cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 07 de noviembre de 2008

Hola chicos!! Muchísimas gracias a los que se pasaron entre semana por mi blog, y les cuento que estoy preparando un oneshot que espero publicar este martes. En fin, para no aburrirlos antes de la historia, les comento que todo el capítulo de hoy es un gran flashback seis años hacia atrás, al momento en que formaron el grupo. Pronto se enteraran de algo muy importante...


"porque su música tenía un ritmo contagioso que calaba como veneno en la piel de quien la escuchara"

    Por aquel entonces, tú tenías sólo 16 años, y te encontrabas cursando el primer año de Secundaria, en un Instituto de clase media, en un barrio muy típico de tu ciudad. Pero hubo un día que no fue tan típico, y que cambió tu mundo.
    En una plena tarde de un martes sin cambios, te encontrabas sentada sobre la cama de Mark, quien en aquel entonces, era tu novio. Tenías las piernas alzadas y cruzadas de forma que no tocaran el piso, y llevabas un pequeño pantaloncito corto de color rojo, el cual habías combinado con una musculosa negra de escote redondo, adornado con un collar plateado que portaba un dije en forma de clave de sol. Habiendo dejado tus sandalias rojas al pie de la cama, tenías tus manos estiradas y cruzadas sobre tus tobillos, mientras observabas fijamente a tu novio. 
    - …y así fue como me encontré estos ritmos… -te explicaba, mostrándote una partitura- ¿Quieres escucharlos, Loreley?
    Asentiste tomando la hoja entre tus manos, y observando esos ritmos allí escritos: realmente eran muy complicados, y hacía mucho que no lo escuchabas tocar. Sin embargo, antes de que pudieras reaccionar Mark ya había tomado los palillos, ubicándose en el banquito frente a su batería, que se encontraba en una esquina de la habitación, a tu izquierda. Golpeando entre sí cuatro veces los palillos, una cadencia entre los cuerpos y platillos de la batería, dio inicio a un ritmo salvaje, ansioso, y poderoso, que te hicieron sentir deseos de tocar a tú también.
    Estirando tu zurda hacia la izquierda, tomaste la guitarra acústica que habías dejado sobre la cama hacía un rato, y conectando un cable al amplificador, lo encendiste segura, y percatándote de la forma del ritmo comenzaste a rasguear acordes simples que se acoplaron perfectamente a la melodía que estaba surgiendo. Pero eso no era suficiente: aún te faltaba algo más.
    Rasgueando a gran velocidad con tu diestra y cambiando de acordes con tu zurda, cerraste los ojos y comenzaste a tararear tímidamente una melodía improvisada que terminó de moldear esa música que estaba surgiendo, y poco a poco incrementaste el volumen de tu voz, hasta que lograste alzarla sobre la guitarra.
    Mas el ritmo ansioso de la batería se detuvo, y tu te callaste rápidamente, pensando que habías ofendido a Mark. Pero él te miraba sorprendido en una forma que no comprendías.
    - ¿Qué pasa, amor? -preguntaste, un poco tímida.
    - Es que cantas hermosamente… -dijo él acercándose hacia ti, mientras apagabas el amplificador, y dejabas la guitarra a un lado- Ya habíamos tocado juntos, pero esta es la primera vez que cantas…
    - ¿En serio te gustó?
    - ¡En serio! Hasta…
    Justo cuando estaba hablándote, Mark se quedó repentinamente en silencio, como si una idea hubiera asaltado su mente, y él se encontrara perfeccionándola… y es que exactamente eso había pasado. Retrocediendo unos pasos, se sentó en la silla que había dejado frente a la cama, y moviendo su tobillo derecho hacia su rodilla contraria, reclinó su espalda mientras que cruzándose de brazos, llevaba su diestra a su mentón, en un gesto pensativo que te deleitaste de observar.
    - Loreley… -te dijo, y tú lo observaste intrigada- ¿Y si armamos una banda?
    - ¿Una… banda? ¿Nosotros?
    Y es que realmente te gustaba cantar, ye gustaba el rock y el tecno… pero no te imaginabas a ti misma sobre un escenario, emocionando a cientos de espectadores. Mas teniendo al lado a tu novio, seguro que llegarías a eso. Alzaste tu vista turquesa observando las perlas ambarinas que te miraban entusiasmadas, y esa sensación no tardó en contagiarte, haciéndote parte de ella.
    Sonreíste. ¿Qué más podías hacer? Mark ya te había ilusionado con esa propuesta.
    - Pero deberíamos buscar más miembros -dijiste- por ejemplo, otro guitarrista…
    - Ya pensé en eso, linda… -contestó él, con total confianza- ¿Recuerdas que a la fiesta de principio de curso hace tres meses, yo invité a un chico rubio? -asentiste, tras intentar recordar- Bueno, ese chico toca muy bien la guitarra, y me había comentado que le gustaría pertenecer a una banda… además, nos llevamos muy bien, y seguro que le aceptará ¿Qué te parece?
    - Probemos… -sonreíste, y luego te volviste seria- Pero primero me lo presentas adecuadamente.

“[…] arranca la página y salta hacia el final,
donde yo juré que lo volvería a intentar […]”

    Había pasado una semana ya desde esa tarde, y era un martes a media mañana, cuando sonó el timbre de inicio del recreo, y Mark fue el primero en pararse a tu lado, tendiéndote la mano con una sonrisa. Sin saber hacia dónde te llevaba, lo tomaste y te dejaste guiar por sus pasos mientras caminaban por el pasillo, doblaban a la izquierda, subían las escaleras en forma de U, volvían a doblar a la derecha, y se paraban frente a la puerta de un aula.
    - Este curso es de los de segundo… -comentaste.
    - Sí, vinimos a ver al chico que te dije… ven…
    Tironeando un poco de tu mano, se adentró en el aula para luego soltarte y golpear levemente la puerta, haciendo que alguien lo llamara por su nombre casi a los gritos desde adentro. Al  escuchar eso, te inclinaste un poco para ver sobre el hombro de tu novio, y divisaste una figura masculina de cabellos rubios largos y lacios, ojos acaramelados y una gran soltura en su cuerpo, casi echado en su silla. Parándose rápidamente, el joven se despidió del séquito femenino que lo rodeaba, y caminando a pasos largos hasta Mark, ambos se estrecharon las manos acercando luego sus hombros y golpeándose levemente las espaldas con sus manos libres, en señal de un saludo más amigable.
    Y tú estabas a su lado, sintiéndote inexistente.
    - Loreley, él es Matt… -te presentó Mark- Matt, ella es Loreley, mi novia.
    - Un gusto, Loreley… -y sonrió.
    - Igualmente… -y no sonreíste.
    Observaste al chico que tenías frente a ti, charlando con tu novio, y realmente dudaste de cuán buen guitarrista podía llegar a ser: seguramente, se trataba de esos chicos que dedicaban su vida estudiantil a flirtear con cuanta fémina se les cruzara por enfrente, que se casaría con alguna chica de buena familia, y sería mantenido hasta el fin de sus días. Tan ensimismada estabas, que no escuchaste cuando Mark y él quedaron en encontrarse a la salida de las clases en el aula de música, y no fue hasta entonces que realmente te percataste del potencial de Matt.
    Lo viste sentado en un taburete, con el pantalón de vestir color azul oscuro resaltando sus magras piernas, la camisa beige del uniforme con el cuello desprendido y arremangada hasta el codo, tocando su guitarra en un solo que no creías posible, ya que los únicos acompañamientos eran los acordes que tú rasgueabas en otra guitarra. Realmente era impresionante… e inmediatamente deseaste tenerlo en el grupo.
    Dos meses después, llegando agosto, los tres se encontraban ensayando en el dormitorio de la casa de Mark, como hacían dos veces por semana al salir de clases desde el día en que te lo presentaron. Para ese entonces, ya tenían sus dos primeras canciones preparadas, pero sabían muy bien que algo faltaba. Terminaron de tocar y Matt comenzó a mover su mano izquierda sobre las cuerdas en el mástil de la guitarra, mientras tú le bajabas el sonido en el amplificador, cuando Mark hizo un estrepitoso redoble con su batería, captando tu atención.
    - ¿Qué pasa, bebé?- preguntaste, sabiendo que por la alegría de sus ojos, algo se le debía haber ocurrido.
    - ¡Lo que nos falta son un tecladista y un bajista! Quedaría mucho mejor el sonido…
    - Tienes razón… -lo secundó Matt, dejando de jugar con su guitarra- Sintetizadores en lugar de teclados serían mejores…
    Suspiraste. Cansina te descolgaste la guitarra, y dejándola sobre su funda, te sentaste sobre el amplificador, mientras comenzabas a beber agua de la pequeña botellita que te habías llevado: realmente Mark no parecía tener los 16 años que tenía…pero sonreíste, porque esa alegría permanente y esa forma de ser eran lo que los habían hecho mejores amigos, y posteriormente novios, desde hacía ya un año.
    - Dime una cosa… -inquiriste- ¿De dónde sacaremos un tecladista y un bajista?
    Silencio.
    Encontrar un chico que tocara sintetizadores y otro que tocara bajo, con una edad similar a la tuya, y que fuera a la misma escuela… era imposible.
    Sin embargo, al día siguiente en el Instituto, saliste rápidamente al recreo de media mañana dejando atrás a tu novio para poder dirigirte hacia el baño de mujeres. Luego de cumplir tu propósito y de ocupar cinco minutos frente al espejo, comenzaste a caminar por los pasillos del edificio hasta que una hipnotizante melodía de piano llegó a tus oídos. Casi poseída seguiste ese camino hasta llegar a la sala de música, donde te asomaste por la puerta entreabierta hasta fijarte en una silueta masculina que tocaba el negro piano de media cola, con una chica a su lado.
    La melodía era bellísima… pero demasiado triste.

“[…] sé lo que estás sintiendo,
porque es difícil creer en alguien, alguien que no está ahí […]”

    No te diste cuenta que te habías apoyado demasiado en la puerta, y ésta se abrió repentinamente haciendo un agudo chirrido que detuvo la melodía del piano, y dos pares de ojos verdes, oscuros y diferentes, te observaron. Dudaste un poco sobre cómo proceder, pero finalmente recordaste la charla del día anterior durante el ensayo, y decidiste arriesgarte y preguntarle a ese joven si quería tocar con ustedes.
    - Discúlpenme, no quería espiar… -comenzaste, adentrándote un poco en la sala- Pero tocas muy bien, y quería preguntarte si te gustaría tocar en algún grupo, porque dos amigos y yo estamos armando una banda y necesitábamos un tecladista…
    Tus piernas retrocedieron un paso casi intuitivamente y tu mano izquierda se afirmó en el marco de la puerta, cuando el chico de cabellos negros cerró fuertemente la tapa que cubría las teclas del piano, para luego dirigirte la palabra, sin quitarte esa penetrante mirada esmeraldina de encima.
    - Lo siento… -te dijo- Pero en realidad me gusta tocar los sintetizadores.
    - ¡Eso sería mejor! Porque los chicos querían alguien que tocara los sintetizadores… -te alegraste.
    Colocándose de pie, y juntando las partituras que tenía sobre el piano, el chico de cabellos negros miró a la fémina a su lado, y ella también se puso de pie, sin siquiera hablar. Pero tú, aún esperabas una respuesta que el joven había considerado obvia y había obviado… mas viendo que no comprendías, volvió a hablarte.
    - Lo siento, pero no me interesa -recalcó él- pero estar ensayando en un grupo significaría demasiado tiempo lejos de Amy, de mi hermana…
    - Pero Dennis, si tu quieres…
    Y ahí comprendiste. Pero tú tampoco eras lenta para actuar.
    - Amy… -interrumpiste- ¿Sabes tocar algún instrumento?
    Realmente tu pregunta los sorprendió. La chica de cabellos ondulados y ojos verdes volteó su rostro primero hacia la izquierda, y viendo que su hermano hacía un gesto con sus ojos indicándole que hiciera lo que quisiera, ella volvió su vista hacia ti, y sonriendo, te dijo que sabía tocar la guitarra. Y ahí te diste cuenta que querías que esos dos hermanos estuvieran en tu grupo, así que adelantándote unos pasos, volviste a hablarle a ella.
    - ¡Que bueno! Mira, también necesitamos un bajista, y nuestro guitarrista toca muy bien la guitarra y el bajo, así que te podría enseñar si tu quieres y…
    - Eres muy insistente ¿verdad? Lo siento, pero no nos interesa.
    Esa voz, era de Dennis. Esa mañana los escuchaste decirte que no les interesaba tocar en tu grupo, pasando luego a tu lado como si no existieras. Pero tú ya habías colocado tus ojos en ellos, y no ibas a parar hasta conseguir que tocaran contigo: la idea de Mark de formar una banda te había entusiasmado demasiado, y ahora que sólo faltaban dos músicos para obtener la formación ideal, no ibas a darte por vencida tan fácil.
    Así fue como los perseguiste durante dos semanas. Te aparecías en el curso de Amy, un año menor a ti, quien todavía iba a la escuela media, y le habías dicho a Matt que te ayudara con Dennis el cual era su compañero de clases. Les insistías en los almuerzos, en los descansos, a la salida del colegio… pero todos tus intentos terminaban con rechazo, hasta una tarde en que Mark quiso ensayar en la escuela, y los dos hermanos los escucharon.
    Desde ese entonces, fueron cinco.
    Los días pasaron y con ellos los ensayos y el volumen de su música. Armaron muchos temas, y muy pronto se hicieron conocidos en su escuela, por ensayar ocasionalmente en el salón de música del Instituto. Por eso mismo, y porque su música tenía un ritmo contagioso que calaba como veneno en la piel de los oyentes, fueron invitados a tocar en la fiesta de despedida de fin de curso, que organizaban los de tercero, el último curso, para toda la secundaria.
    Se enteraron de esa propuesta un mes antes, y se prepararon como nunca para dar lo mejor de ustedes, hasta que finalmente esa noche llegó. Eran cerca de los doce de la noche, cuando todos estaban parados tras el escenario esperando que fuera el momento de entrar, sabiendo que aún no tenían un nombre para el grupo. Con nervios alzaste tu mirada hacia las largas telas blancas que adornaban el gimnasio del Instituto como si fuera un gran salón, y tuviste la mejor idea en años.
    ¿Aún lo recuerdas, verdad Loreley?
    Decidieron llamarse Middle Night… porque tocarían en el medio de la noche, como si sólo fueran ustedes, y sólo para mostrar lo que les gustaba hacer.


Bueno, esto ha sido todo por hoy, y espero que les haya gustado. Su frustrada escritora se está durmiendo, así que mejor me dejo de palabrerías y me voy a pegar las pestañas antes de quedar dormida sobre mi adorado teclado. ¡Gracias por leerme! Y nos estamos leyendo en el próximo artículo.

Disclaimer: la historia me pertenece en su totalidad, pero losfragmentos de la canción son la letra traducida de "It Only Hurts" de Defaults.

Tags: literatura, novela, drama, terror, música, banda, rock

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Aldair_88
S?bado, 08 de noviembre de 2008 | 4:14
ke bueno!!! As? que primero otro amor, me gust? tantisimo este cap. sobre como conoci? a Amy y Denis, pero a?n no descubro porque ese ser extra?o le est? sacando lo ke tan importante es para Loreley.
Autor: BlueBrain
S?bado, 08 de noviembre de 2008 | 15:56
as? quee Loreley dej? a Mark por el rubito!!
Ya me imagino quiene es el proximo a desaparecer...
Muy bueno el cap. Hoy temprano no me dejaba entrar miarroba, pero al menos llego el segundo.
S?bado, 08 de noviembre de 2008 | 17:31
me encanta cuando la historia vuelve al pasado para poner sobre el tapete los recuerdos de los personajes, ello ayuuda a entender muchas cosas. Tal parecer?a que Loreley debe aprender no s?lo desde su presente sino tambi?n desde su pasado
Te felicito por este cap?tulo, me encanta como describes las situaciones y como adentras al lector en ellas.
S?bado, 08 de noviembre de 2008 | 20:18
pues ha estado bueno el capitulo, realemente interesante saber como se formo la banda era algo q me tenia muy colgado. el cap estubo realmente bueno.

salu2
Domingo, 09 de noviembre de 2008 | 11:14
Hola! Antes que nada much?simas gracias por haberse pasado para leer la historia. La verdad, yo pens? que desde antes sospechaban de MarkxLoreley, ya que fui dejando indirectas en casi todas las escenas que ellos dos han tenido solos. En fin, el single que viene sigue siendo un flashback, pero ya aparecer? la muerte nuevamente. ?Gracias por leer! Nos estams viendo!
Autor: Foxys
Lunes, 10 de noviembre de 2008 | 6:33
seee si de marckxloreley se sospechabaaa jejeje se ve?an muuy amigitossss :P
me ecntooo jojoo bueno por lo menos de esa "relaci?n" sacaron algo muy productivo como la vanda no?
:P exelente cap mi ni?iiia! xfun

(a mi me gusta m?s la paereja marckxLoreley)
Viernes, 14 de noviembre de 2008 | 14:39
Pues m?s vale tarde que nunca... as? los leo casi seguidos n.nU te ha quedado muy lindo el cap?tulo, es bueno saber como se form? la banda... ayuda a saber xq son tan amigos y es incre?ble ver como puede jugar el destino, me ha encantado!!!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+