cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Domingo, 08 de junio de 2008

Hola a todos!! Al fin traigo otro capítulo de "Fire & Forget", cumpliendo con la publicación semanal de esta historia escrita por mí, en el blog. Espero que les guste, que me dejen comentarios... y bueno, nada más, lo9s dejo con al lectura:


    - ¡Tienes que salir ya! ¡Diana! … ¡Abre la puerta! ¡ES UNA ORDEN!
    No podía. No en ese estado.
    Estaba con la espalda recostada contra la pared del baño, el casco tirado en el piso y sus ojos cerrados con fuerza. No era ella… pero si lo era… ¿Ella era Lune, o Diana, la diosa de la cacería?
    Estiró la mano derecha y jaló de la cadena, limpiando las huellas de la tormenta que tenía en su interior. Se acercó al espejo, y limpiándose el rostro, se perdió en sus propios ojos reflejados en él… Algo estaba haciendo mal…
    ¿Por qué Juno o Minerva nunca se habían sentido así? ¿Por qué la dualidad de personalidades a ellas no las afectaba?
    - ¡DIANA! -gritó la voz de la fémina tras la puerta- ¡Abres la puerta o entro a la fuerza!
    La aludida buscó su casco, y colocándoselo, abrió la puerta, para salir del baño e ir a buscar sus armas. Después de todo, el grupo de nórdicos acababa de salir hacia el acantilado este, y a ella le tocaba liderar el que se dirigía al acantilado oeste.
    - Vaya, Minerva… -dijo parándose enfrente- Esa forma de hablar es más propia de Juno que de ti…
    - Lo siento, pero me preocupas…
    Diana comenzó a caminar sin detenerse a escuchar las palabras de Minerva, pero ésta la siguió, hasta que consiguió detenerla por el brazo, para obligarla a voltear y observarla al rostro.
    - Ahora somos amigas, pero antes fuimos hermanas… -susurró Minerva, de forma que sólo la otra pudiera escucharla- Sé lo que te pasa… -Diana se sorprendió, pero su casco disimuló su gesto, y sólo la diosa de la sabiduría se percató de eso- Tú despertaste hace sólo cuatro años, es lógico que aún no encuentres el equilibrio…
    - Eso no debería ser así… -silencio- En este estado… no puedo ser útil.
    Con un pequeño forcejeo, se soltó de la mano de Minerva, y se dirigió hacia donde Venus y Libia la esperaban. Sin importar el grado de parentesco que hubieran tenido en la era mitológica, ahora ella era la encargada de controlar las operaciones de ataques, y la de ese mediodía dominado por los dioses.
    Se paró al lado de su motocicleta, y se colgó pistolas en sus piernas, abajo del brazo, una en la espalda, y varias dagas en las botas y el cinturón. Revisó el armamento de las otras dos diosas, y tras subirse a su moto, salió del hangar en dirección al acantilado oeste.
    ¿Qué era lo que estaba pasando?
    Conduciendo hacia el acantilado, se dio el lujo de recordar aquella noche en la que se levantó de su cama al escuchar el ruido de ametralladoras en la ciudad, y mirando la luna brillar a través de un pequeño agujero en la cortina, encontró en ella su identidad, su verdadero ser… sus recuerdos.
    Desde ese entonces, siempre había sentido a dualidad, de ser alguien durante el día, y otra persona durante la noche. Ambas concientes de la existencia de la otra, ambas concientes de ser una al mismo tiempo.
    Sin embargo, algo la atrajo a la realidad nuevamente.
    Frenó su moto drásticamente, y haciéndole una seña silenciosa a Libia y Venus, para que se escondieran en un callejón bastante angosto que había a unos metros de distancia.
    Muy pronto,  el sonido del ronroneo de un motor se hizo cada vez más fuerte, y pronto vieron cómo pasaba un jeep que se dirigía hacia el acantilado oeste. Diana esperó que se alejaran, y tomando un camino lateral, comenzaron a seguirlos con disimulo.
    Al cabo de unos minutos, el coche con los rebeldes se detuvo de un lado del acantilado, a unos metros de la ladera cubierta por minas, cuya ubicación sólo conocían los dioses en Nocturna. Una vez que se alejaron bastante, Venus se acercó por detrás al jeep, y con cuidado destrabó los protectores de las cubiertas, haciendo que estas se desinflaran lenta y sigilosamente.
    Escondiéndose detrás del jeep, Venus sacó su ballesta, y colocándole unas flechas especiales, le disparó certeramente a uno de los rebeldes, a quien la flecha fue a darle en el centro de la espalda, descargándole corriente eléctrica al tocarlo. Al sentir los gritos del hombre, los demás se dieron vuelta, permitiéndole a  Libia disparar desde el otro lado, y eliminar a otro de los rebeldes.

    Ante tanta presión, algunos intentaron bajar por la ladera, esquivando por casualidad las minas. Pero Diana no se iba a quedar atrás.
    Salió desde detrás del jeep con su moto, y saltando sobre la ladera, giró la rueda delantera hacia la derecha, inclinando su peso también hacia ese lado, derrapando por el césped que refulgía verde por la intensa luz del sol de mediodía.
    Inclinando su peso hacia delante y luego hacia atrás, levantó la parte delantera haciendo que la moto saltara, para luego caer en el camino inferior donde ya sólo dos de los rebeldes corrían aún con vida, ya que los otros habían encontrado las minas ocultas de la ladera.
    Aceleró bruscamente, y logró colocarse detrás de los rebeldes, justo cuando uno intentaba voltear para dispararle, Diana aprovechó la oportunidad para frenar la moto y darle una patada en el rostro, para luego dispararle y acabar con él.
    Con mucha paciencia, se colgó de nuevo la pistola, y sacando la ballesta, le cargó una flecha venenosa, y la disparó con seguridad y acierto hacia el líder del grupo de insurrectos.
    - ¡Diana! -llamó Venus desde la cima de la pequeña ladera- ¿Cómo está todo?
    - Éste lo dejé vivo… -comentó- Quiero saber algunas cosas, y por eso planeo interrogarlo… ¿Vienen?
    - Vamos…
    Libia se acercó desde detrás de Venus, y tomando sus motos bajaron mucho más despacio y tranquilamente la costa ladera, hasta llegar hacia donde se encontraba la diosa de la caza, que sacudía violentamente al hombre, para que tomara un poco de conciencia, debido a que el veneno le estaba haciendo efecto más rápido de lo esperado.
    Al llegar, Libia se agachó, y le quitó todas las armas, el protector antibalas, el gorro y demás, y tras asestarle una cachetada, logró que volviera parcialmente en sí mismo.
    - ¡Al fin despiertas! -comentó irónica Diana- Si respondes mis preguntas… voy a tener piedad de ti…
    El subversivo se encontraba tirado en el suelo, con el taco de la bota de Diana clavándosele en la pierna, mientras la miraba desde abajo. En ese momento, él pudo sentir realmente el poder de los dioses… si bien no logró comprender el motivo de su accionar… ni si realmente eran diosas las que tenía frente así.
    - Ustedes no son diosas… -masculló, antes de que la sangre se agolpara en su boca, y tosiera compulsivamente para sacarla- El dios romano lo dijo…
    - ¿Ah sí? -inquirió irónica, presionando más el taco de su bota contra la pierna del hombre- ¿Qué fue lo que les dijo el dios romano?
    - ¡La verdad sobre ustedes! -volvió a decir entre toses- ¡Que ninguno de ustedes es un verdadero dios, salvo él!
    - ¡Que insolente!
    - Él… nos… -los movimientos del rebelde se tornaron cada vez más compulsivos, anunciando su fin- nos… prometió… la… eterni… dad…
    Se quedaron en silencio. Si lo que el hombre acababa de decir, entonces el dios romano estaba planeando la venganza que le había prometido a Juno cuando ella decidió venir personalmente a la tierra: por eso mismo, tenía que volver cuanto antes al hangar y avisarles de esto.
    Después de todo, un dios es un dios de día y de noche, y un humano es un humano de día y de noche… Sólo por eso, Diana supo que tenía la mezcla perfecta de voluntad y poder, y quedaba en ella poder usarla.
    - Volvamos con Juno… -ordenó- Tenemos información que darle…
    Fuese como fuese, su prioridad en ese momento no era ella misma… La Promesa entre los dioses era más importante que nada.


Esto ha sido todo por hoy. ¡Gracias a los que leen! ¡Nos vemos en el próximo artículo! ¡Éxitos!

Tags: literatura, novela, mitología, drama, suspenso

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Aldair_88
Domingo, 08 de junio de 2008 | 9:42
?TREMENDO CAP!!! Ahora resulta ke el Dios romano est? consiguiendo seguidores a costa de promesas de eternidad!! Ay, esta novela se pone m?s interesante cada vez xslash
Autor: BlueBrain
Lunes, 09 de junio de 2008 | 6:47
muy buen cap?tulo, ahorita hasta las propias diosas que hacen de comparsa a Juno tienen sus dudas!! esto est? cada vez m?s interesante xslash
Mi?rcoles, 11 de junio de 2008 | 18:44
ya me estoy enloquciendo, ?ahora las diosas tambi?n tienen dudas y complejos? Esta trama se pone cada vez m?s atrapante!!! xhappy
Viernes, 13 de junio de 2008 | 15:40
??CHICOS!! Much?simas gracias por leerlo, me alegra que les haya gustado este cap?tulo!! Gracias por sus comentarios, y por leer, que es muy importante para m?...xlove

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+