cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 03 de mayo de 2008

Hola a todos!! Aquí traigo otro capítulo de "Fire & Forget" que me quedó un poco corto, pero bueno... Es casi un capítulo de transición para lo que se viene, así que espero comentarios, y que me digan qué les parece hasta ahora esta historia tan rara que se me ha ocurrido. ¡A leer!


Milo caminaba con las manos en los bolsillos, ajeno, perdido, extraviado… su cuerpo era un ente que caminaba sosteniendo el portafolios con su mano izquierda apoyada en su hombro, y su mente divagaba, volaba… maquinaba planes innecesariamente repensados. La mirada ambarina estaba oscurecida, sombría… parecía como si su ser entero fuera otra persona.
    Tan ensimismado estaba, que no se percato del habitual grupo de chicas que lo saludó efusivamente al llegar, ni siquiera de Mia que intentó colgársele del cuello, ni de Seth y sus amigos que le gritaban alabanzas por el séquito de féminas que lo llamaban reclamándole por atención.
    Con tranquilidad se sentó al lado del robusto castaño que le golpeó la cabeza por atrás, provocando que Milo lo mirara con cuchillos en los ojos, recibiendo una fulminante mirada de Seth que lo hizo volver a la realidad. Tras unos segundos de diálogo mental y visual que mantuvo el suspenso a todas las féminas que aguardaban una reacción de Milo, éste al final sonrió elocuentemente.
    - ¡Hola chicas! ¡Que lindas que están!
    Con esas palabras fue suficiente para despejar el camino, y poder quedar al lado del castaño sin ninguna molestia cercana. Iba a comenzar a hablarle, cuando Blas llegó estrepitosamente al curso con dos de sus compañeras abrazadas en cada lado, para acercársele a los otros dos e interrumpir la inminente charla.
    - ¡Amigos! -dijo, ignorando a sabiendas las iracundas miradas de los otros dos- ¿Cómo han estado?
    - Tanto tiempo, Blas… -dijo al fin el morocho.
    Y continuaron hablando junto con las chicas que estaban con el recién llegado, para disgusto de Mia que apretaba la cartuchera de su hermana por los nervios, y Amber y Jana quien una dormía y la otra se quejaba del ambiente.
    - ¡Esto parece un burdel! -masculló la morocha.
    - Despiértame para el recreo… ¿si? –inquirió la rubia mientras se acomodaba para dormir en la hora de historia.
    - Deberías escuchar la clase… -reprendió la aludida- Es justo sobre la historia de las guerras…
    - No me importa… -dijo ya casi dormida- Ya me la sé entera…
    Sin alcanzar a terminar las palabras, se dejó llevar por un profundo sueño, como hacía todas las mañanas, sin preocuparse ni por la clase, ni por los apuntes, ni por el estado en que estaba su deplorable uniforme.

    La mañana y la tarde pasaron como si nada, tan tranquilas como se venían sucediendo desde aquel “incidente” apodado “la visita” que había recibido el director de la escuela por parte de los dioses.
    Llegada la tarde, y como el invierno se avecinaba… o mejor dicho, la época en que antes había sido invierno en esa zona, porque con tantas bombas y cambios climáticos, ya no había estaciones marcadas como antes, Jana se cercioró de que Amber se fuera temprano, y se encaminó por la calle más larga hacia su casa.
    Como bien esperaba, alguien la estaba siguiendo.
    - Milo, deja de seguir a las mujeres… -dijo al fin la morocha de rulos, deteniéndose sobre un barandal que separaba la calle del barranco, y acodándose en él- Que malas manías tienes… -terminó por murmurar.
    - Siempre tan audaz, querida Jana… -contestó meloso, acercándosele.
    - ¡Ay por favor, me das asco! -se alejó unos pasos- No te dije que sabía que me seguías para esto, bien sabes que esas cosas no me interesan a mi…
    - Ya lo sé… -se acodó en la baranda- contigo no podría intentar algo así…
    - ¡Lo dudo!
    Jana no podía creer lo que le estaba diciendo Milo. Si bien sabia como era pues había cursado con el muchas clases en la escuela, también conocía otras cosas más de él, y estaba convencida que no era tan tranquilo como él le estaba diciendo.
    - Deberías dejar de jugar al gato y al ratón… -le dijo al fin mientras se iba- Vas a lograr hacerte cazar, Milo…
    Él no respondió.


***

    Los cabellos brillantes de Juno recaían por el respaldar de la silla donde reposaba su nuca. Con las piernas estiradas y cruzadas, la cadera al borde del asiento, y sosteniendo una pequeña cereza con su mano derecha, el panorama para Minerva no era muy esperanzado.
    Pasando con suavidad la cereza por sus labios, sus ojos fríos y vengativos demostraban que la última actitud de la diosa de la sabiduría no había sido de su agrado. Ágilmente se tragó la cereza y se paró de la silla, encaminándose hacia donde estaba Minerva, para tomarle el rostro entre las manos, y poder encarar su mirada directamente.
    - ¿En qué estabas pensando? -le preguntó al fin, taladrándola con la mirada seria e impertérrita.
    Minerva no le contestó, y se limitó a responderle con una mirada igual de autoritaria. Sabía bien que nadie podía ni siquiera imponérsele a Juno, y ellas dos habían estado enfrentadas -por así decirlo- desde la lejana era mitológica: solo el lazo humano que tenían en esa vida las había hecho convertirse en amigas.
    Sí, amigas…
    Los humanos, después de todo, podían enseñarles cosas a los dioses.
    El duelo de miradas terminó cuando Minerva terminó cediendo con la mirada: sabía muy bien y por experiencia que Juno no iba a ceder y, por más que la reina de los dioses tuviera la razón, iba a desatar lo imposible con tal de probarle al olimpo entero que eso era cierto.
    - Ya hablaremos de eso… -sentenció, mientras se colocaba el casco- Hay algo más importante ahora…
    Tras ocultar su rostro, salió hacia el salón donde estaban las demás diosas, esperando que ella saliera para dar las órdenes de la noche. Al acercarse, le arrojó a Diana unos rollos con mapas e instrucciones y comenzó a hablar.
    - ¡Diosas! Según la información de Diana y de Minerva, Schneider y los profesores de la escuela Este planean una última revuelta para tratar de revelar nuestras identidades humanas, junto con el dios romano que ha venido en esta época… ¡Y no podemos permitirlo!
    - Como ya saben -continuó Minerva tras la indicación de Juno- El dios romano también está intentando colocar a los Ángeles Negros en nuestra contra, pero ellos también planean un contra-ataque, así que uniremos fuerzas para vencer a la revuelta, y derrotar al dios.
    - Vamos a dividirnos en tres grupos –ordenó Juno- las Pléyades y las Horas van a hacer su rutina habitual esta noche con doble de armamento, municiones y con orden de matar a cualquier rebelde… El resto se divide en dos y van a recibir las instrucciones de Minerva y Diana…
    Cuando todo estuvo listo, Juno avisó a Victoria y tras colocarse con sus armas habituales, se subió a su moto, nuevamente modificada para cargar más armamento.
    - Juno ¿a dónde vas? -preguntó Minerva- ¡No me digas que…!
    - No… voy con los nórdicos… -respondió haciendo resonar el motor, e indicándole a Victoria que pronto partirían- Thor y yo necesitamos hablar…
    Y sólo se escuchó el eco de dos motocicletas retumbando por el túnel de entrada al escondite.


Esto ha sido todo por hoy. Espero que les haya gustado, y nos estamos viendo en el próximo artículo! Por cierto, antes de irme, gracias a todos los que leyeron y comentaron en el OneShot que publiqué el miércoles! Su apoyo y sus comentarios y lecturas son muy importantes!! ¡Éxitos!

Tags: literatura, novela, mitología, acción, dioses, revueltas

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: BlueBrain
S?bado, 03 de mayo de 2008 | 6:09
muy buen cap?tulo. Los dioses est?n en peligro de ver descubiertas sus identidades humanas, ahora s?lo cabe esperar la represi?n. Me intriga el Dios romano.
Autor: Aldair_88
S?bado, 03 de mayo de 2008 | 6:49
Hasta ahora la historia me resulta muy atrapante y si bien me confunden las actitudes de algunos de los personajes, eso la hace m?s interesante. Tambi?n me intriga el Dios Romano y la personalidad oculta de los dioses. Me gusta mucho como escribes
S?bado, 03 de mayo de 2008 | 19:15
?Excelente!! cada cpa. me deja con las ganas de seguir leyendo!!
Lunes, 05 de mayo de 2008 | 12:10
Chicos!! Much?simas gracias por leer el cap?tulo!! Estoy muy contenta de que les haya gustado y que opinen sobre esto!!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+