del bolso, y mientras el profesor voltea, aprovecho para comprobar todos los dones que tiene.
Realmente, es un dios.

*

    ¡Otra! Como era de esperarse de Aurora, se ha quedado embobada fotografiando con sus ojos a ese profesor. ¿Es que realmente es tan atractivo? No es musculoso, tiene la voz demasiado grave, siempre viste con la camisa desprendida, a veces carraspea su voz mientras habla… y esa tendencia nerviosa a pasarse la mano por el cabello mientras habla, me está volviendo neurótico.
    Está bien, tengo que reconocerlo: estoy celoso. ¡Yo no puedo derretir a las chicas con mi sonrisa, como hace este hombre! Aunque… la verdad, yo sólo quiero que la chica más fría, macabra, sadista, incoherente, inexpresiva, inamovible y más hermosa me sonría; es decir: Raven. Ahora que lo pienso… ¿A qué padre en su sano juicio, se le ocurriría ponerle por nombre “Cuervo” a su hija? Claro, le puso la voz anglosajona… pero eso no quita que un nombre de ese estilo, desentone en todo Buenos Aires.
    Aunque, ahora que lo pienso, puedo aprovechar que Aurora se sentó al lado mío para preguntarle qué es lo que le ve a este hombre. Por supuesto que esto no me va a servir para obtener una concepción aplicable al retorcido carácter de Raven, porque ella escapa a todas los estereotipos posibles. Espero dejar de alargar todo con mis propios pensamientos, y… ¡Perfecto! Otro docente de historia acaba de venir, y viendo que se iba a tardar, ese profesor nos acaba de dar diez minutos de descanso: justo lo que necesito para interrogar a la rubia.
    Después de todo, ella es como una hermana, para mí.
    Sin pensar demasiado en cómo encarar la conversación, muevo mi diestra hacia el bolsillo del mismo lado de mi pantalón, y sacando un limpio y almidonado pañuelo blanco, se lo ofrezco con la mejor de mis sonrisas -falsas- en mi rostro.
    - Así te quitas la saliva que te quedó en la boca de mirar tanto al profesor… -apunto con mi voz, no tan grave como yo quisiera.

*

Es tan insoportable, molesto, incordioso, altanero y creído que casi actúa como si fuera mi hermano. Tomo el pañuelo molesta y se lo arrojo al rostro, pero se muy bien que estoy sonriendo como una tonta, porque Dante para mí, es el hermano de sangre que nunca tuve. Desde que lo conozco siempre nos hemos llevado muy bien, y cada vez que me ve observando a un chico, se pone como lo ha hecho ahora.
    Pero yo se muy bien que quiere preguntarme algo de ese profesor, porque está claro que lo envidia. Aunque la verdad no se porqué, ya que si no lo considerara mi hermanito, hace mucho que habría intentado concluir una pieza de arte con él… de no ser que sería casi como un incesto.
    Y es que no soy ciega. Dante es alto, llega al metro ochenta seguro, y tiene los brazos -y todo el cuerpo- muy musculoso, ya que adora ir al gimnasio; además, no es del tipo de hombre que porque tiene cuerpo anda haciendo poses ridículas, y hasta podría decirse que siempre camina con ese aire flemático y desenfadado que hace que muchas lo miren. Pero claro, esas muchas no es la una que él quiere que lo mire. Subo mi vista y me entretengo en ver sus cabellos negros lacios y pesados, pero frunzo mi seño al darme cuenta que sus ojos verdes esmeraldinos me observan fingiendo enfado.
    - ¿Qué te pasa, Romeo? ¿Preocupado por tu Julieta?
    Ahora es él quien frunce el seño, y yo aprovecho para despeinarlo un poco, porque no tolero que tenga el cabello más lacio que yo, que debo plancharlo y arreglarlo todos los días si lo quiero tener en una forma medianamente presentable. En fin, sigue mirándome con cara de odio, y ya se qué es lo que tengo que responderle a esa forma, así que le sonrío de mi manera más conquistadora, y veo que al menos, él quita su aspecto a uno más tranquilo.
    - ¿Te molesta el profesor? –pauso- No se de qué te quejas, si tu también eres guapo…

*

    Y esto es algo que me gusta y me disgusta al mismo tiempo de ella: esa capacidad que tiene para leerme como un libro abierto, y saber exactamente todo lo que estoy pensando. Pero mis divagaciones no terminan aquí. Dejo de mirarla a los ojos, y volteando mi rostro hacia los apuntes que he tomado con mi horrorosa caligrafía, me reclino sobre el endeble pupitre, cruzando mis brazos sobre el pecho, y perdiendo mi vista en la tinta azul del texto.
    - Me molesta que sin proponérselo todas las chicas lo miren… -le digo, al final.
    Silencio. Escucho que Aurora suspira, y acodándose en su pupitre obtiene el ángulo ideal para mirarme a los ojos.
    - A ti también te miran todas las chicas. Y eso puedes saber porque tienes un prontuario con las féminas que es más largo que los rollos del mar muerto… -suspira- lo que te pasa, es que esa chica, no te mira como tu quieres…
    ¡Ya me cansó! ¿Cómo demonios puede ser que sepa con esa exactitud lo que estoy pensando? ¿Tan obvio soy? No: sólo para ella es obvio mi comportamiento. Por ejemplo, Raven jamás se daría cuenta… Bueno, Raven es un caso aparte que sólo vive en su mundo, por su mundo y para su mundo.
    - ¿Y qué me dices, señora cupido, que debería hacer para que Raven me mirara?

*

    ¿Qué debería hacer? ¡Pero qué ciego es! Raven ya lo mira, el punto es que es casi nula la posibilidad de que ella acepte tener algo más que un encuentro con algún chico. Aunque ahora que lo recuerdo, Raven me contó de uno de esas veces y yo estaba presente. ¡Dios mío, que envidia le tuve ese día! Pero debo reconocer, que yo no tengo ni tendré las agallas para hacer lo que ella hizo.
    - Al menos me conformo sabiendo que ella no miraría jamás a este profesor…
    ¿Qué? Un momento. ¿¡QUE!? ¡Pero si este chico no sabe la verdad! Yo misma me voy a tomar la libertad de traumarle un poco con la verdad, así puede divertirme por un buen tiempo viendo todas las ridiculeces que va a hacer a causa de esto. Pero tengo que tener cuidado porque si Raven se entera me asesina con su mirada inescrupulosa. Y bueno, ahora voy a recordar esa visión de dios que tuve esa noche en aquella disco.
    - En eso estás equivocado… -me mira sorprendido… ¡cómo voy a gozar ver su rostro distorsionado al escuchar mis palabras!- ¿Recuerdas que hace como dos meses Raven y yo íbamos a salir con un grupo de amigos a Lounge, esa disco tecno, y tú no quisiste ir?
    - Sí… ¿qué hay con eso?
    ¡Su cara! Aurora, aguanta, no te rías… lo mejor viene ahora, aguanta, se fuerte… luego te podrás reír estrepitosamente, y con motivo.
    - Bueno, eran cerca de las cuatro de la mañana, todavía era temprano, y vimos a un chico con ajustadísimos pantalones de cuero, botas por debajo, camisa negra desprendida hasta la mitad del pecho, cabello rubio lacio y ojos verdes, bailando en el centro de la pista, como un dios… ¿sabes quién era ese dios?

*

    ¿Un dios? ¿Rubio y de ojos verdes? ¿Podría ser que…? Trago saliva, pero no, es imposible. ¡Ese mugriento no podría ser ese “dios” que Aurora me describe! Aunque si me lo pongo a pensar un poco, ella siempre le dice “dios” a los chicos que le gustan y…
    Creo que estoy empezando a sudar frío, y la mirada venenosa de Aurora no ayuda en nada. La verdad es que no se qué gesto tengo, pero voy a intentar mantener mi dignidad hasta último momento.
    - ¿Quién era?

*

    ¡Me muero! ¡Está sudando! Dante se puso pálido y tiene los ojos desorbitados estudiando cada movimiento mío. Con parcimonia, me siento derecha en mi pupitre y paso mi mano por mis cabellos, mientras el profesor ingresa al aula con su andar descuidado, así que cierro los ojos recordando esa noche que lo vi vestido de cuero, y moviendo las caderas como nadie.
    Inclinándome un poco hacia delante, miro a Dante primero y luego le inclino mis ojos hacia ese espectacular profesor rubio, que ahora de frente al pizarrón me ofrece una panorámica impactante.

*

    ¡No puede ser! ¿Ese profesor? ¡No me digas que Raven…!
    Trago saliva de nuevo, y vuelvo a mirar a Aurora. ¡Esto debe ser alguno de sus planes para hacerme sufrir! Aunque de todas formas… ¡Raven y ese tipo…! ¿Por qué? ¿¡Qué tiene él que no tenga yo!?
    Es rubio.
    - Esa noche, estábamos bailando y ella lo vio… -me dice, y yo no puedo creerlo- así que se disculpó con todos nosotros, y yendo hacia donde él estaba, comenzó a bailarle como nunca. ¡Que envidia! ¡Raven se mueve como si todo su cuerpo tuviera articulaciones! Ya sabes, no tengo que decirte que pasó… -su forma de hablar es de una verdadera chismosa- se fueron juntos, y al día siguiente en la playa, vi que tenía una mordida aquí… -se señala el escote- así que nos pusimos a hablar, y me contó que…
    No puedo: es inhumano seguir escuchando.
    Ignoro sus parloteos de cotorra chismosa, y ladeándome hacia el frente, apoyo mi codo izquierdo sobre el pupitre, de forma que luego mi frente descansa en mi zurda. ¡Me pesa la cabeza de tanto intentar borrar esas imágenes de mi mente! ¿Por qué? ¿¡POR QUÉ ELLA!? Me muerdo el labio inferior conteniendo mi ira, pero algo de toda la insensata plática de Aurora me remuerde la conciencia.
    - …yo tampoco lo sospechaba –me dice- pero a Raven le gustan rubios.
    Rubio. Rubio. ¡Rubio!
    ¡Ya sé! Sólo me queda algo por hacer.
    Ignorando absolutamente todo lo que Aurora me dice, y olvidando por completo de esta clase que tengo que rendir en pocos días, junto todos mis bártulos apresuradamente en mi mochila, y sin despedirme de esa chica inescrupulosa, salgo del aula para dirigirme a un solo lugar: ¡la farmacia a comprarme tintura rubia para el cabello!
    Ya vas a ver, Raven, pero a teñirme de colorado, si eso es lo que te gusta.
    ¡Maldito profesor! Creo que ahora lo odio más que antes.


¡Esto fue todo por hoy! Perdón que sea tan corto, ya tengo pensado otro OneShot, así que cuando pueda, lo escribo. ¡Éxitos! Y nos estamos leyendo en el próximo artículo

Tags: literatura, oneshot, shot, drama, comedia, romance

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Foxys
Martes, 11 de noviembre de 2008 | 10:44
NOOOOOOOOOOOOOOOOOO
jajajaj terriblee!!!!
me encant?oo mi nii?iiiaaa!!!!
jajaja pobre vago! re frustrado
y la otra gozandolo con descaro!
ajajjajaj

xlovexlove

espero que ese que-vayauno-a-saber-cuando escribir? se pronto!
jojojoxfun
Martes, 11 de noviembre de 2008 | 18:20
jejeje, muy buena historia y pues el estilo de escritura nueva ha quedado muy bien, la verdad me gusto mucho.
pero q maldad hacer sufrir asi al flaco.
Martes, 11 de noviembre de 2008 | 19:06
Te qued? estupendo este nuevo estilo de relato!!!!!!!!!
Pero que buena idea la de dar las perspectivas de los dos. Admiro tu forma de plantear el relato, de adentrarte en la historia y me encantan las descripciones de los personajes, lo que d? una idea muy exacta de cada personalidad.
Te felicito. Es mejor One Shot que Rojo Vs Azul, que me hab?a gustado tanto
xemotion ?Te dije que sos mi ?dola??
Autor: BlueBrain
Mi?rcoles, 12 de noviembre de 2008 | 3:55
pero que buena idea has tenido escribiendo la historia en este estilo, pues te ha quedado maravillosaxfun
Muy novedosa la idea de presentar a lod dos protagonistas relatando la historia desde sus propios y muy distintos puntos de vista.
Te felicito, un One-Shot para recordar. Espero otro a modo de continuaci?n xangel
Autor: Aldair_88
Mi?rcoles, 12 de noviembre de 2008 | 4:14
xwrite ?Ke buena escritora eres!!
Me gust? tant?simo este relato, me he divertido mucho con los personajes. La pobre Raven s? ke la describes como una chica dura.
Trabajas muy bien la primera persona, te felicito, amiga
xemotion

PD: Espero ke la continuaci?n no tarde mucho
Mi?rcoles, 12 de noviembre de 2008 | 19:02
Hola!! Me alegro que les haya gustado el OneShot! La verdad es que me surgi? la idea un d?a hablando con mi Mutti, porque ella me dijo que la primera persona te limita al punto de vista de una persona (cosa cierta, y por eso no me gusta). Pero ?y si redactaba con dos narradores? ah? ten?a las ventajas de la primer persona, y un gran campo de descripci?n. ?Muchas gracias por leerme! ?Me alegro que les haya gustado!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+