cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 24 de octubre de 2008

Hola chicos!! ¿Qué tal? Antes que nada les pido disculpa por mi pereza de no publicar nada entre semana, pero es que la facultad me tiene muy mal. Encima tengo una idea para un OneShot, y no tengo tiempo para escribirla. En fin, en vez de seguir llenando esta introducción de palabras, los dejo con el quinto Single de LoveSong, que hoy se trae otra canción... creo que cada vez me cuesta menos escribir los recitales. ¡Bueno ya! Me dejo de palabrerías, y los dejo con la lectura...


“lo rebajaste completamente, lo odiaste… pero desgraciadamente, tu vida dependía de él”

    Era demasiado, y estar sentada sola en el parque de tu mansión, no te ayudaba para nada. Entornaste los ojos exhalando el aire restante de tus pulmones, mientras inclinabas la cabeza hacia delante, para luego enfocar que tus ojos el verde césped del lugar. ¿La realidad aún tenía que cambiar? Eso era lo que ese ser te había dicho, pero que tú te empeñabas fervientemente en evitar. 
    Usando tus manos como impulso, te pusiste de pie en un momento, y dejando que tus piernas te guiaran, comenzaste a caminar hacia el interior de la gran casona. Con parcimonia, te movías por los pasillos y habitaciones caminando cercana a las paredes, con tu índice derecho sintiendo las mismas, como si fueras una niña pequeña… y esto lo hacías porque en ese momento te sentías así: asustada de cómo el mundo podía llegar a cambiar para ti.
    Queriendo ser consciente de tus pasos, llegaste ante una gran puerta de madera que bien conocías, y tomando el picaporte con tu diestra, dudaste unos segundos de si abrirla o no. Pero tú ya eras una adulta que se hacía responsable de su trabajo, y sabías que debías entrar; lo que no esperabas era que ni bien hubieras abierto la puerta, una hermosa melodía lenta y tranquila, cubriera tus oídos.
    Eran acordes largos y tranquilos del sintetizador que sonaba con timbres de piano y cuerdas, mientras la batería marcaba un ritmo certero pero lento, dejando a la guitarra colgar algunos bajos cada cierto tiempo. Acercándote lo que más podías al vidrio, observaste a Dennis tocar con los ojos cerrados mientras una mueca en sus labios te hacía notar que estaba triste; Mark estaba tocando sin preocuparse por nada, como siempre, mientras sus ojos se dirigían al rubio que, dos metros delante, tocaba la guitarra mientras se acomodaba en una banqueta alta frente al micrófono… y comenzaba a cantar.

“Yo seré tu sueño,
seré tu deseo, seré tu fantasía.
Yo seré tu esperanza, seré tu amor,
y todo lo que tú necesitas”

    La voz de Matt era tan tranquila, tan serena, tan dulce… te perdiste en ella y en los gestos de ese chico que capturaba toda tu atención. Parado del otro lado del vidrio, el rubio ocasionalmente arpegiaba un acorde con su guitarra acústica, para luego tomar el micrófono con su diestra, mientras sostenía la púa entre su índice y su pulgar. Respirando de una forma muy atractiva para ti, él continuó cantando.

“Te amo más cada vez que respiro,
sincera, loca y profundamente.
Seré fuerte, y seré leal,
porque estoy contando con…”

Y realmente no esperabas lo que iba a decir después, no esperabas verlo apretar su mano en el micrófono, como si lo que dijera realmente lo estuviera sintiendo de corazón… y no esperabas que esas palabras fueran la esperanza oculta que tenías desde el accidente, y que sabías muy bien que jamás se cumpliría...
…porque todo era una horrible pesadilla.

“…un nuevo comienzo,
una razón para vivir,
y un significado más profundo”

    La batería hizo un pequeño redoble, y comenzando a rasguear continuamente, Matt elevó el volumen de su voz, sin que ésta dejara de ser dulce y tierna, pero a su vez decidida. Llevaste las manos extendidas hacia tu rostro cubriendo tu boca que se contorneaba en un gesto al tratar de contener las lágrimas que amenazabas con llorar: no esperaste nunca que en ese momento, Matt abriera los ojos mirándote frente a frente, sonriéndote, y cantándote a ti… sólo a ti.

“Quiero estar contigo en una montaña,
y quiero estar contigo en el mar…
quiero estar de este modo para siempre,
hasta que el cielo caiga sobre ti"

    Y eso no lo soportaste.
    Lo viste decirte un “te quiero” con sus labios, y tú soltaste un profundo sollozo casi contenido, para luego dirigirte hacia la otra puerta, y entrando a la sala de grabación, arrojarte en sus brazos, mientras Mark y Dennis dejaban de tocar ante tal interrupción.  Pero sin importarles lo que los otros sentían, él te abrazó moviendo la guitarra hacia atrás, atrayéndote por la cintura, enredando sus dedos en tus largos cabellos castaños oscuros, dándote un beso en la mejilla, y susurrándote palabras de amor en los oídos.
    - Todo va a estar bien… -te dijo, y tú te aferraste más fuertemente a él- yo seré fuerte por los dos, my sweet honey
    - Te quiero… Matt, te quiero…
    Eras egoísta, pero se sentía tan bien estar entre sus brazos, como si sólo fueran ustedes dos y el mundo no existiera. Era tan perfecto estar abrazándolo y sintiendo sus caricias, que no reaccionaste hasta que Jack carraspeó su voz cerca de ustedes, y Mark hizo un redoble en cadencia con su batería, haciendo que algunos -incluyendo a tu novio- soltaran una pequeña risita.
    - Viendo que la pareja se encuentra bien… -comenzó a hablar Jack, son un poco de ironía en su voz- ¿Podrían continuar la melosa interpretación de esta balada romántica?
    Otro redoble de la batería culminó su frase, y tras fulminar al perpetrador de tan vil acontecimiento con su mirada, tu productor se encaminó hacia la puerta, pero justo en eso tú le pediste que se detuviera. Al mirarte, le sonreíste, y separándote de Matt comenzaste a hablar.
    - Perdón… a todos… -dijiste, y el rubio apretó tu mano, la cual aún sostenía- Siento estar así, prometo dar todo de mí en estos ensayos y grabaciones, como siempre… -los miraste y ellos, todos ellos, te sonrieron- ¿Ensayamos?
    Acercándose hacia donde tú estabas, Jack tomó el otro micrófono que continuaba en el pie que tú habías usado, y tendiéndotelo asintió en un gesto de aprobación, que tú entendiste completamente: de ahora en más cantarías sin importarte nada, ignorando las dudas que asaltaran tu mente… o al menos, eso fingiste hacer, porque muy bien sabías que al momento de cantar era imposible no pensar en tus propios pensamientos.
    Acomodándote en tu posición, encendiste el micrófono y miraste a tus compañeros, diciéndole con los ojos a Matt que comenzara él la próxima estrofa. El levare de la melodía fue una escala de notas del sintetizador, y muy pronto el sonido de la batería y de la guitarra completó el lugar, llenando cada parte de tu ser, colmando cada fibra, cada poro, mientras cerrabas los ojos y recordabas esa letra tan hermosa.

"y cuando las estrellas están brillando en el aterciopelado cielo,
yo pido un deseo que envío a dios
haciéndote llorar”

    Se miraron en un segundo, mientras tú acercabas el micrófono y esperabas la señal para volver a cantar, esta vez luciendo tu voz grave y tranquila que estrenarías en esa, la primera balada de Middle Night.

“las lágrimas de alegría por todo el placer de la certeza
de saber que estamos rodeados por la comodidad y protección
de los grandes poderes…”

    - ¿Realmente tú estás protegida por los altos poderes?
    Una pequeña risa sarcástica resonó por la habitación, opacando ante tus sentidos la bella música que interpretabas, y muy pronto un gran frío comenzó a recorrer tu cuerpo. Pero tú, Loreley, te negabas a prestarle atención.
    - ¿Estas segura? -volvió a preguntar, pero tu cerraste los ojos- Tus propia canción aclarará lo que piensas ahora…
¿Lo haría? ¿Acaso la canción… te delataría? ¿Te obligaría a pensar en algo que no querías? No, debías ignorarla, debías fingir que todo estaba bien, tal y como se lo habías prometido a todos hacía sólo unos minutos.

“…porque en las horas solitarias,
las lágrimas te devoran”

    Y no pudiste evitarlo. Aprovechando que Matt cantaba el estribillo, abriste los ojos sólo para ver el reflejo de un vil metal arqueado, sostenido sobre un gran bastón, y volteaste hasta que tus turquesas se fijaron en la guadaña que ese ser sostenía apuntándote hacia ti, como siempre lo hacía. ¿Acaso tú siempre eras su mira? ¿Tú eras su objetivo? No lo entendías, y no querías hacerlo.
    Te habías decidido a ignorarla…pero ella no te lo iba a permitir.
- Ya estás olvidando a Amy ¿verdad? -su voz asexuada te repugnaba cada vez más- Deja de simular, Loreley, se muy bien que me estás escuchando… y por eso mismo te diré algo.
Volviste tu mirada perdida en los gestos de Matt hacia esa figura, que vestida de negro en su totalidad, ocultaba sus formas en esa extraña túnica que cubría su cuerpo. Lo rebajaste completamente, lo odiaste… pero desgraciadamente, tu vida dependía de él.
    - Te lo diré: la desaparición de la vida conocida como Amy Duffaur afecta la existencia de alguien más… y ese alguien va a desaparecer…
    Pero decidiste ignorarlo. Querías cantar y olvidarte de todo, pero tú misma inconscientemente desconocías que la letra que ibas a pronunciar, sería la sentencia que determinaría quién desaparecería, de quién te despedirías… a quien olvidarías. Nuevamente tu vida volvería a cambiar, tu vida y tu mundo.

“¿No puedes verlo, baby?
Tú no tienes que cerrar tus ojos,
porque está parado frente a ti,
ya que todo lo que necesitas, seguramente llegará”

    Mas cuando realmente le prestaste atención a lo que la letra decía, reaccionaste y te quedaste de pie, pretendiendo repasar la partitura sin querer ir a escuchar los consejos que Linda y Jack comenzaron a ofrecerles, mientras hablaban con Mark y Matt, al tiempo que uno se secaba la frente con una toalla de mano, y el otro bebía compulsivamente de una botella con agua mineral. Suspirando y soltando la partitura sobre el atril, escudriñaste todo con tu mirada, para detenerla en ese chico de de altura mediana, ojos verdes como su desaparecida hermana, y cabello corto negro y lacio, que tocaba repetitivamente el mismo sol en el teclado, una y otra vez.
    - Dennis… -murmuraste cuando estuviste cerca, y él alzó su rostro, sin dejar de tocar esa nota- ¿Estás bien? Te noto distante…
    Le ofreciste la botellita con agua que traías entre tus manos, pero él negó cordialmente con un gesto. Dejando en paz esa nota en el teclado, separó sus dedos marcando un firme y grave acorde sustraído, que con su falta de modo te hizo sentir exactamente lo que él estaba pensando.
    - Loreley… ¿Nunca has sentido que te falta algo?
    Fue entonces cuando lo comprendiste, captaste el mensaje de la Muerte y lloraste por dentro al entender su significado, pero querías mantener la esperanza, querías saber que podías cambiar lo que iba a pasar.
    - …me siento solo -continuó-, como si una parte de mí hubiera desaparecido.
    Tu piel se erizó al sentir el repentino frío, y supiste que algo no andaba bien. Pensaste lo que le dirías, querías transmitirle que todo estaría bien, que nada malo acontecería… pero no te dejaron hacerlo. Ingresando en la sala, Mark comenzó a reclamarte como colíder de la banda, mientras golpeteaba su pie izquierdo en el suelo, apremiándote con vanos argumentos sobre las decisiones a tomar. Pasando por unos segundos del baterista, volviste tus ojos hacia Dennis, pero él te hizo un ademán para que fueras con ellos.
    - Ve… está bien por mí…
    Y te sonrió. Y tú le sonreíste.
    Y ese fue el adiós.
    Te fuiste con Mark y Matt para hablar con los demás sobre los futuros proyectos, y cuando volvieron a entrar en esa sala de ensayos, los teclados habían desaparecido. Deteniéndote en seco observaste la sala, y te sentiste morir por dentro al ver a Mark sentándose en su amplia batería, mientras Matt se sentaba en la banqueta alta con un bajo colgado de sus hombros, y apoyado sobre sus piernas.
    Pero ese, no era un bajo cualquiera: era el de Amy, aquel que tú le habías regalado cuando el rubio le enseñó a tocar ese instrumento, en aquellos años de Instituto que jamás olvidarías. Ni siquiera atinaste a moverte: te quedaste en el medio de la sala, y no escuchaste la voz de Matt, hasta que te llamó por tercera vez.
    - Loreley… -te preguntó, y hacía años que no te llamaba por tu nombre, siempre te decía de amorosas formas anglosajonas- ¿No vas a colgarte tu guitarra?
    Asintiendo con un gesto, caminaste hacia donde ahora se encontraba el micrófono, con una guitarra apoyada en el piso sobre su propia funda. Te la colgaste con tranquilidad, y conectando el cable en ella, retrocediste hasta el conector donde debías enchufarla. En el trayecto, aprovechaste para ladear tus ojos hacia ese bajo que Matt sostenía, y como era de esperarse, te diste cuenta que la firma y dedicatoria de Dennis que tenía escrita, había desaparecido.
    - Ya cada vez faltan menos, Loreley…
    Mas esa voz repercutió en tu cuerpo. Te acercaste al micrófono, quisiste cantar, intentaste moverte… pero una gran opresión te asfixiaba desde adentro, parecía que te golpearan, era como si te mataran: te faltaba el aire, no podías sostenerte, no comprendías las voces que llamaban tu nombre.
    Te desmayaste.
    ¿Serías capaz de comprender el verdadero significado de esa desaparición?


¡Y esto es todo por hoy! Les dejo la canción que usé en este capítulo. Y bueno, gracias a los que lean y dejen mensajes, y nos estaremos leyendo! ¡Éxitos!

Disclaimer: la historia me pertenece en su totalidad, pero losfragmentos de la canción son la letra traducida de "Truly Madly Deeply" de Savage Garden. La dejo para que la escuchen, si quieren:

 


Tags: literatura, novela, drama, misterio, locura, banda, rock

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: BlueBrain
S?bado, 25 de octubre de 2008 | 5:05
imaginaba que desaparecer?a tambi?n el gran amigo, el hermano de la primera en desvanecerse.
Que bien describes los sentimientos de Loreley y el momento del ensayo es grandioso, me pareci? estarlo viendo y sent? la confusi?n y el dolor de Lorey. Te felicito, este cap?tulo estuvo espectacular xfun
Autor: Aldair_88
S?bado, 25 de octubre de 2008 | 5:52
???NNNOOOO!!! Ahora tambi?n desaparece Dennis!!!
Ke terrible estar en la situaci?n de Loreley, si me pasara eso, no s? como reaccionar?a
Me encanta tu estilo de escribir. Tu manera de describir los sentimientos de la protagonista me hacen vivir cada detalle como si me pasara a m? misma.
Excelente este cap?tulo, pero desesperante por las duras p?rdidas.
Espero la pr?xima entrega, quiero saber porke castigan a Loreley de esta manera despiadada.
S?bado, 25 de octubre de 2008 | 14:54
wuow este cap me dejo sin palabras, ya es demaciada la impotencia q debe sentir loreley, al perder sus seres queridos, debe ser muy desesperante.

el capitulo estubo muy bueno.
Domingo, 26 de octubre de 2008 | 10:19
increiblemente atrapante la trama. Adem?s de perder a Amy tambi?n pierde a Dennis, es algo terrorifico.
Excelente la forma en que planteas la trama, manteniendo el suspenso hasta el ?ltimo rengl?n.
Domingo, 26 de octubre de 2008 | 18:21
Hola!! Chicos, much?simas gracias por leerme!! Y s?, los entiendo perdectamente: que alfuien querido desaparezca de esa manera tan s?bita es lo que m?s me hace pensar ?qu? har?a yo en esa situaci?n? la verdad, no lo s?... ?Ah! Me olvidaba de comentarles que en el pr?ximo single se viene la primera discusi?n de la Muerte con Loreley.
?Gracias a todos por leer!
Autor: Foxys
Lunes, 27 de octubre de 2008 | 7:24
xwinterxwinterxwinterxwinter
ni?a! me gust? mucho como escribiste el recital
y como quedo de bien con la canci?n!
exelente cap y espero con ansias la pelea de Loreley con la muerte XD

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+