cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 11 de octubre de 2008

Hola a todos!! ¿Cómo están? Bueno, aquí me vengo con otro capítulo de "LoveSong", y sinceramente espero que les guste... Las cosas se están enredadon mucho en la trama, y prometo que todo va a tener una explicación real y coherente en el último capítulo de la historia. ¡Lo prometo! En fin, los dejo con la lectura, esperando que leer sus comentarios.


“¡tú no eres la muerte!
 La muerte es una aberración de una mente insana: ¡tú no existes!”

    - ¡Cállate! ¡Tú no puedes ser la Muerte!
    Tu voz sonaba estrepitosa cuando manteniendo los ojos cerrados, le gritaste a esa entidad de capucha negra, que estaba de pie frente a ti. Le quitaste el velo a tus turquesas, pero grande fue tu sorpresa al percatarte que no había nadie frente a ti; sin embargo, un frío intenso comenzó a helar tu lado derecho, y volteándote violenta, te escurriste de un salto hacia la posición anterior del encapuchado, ya que éste ahora estaba frente a la cajonera.
    - ¡La Muerte no existe! ¡Vete!
    - No puedo irme… porque eres tú quien está muerta: en este momento, no existes…
    Las palabras que esa voz grave y rasposa, pero un tanto asexuada pronunció, fueron como estacas que se clavaron en tu pecho, que ahora se movía rápido debido a tu agitada respiración. Te quedaste quieta y en silencio, dejando que sólo el ir y venir de tus casi jadeos inundara la habitación, mientras tú tratabas de contener tu ira…pero no pudiste: era imposible estarse tranquilo en esa situación.
    Sin embargo, aquél que se había presentado ante ti como la Muerte, continuaba impertérrito sosteniendo su guadaña en la mano izquierda, cuyo filo apuntaba hacia ti.
    - ¡Es mentira! -le gritaste al fin, y sólo viste una pequeña sonrisa sibilina curvando los labios de esa figura, que eran lo único que alcanzabas a ver, además de sus manos- ¡Yo no puedo estar muerta! Yo respiro, siento, escucho… mis sentidos me dicen que sigo existiendo… ¡Y mis sentidos no mienten! ¡Vete de una maldita vez!
    Sin pensar demasiado, o quizás pensándolo mucho, estiraste tu mano derecha hasta tomar el pequeño florero con las ahora flores secas, y las arrojaste hacia esa entidad mientras cerrabas los ojos, y sólo escuchabas el ruido del estallido de la porcelana, y el correr del agua.
Fue cuando tus piernas quedaron vencidas por el peso de tu propio cuerpo, obligándote a arrojarte al suelo de espaldas al mueble y temblando por esa mezcla tan particular del miedo y el nerviosismo, cuando la puerta se abrió, dejando contorneada en el marco una figura que reconociste bien. Matt, tu novio, entró caminando apoyado en sus muletas, hasta que al encender la luz con un forzado movimiento, vio tus temblores y escuchó tus gemidos poblados de lágrimas.
    Su gesto se desfiguró al encontrarte de esa forma, y tras acercarse unos pasos soltó las muletas tirándolas lejos, para luego arrojarse en tus brazos, pudiendo abrazarte y tratar de calmar esas lágrimas y ese llanto que convulsionaba tu altanero pecho.

“[…] tú lo mandas lejos cuando yo lo entrego
mi vida, mi orgullo está roto […]”

    Había pasado una semana desde ese incidente y ya habían vuelto a su mansión en París, donde tú y Matt compartían un amplio dormitorio. Sin embargo, ese día martes era la reunión con la disquera para plantear las bases del nuevo album de Middle Night.
    La camioneta de lujo color negra reluciente, aparcó en el estacionamiento del edificio, y muy pronto Dennis corrió la puerta rápidamente, comenzando a pedirle a su hermana que se arrojara sobre él, como si se tratara de un príncipe; escuchando los gritos de Jack, su productor, Amy saltó desde la puerta sobre su hermano, sólo para calmarlo, mientras Matt caminaba a tu lado quejándose porque con una pierna quebrada no podría sostenerte.
    Suspiraste. Ya casi había olvidado ese incidente, al ver que todo volvía a la normalidad… o al menos, lo aparentaba.
    Se encaminaron al ascensor, y decidieron dividirse en dos grupos, porque con las muletas de Amy y Matt, no entrarían los seis juntos en el ascensor. Por eso, dejaron a Jack y a los dos hermanos subir en uno, y tú junto con Mark y Matt quedaron esperando el otro ascensor, que tardaba considerablemente. Cuando al fin llegó, luego de algunas bromas del baterista para con el guitarrista finalmente abordaron, y tú fijaste tus ojos en la hermosa vista de la ciudad que se tenía al pasar el décimo piso, ya que una de las paredes del ascensor, era solamente de vidrio.
    Casi media hora después de eso, te encontrabas junto con tus amigos sentados alrededor de una gran mesa, con Linda y Jack a cada lado, mientras que el jefe de la disquera se encontraba frente a ustedes.
    - Y bien… -dijo al fin el Presidente- ¿Qué es lo que tienen pensado? Supongo que por el estado médico de la mayoría de los miembros, sólo Dennis y Loreley se encuentran en condiciones de filmar los dos comerciales que tienen propuestos. ¿Verdad?
    - Exactamente… -Jack ya había abierto su libreta, y se encontraba tomando notas de las palabras del hombre- Además, ya tenemos tres canciones planteadas para el nuevo album, que fueron compuestas durante la gira ‘Luces Nocturnas’, y que sólo faltan grabar…
    - Linda… ¿Tus qué estás tramando? –contestó el Presidente, asintiendo a las palabras del hombre asiático-europeo.
    - Usando mis contactos, conseguí que los masters para las grabaciones del álbum, sean dos de los mejores en el ramo aquí en Europa. Además… estoy planeando algunas cosas para los futuros conciertos.
    - Excelente… ¿Y ustedes? ¿Cuántas canciones quieren componer?
    - Estábamos pensando en doce canciones, señor Presidente… -dijo Mark, mientras tú a su lado asentías, como colíder de la banda- De esas tenemos tres canciones, y en el resto vamos a comenzar a trabajar ahora…
    - ¡Perfecto! Tendrán nuevamente el apoyo total de la disquera, pero tienen seis meses para grabar el proyecto, y luego deberán comenzar con las sesiones fotográficas y los videos, para ya anunciar la próxima gira, que deberá ser de un año, aproximadamente, y ya veremos qué localidades…
    Así, continuaron discutiendo largamente hasta que anocheció, y montándose en la van nuevamente, emprendieron el viaje de retorno.
   
“[…] te gusta pensar que nunca te equivocas,
porque vives según lo que has aprendido […]”

    La mansión donde vivían, era una gran casona ubicada en la zona acaudalada, con un gran patio delantero y un enorme parque trasero. Por dentro tenían una sala de grabaciones totalmente equipada, y una sala de ensayos insonorizada, mientras que también había salas de recreo y algunos juegos en el parque trasero. Las habitaciones eran individuales muy amplias y en suite, salvo que tú y Matt compartían la misma, y dormían juntos.
    Y todo eso, lo habían hecho hacía ya dos años atrás, mientras ustedes estaban dando la segunda gira del grupo.
    Esa noche, ni bien arribaron Amy y tú decidieron que se darían un baño juntas como hacía mucho que no lo hacían. Las carcajadas de la morena de rulos inundaron la sala, mientras se quejaba de que tú le hacías cosquillas al quitarle el pantalón, ya que el amplio yeso que tenía le dificultaba en exceso moverse.
    Tras preparar la tina de hidromasajes, comenzaste la odisea para ayudar a tu amiga a introducirse, sin que el susodicho e incómodo yeso se le mojara. Luego muchas risas e insultos desperdigados en el aire, finalmente te derretiste dentro del agua, sintiendo como cada fibra de tu cuerpo se ablandaba, al sentir esas bien moduladas ondas de agua chocar contra tus tensionados músculos.
    - Esto es exquisito…
    Amy volteó sus ojos verdes así ti, y esa chispa de confianza se trasladó hasta los tuyos. En ese momento, sonreíste despreocupada recordando el momento en que hacía ya seis años, la habías conocido, en una tarde de instituto cuando su hermano tocaba el piano en la sala de música del colegio. Y llegaste a una conclusión: realmente eras afortunada al tenerla por amiga.
    Casi una hora después, ambas volvieron a repetir la odisea anterior pero esta vez eras tú tratando de ayudar a tu amiga a salir de la tina. Luego de algunas patinadas y pisadas en falso, seguidas de más risas, Amy salió primero y tú te quedaste arreglando tu ropa.     Mas cuando saliste cerrando la puerta tras de sí, viste que frente al gran ventanal de ese pasillo se encontraba una silueta que odiaste reconocer.
    - El césped está al otro lado de la ventana… -dijiste con tu voz más cruel- Vete con tu guadaña a cortarlo, no te quiero de este lado…
    Giraste sobre tus talones hacia la izquierda, y comenzaste a caminar en ese sentido, cuando una voz a tus espaldas te hizo girarte violentamente, con los nervios crispados.
    - No deberías desafiarme de ese modo… recuerda que yo soy la Muerte…
    - ¡Tú no eres la Muerte! La muerte es una aberración de una mente insana: ¡tú no existes! -contestaste a los gritos.
    - Entonces tu propia mente reconoce su insanidad…
    Apretaste los puños tragándote tu orgullo. Tus ojos se fijaron en esa figura cubierta por una túnica negra que sólo dejaba a la vista sus manos finas y con las uñas esmaltadas en negro, que terminaba en una capucha del mismo color, que crubía totalmente su rostro, dejando visible ante ti, sólo el mentón delgado y fino, y unos labios que volvían a mostrar esa sonrisa macabra.
    - Loreley Parker, tengo una sentencia para ti… -dictaminó, apuntando el filo de su guadaña hacia ti- debido a ti, Amy Dufaur desaparecerá…
    No reaccionabas… al menos no coherentemente.
    - ¿Qué?
    - Amy ya no es necesaria en tu mundo: debe desaparecer…
    - ¿¡Pero quién te dijo que podías entromet…!?
    - ¿Loreley? ¿Estás bien?
    Tu grito desesperado fue interrumpido por la voz de Mark, quien ahora estaba a tu lado mirándote con la duda en sus ojos ambarinos. De altura cercana al metro ochenta y cinco y músculos bien formados, sus brazos lucían cerca de los hombros unos cuantos tatuajes tribales en color negro, que resaltaban llamativamente sobre su piel naturalmente trigueña; además,  llevaba el cabello negro corto y peinado con gel hacia arriba en la parte delantera.
    - ¿Contra quién peleabas, Loreley? -tranquila, su voz siempre era tranquila.
    - ¿No la ves?
    Con tu voz cargada de duda, alzaste tu mano izquierda apuntando con tu índice hacia donde estaba la Muerte, esbozando nuevamente esa sonrisa sibilina en su boca. Sin embargo, Mark ladeó su rostro hacia donde tú señalabas, y luego negando con la cabeza, volvió a mirarte con un dejo preocupado.
    - No te esfuerces, Loreley… -volvió a decir esa aborrecible identidad- Amy desaparecerá de todas formas…
    Ibas a contestarle, pero tu cuerpo ni siquiera atinó a moverse bajo tus órdenes. Una fuerte contracción en tu pecho te obligó a inclinarte hacia delante alzando tu mano hacia esa parte, mientras unos pequeños gemidos de dolor se escapaban de tu boca. Escuchaste la voz de Mark llamándote, y sentiste sus manos en tus hombros, pero sólo pudiste entreabrir los ojos para fijarlos en los de él, para agazaparte bajo su poderoso pecho, tratando de dilucidar qué te estaba pasando.
    Pero no pudiste controlarlo: esos golpes eran cada vez más fuerte, más, más y más… hasta que se detuvieron.
    Creíste desvanecerte pero el morocho te jaló por la mano izquierda, para luego abrazarte y alzarte en sus brazos protectores. Te aferraste con fuerza a ese cuerpo que una vez fue tuyo, y que ahora caminaba contigo en brazos, seguramente llevándote hacia el dormitorio. Sentiste la vibración de la garganta de Mark al pronunciar el nombre de tu novio, chocar contra tu frente apoyada en su cuello, y luego la voz de Matt comenzó a llamarte… pero tú no reaccionabas... ni siquiera cuando el morocho te recostó en la cama, y el rubio abrazó tu cuerpo.
   
    Era de mañana ya cuando despertaste por el resplandor del sol en tu rostro, y sin siquiera cerciorarte que aún traías puesta la ropa de la noche anterior, azotaste la puerta del dormitorio en dirección a la habitación de Amy. Al llegar golpeaste con el dorso de tu mano en la puerta, pero al no recibir respuesta, abriste la puerta violentamente, y te paraste en seco al ver lo que había en ese lugar.
    De pisos alfombrados y paredes recubiertas por material acústico, una batería se alzaba imponente en una esquina cerca de la ventana, mientras que del otro lado se hallaba preparada la guitarra sobre un pie, un micrófono y dos teclados sobre sus respectivos pies, colocados en forma de L: estabas frente a otra sala de ensayos…
    Pero tú podrías jurar sobre tu propio cadáver que esa era la habitación de Amy.
    Desesperada, volviste sobre tus pasos hacia el dormitorio donde agradeciste que Matt se estuviera bañando. Con pasos sigilosos te acercaste hacia la cajonera que había en una de las paredes donde arriba tenías muchos portarretratos con fotos de momentos inolvidables del grupo. Miraste con ansias los casi treinta marcos que subían hasta colgarse en la pared, pero en ninguno hallaste una sólo aparición de Amy.
    Pero tú podrías jurar por tu vida que en esas fotos parecías con Amy.
    Ya histérica, te acercaste hacia el cuadro del disco de oro que habían ganado con su segundo álbum, y fijaste tus ojos en su portada… donde aparecías tu en el frente cantando con el micrófono de pie inclinado hacia delante, y detrás de ti Mark, Matt y Dennis, tocando sus respectivos instrumentos.
    Pero tú podrías jurar por el mundo entero que en esa portada aparecía Amy tocando el bajo en primer plano y justo a tus espaldas.
    Las lágrimas comenzaron a caer de tus ojos aún cuando no entendías ni comprendías la situación, hasta que nuevamente el mismo frío sórdido cobijó tu cuerpo anunciándote la presencia de alguien más en ese cuarto… alguien a quien sólo te limitaste a mirar de reojo.
    - Tú de nuevo… ¿es que no sabes cuándo rendirte? -preguntaste amargamente.
    - Eres tú quien no se doblega ante la verdadera autoridad, Loreley… -te dijo con su voz rasposa- Amy ya no existe: nunca existió… Ahora la realidad ha cambiado, y en este mundo yo, la Muerte, soy la autoridad.
    Y se desvaneció entre las sobras, dejando a tu confundida mente rodeada por una sola pregunta: ¿tan efímera era la existencia de Amy, que todos los recuerdos junto a ella se habían perdido en un suspiro del tiempo?
    Quizás la respuesta a esa pregunta, nunca la sabrías.


¡Esto es todo por hoy! Como saben, el próximo capítulo (Singles, para esta historia) lo publicaré el próximo viernes de madrugada, o a más tardar el sábado a la noche, porque resulta que mí rinde el sábado a las 8:30 de la madrugada, y tengo intenciones de promocionar esa cátedra. Así que les aviso que sí o sí -como siempre- el finde que viene tienen capítulo de LoveSong. Y sin más, nos estamos leyendo en el próximo artículo. ¡Éxitos!

Disclaimer: la historia me pertenece en su totalidad, pero los fragmentos de la canción son la letra traducida de "Points OF Authority" de Linkin Park.

Tags: literatura, novela, músicos, banda, muerte, misterio

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: BlueBrain
S?bado, 11 de octubre de 2008 | 6:07
que distinta, t?trica y analizable es este cap.,?realmente es tan facil borrar una existencia?
Que se trae "la muerte" y porque la ha tomado con Loreley. Una trama muy diferente, me gusta tu estilo, espero con intensidad la continuaci?n
Autor: Aldair_88
S?bado, 11 de octubre de 2008 | 6:46
excelente capitulo!!!
Creo ke ya me est? trastocando la imaginaci?n, estoy esperando locamente el proximo para quitarme varias dudas. ?ke pas? con Ami? ?ke lecci?n debe recibir Loreley con actitudes tan dr?sticas?
Muy interesante esta trama, me alegro de haber votado para ke publicaras esta novela primero. Es atrapante!
Autor: Leona_Negra
S?bado, 11 de octubre de 2008 | 13:57
Wow!!! c?mo siempre me dejas sin plabras y con un mont?n de dudas ansiando el siguiente cap?tulo, que acciones tan dr?sticas toma la muerte pra ense?ar ?q lecci?n? esta historia est? cada vez m?s interesantem gracias por compartirla
S?bado, 11 de octubre de 2008 | 14:30
ohh, muy buen capitulo la verdad me gusto muchisimo.
se me hace muy dificil prever, lo q sigue esta muy buena la historia.
Autor: Foxys
S?bado, 11 de octubre de 2008 | 17:15
o_____________o
tremeeendo!xcrisis
esta historia est? mucho-muy atrapante xslash
me crispa la piel en pensar que algo as? susedi?ra xwinter
realmente muy bueno truenito ^_^ epero como siempre con ansias el proximo cap xfun
S?bado, 11 de octubre de 2008 | 20:33
EXCELENTE!!! xemotion
Cada cap?tulo es m?s intrigante que el anteriro. ?Qu? buena se est? poni3ndo esta historia!
xbad confiezo que un poco espeluznante, pero muy atrapante.
Te felicito y espero m?s, ?por supuesto!
S?bado, 11 de octubre de 2008 | 23:23
Hola chicos!! Much?simas gracias por leer! Me alegro que les haya gustado, y no era mi idea asustarlos con la trama, pero me alegro de haber causado alguna reacci?n en ustedes con esto que escrib?. ?Realmente les gusta la historia? ?Que felicidad!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+