cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 26 de abril de 2008

Hola a todos!! ¿Cómo están? Pasa a disculparme por publicar tan tarde hoy, pasa que mi inspiración voló por la ventana (literalmente) y no pude alcanzarla a tiempo. En fin, les dejo este capítulo para que lo lean, que sigue siendo otra instrospectiva. ¡Espero comentarios!


Jana escuchaba atentamente las palabras de Amber, quien le contaba entre bostezos lo que había pasado con cierto morocho que la había andado siguiendo. Así, mientras una comentaba la situación como si realmente no le afectara en lo más mínimo, la otra ya estaba sacando conclusiones mentales de forma apresurada, tratando de analizar los hechos.
    - De algo estoy segura, Amber… -comentó al fin Jana, llenando sus ojos jade de preocupación.
    - ¿De qué?
    - De que si Mia se entera, se va a armar una bola de nieve, que no conviene que crezca tanto…
    La mirada de Amber cambió rotundamente, para volverse pesada y decidida, casi lo contrario que era habitualmente. Detuvo su andar y levantó el rostro, buscando con sus ojos ambarinos las perlas jade de su amiga, que también se había detenido a mirarla.
    No hizo falta que se dijeran palabras, eran dos amigas que no necesitaban palabras, y que solo con mirarse se entendían mutuamente. Amber sonrió, y Jana arqueó una ceja, y ya todo había sido dicho.
    Era, quizás, esa forma tan peculiar de comunicarse lo que las hacía tan amigas o, quizás, era que tenían más que un pasado en común. Detenidas frente a frente en la vereda, con un anaranjado atardecer que traía más que estrellas al cielo de Nocturna, las dos se quedaron en silencio, entendiéndose con las palabras mudas jamás dichas.
    En ese momento, la alarma del toque de queda se disparó en la ciudad, y las dos cayeron en la cuenta de que era muy tarde ya. Se sonrieron cómplices: después de todo, las palabras solo estorbaban. Jana miró el reloj y vio que quedaban solo diez minutos, así que apurando el paso comenzó a correr hacia su casa, seguida de una Amber que no tenía demasiadas ganas de apurarse.

***

    Aquella noche dos semanas atrás, Minerva había estado decidida a aclarar unos puntos con cierto dios nórdico del trueno ya que, después de todo, ella sabía que podía dialogar más que Juno.
    Tras darle las órdenes a Diana para que atacara al escuadrón que pensaban invadir el lugar y, luego de que Juno se fuera a buscar a otro dios entrometido, Minerva, acompañada por Leto y por Victoria, decidió ir a hablar con Thor, para aclarar algunos temas.
    Fue una media hora después que Minerva partiera con las otras diosas, que las tres se encontraron con Thor, Balder y Loki, que las esperaban en el centro de la ciudad, en la gran avenida que separaba las dos mitades de Nocturna.
    Las tres motos negras con estrellas doradas se acercaron con sus motores resonando en el silencio de la noche de la única ciudad alejada de las guerras entre humanos, sólo para detenerse en frente de los Ángeles Negros que, aún sentados en sus todo-terrenos, las esperaban, cual implícito acuerdo.
    - Has tardado, Minerva… -comentó Thor.
    - No reproches, que tú no estás en condiciones de hacerlo…
    Ambos dioses les hicieron una seña a sus escoltas, y se apearon para caminar unos pasos, dejando a los otros cuatro unos metros más alejados, suficientes como para poder hablar sin que ellos los escucharan.
    Cuando al fin sintieron que podían platicar tranquilamente, frenaron sus pasos y se quedaron uno al lado del otro, sin mirarse, pero estudiando cada uno de sus movimientos, dilucidando cual sería la presa, y cual el predador.
    - Tienes algo que explicarnos, Thor -intimidó Minerva- Y por tu pellejo que te conviene que seas claro en lo que dices.
    - No sé de lo que me hablas -respondió con completa convicción- Porque yo tendría que estar preguntándote lo mismo a ti.
    Los dos giraron rápidamente y con gran agilidad se encañonaron mutuamente con sus armas, haciendo que por acto reflejo los otros cuatro se apuntaran mutuamente, listos para cualquier batalla que sus dioses les indicaran.
    - Las damas primero… -halagó el dios nórdico, sugiriendo que ella comenzara a hablar.
    - Tengo pruebas de que estás trabajando con cierto dios romano, en contra de Juno y las Estrellas Fugaces -cargo la ballesta, y habló con una voz cargada de cinismo- Ahora te toca a ti que hables.
    - Que extraño, yo también tengo pruebas de que ustedes intentaban atacarnos por sorpresa -se acercó, y colocó el cañón de su pistola en el cuello de Minerva, mientras esta le colocaba la ballesta en el de él.
    - Ustedes intentaron atacarnos, y fingir estar de nuestra parte cuando siempre estuvieron ayudando al dios romano…
    Ninguno dijo una palabra más. Simplemente en silencio, buscándose las miradas tras el anonimato de los cascos, intentando hallar las palabras mudas que se escondían tras el impedimento de la voz. Y es que la verdad, era que nadie necesitaba palabras, cuando todo podía transmitirse con un simple gesto, un hecho, una mirada oculta.
    Sin embargo, ambos entendieron lo que estaba pasando, sin siquiera emitir sonidos. Lentamente bajaron sus armas, y sin dejar de mirarse, ambos hicieron un gesto a los otros dioses para que  bajaran sus armas, ya que la situación no era lo que todos pensaban que en realidad era.

***

    Ya de noche, Jana acaba de salir del baño, mientras Amber cortaba la llamada a su hermana, para avisarle que esa noche se quedaría en casa de su amiga, por haber salido demasiado tarde.
    Caminando lentamente mientras se secaba el ondulado cabello, la morocha posó sus ojos esmeraldinos en la rubia que, tendida sobre el sillón que tenía frente a un escritorio, jugueteaba con unas hebillas para el pelo.
    - Están complicadas las cosas ¿verdad? -preguntó Amber.
    - Quizás… -la morocha terminó de secarse el cabello, y tendió la toalla sobre el respaldar de una silla- Sin embargo, conocemos las reglas del juego… y eso es una gran ventaja.
    Amber ni siquiera le contestó, ya que las palabras entre ellas sobraban. Con su habitual parcimonia caminó hacia una de las estanterías que tenía Jana, y tomó entre sus manos un balón que tenía detenido con un pequeño libro.
    Sonrió tranquilamente y acarició la pelota entre sus manos, para Lugo voltearse hacia su amiga, y arrojarlo despacio, para que luego Jana lo tomara. Ambas sonrieron y volviendo a dejar el balón donde estaba, se miraron cómplices.
    Una vez más… las palabras sobraban.

***

    - Y como diosa de la sabiduría… ¿qué piensas hacer ahora?
    El sarcasmo se hizo presente en la voz de Thor, y Minerva prefirió no oírlo, ya que no le gustaban esa clase de pujas que sí hacían reaccionar a Juno.  Tranquilamente volvió a colgarse la ballesta en la espalda, luego de que el nórdico hubiera guardado su pistola.
    - Solo se una cosa: ese dios romano está jugando con todos nosotros, intentando enfrentarnos y llevarnos a la guerra… y eso es algo que no podemos permitir -Minerva hablaba tranquila y pausada, pero con una voz firme y decidida.
    - ¿Y qué sugieres hacer?
    - Balder es tu dios de la sabiduría… consúltale…
    El aludido levantó el rostro y fijó su mirada en Thor. Tras un leve gesto del dios del trueno, el otro comenzó a hablar, tras pensar qué sería lo mejor para los dos bandos, y para Nocturna.
    - Sugiero que le sigamos el juego al dios romano, que piense que nos controla… Pero organicemos las cosas entre nosotros.
    - Buena idea… -dijo Minerva, encaminándose a su moto- pero recuerden que Él no es cualquier dios… el es Él dios…
    Sin más, las Estrellas Fugaces se subieron a sus motos y se fueron. Nadie necesitaba hablar más de la cuenta, porque la fortaleza de las palabras entre los dioses era tanta, que se escuchaban hasta en el mismísimo eco que el resonar de sus pensamientos producía.

Bueno, esto fue todo por dios, y por Juno que me costó escribirlo!! Mi inspiración fue robada, deberé recuperarla. ¡Nos vemos!

Tags: novela, literatura, acción, drama, mitología

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Aldair_88
Domingo, 27 de abril de 2008 | 9:28
Muy bueno el cap!! Ahora s? ke el intrigante va a ser detenido al fin!! ya los dioses se dieron cuenta de su jeugo y no ser?n f?ciles de manejar. Por no tenr inspiraci?n, este cpa, te ked? atrapante. Te felicito una vez m?s xemotion
Autor: BlueBrain
Domingo, 27 de abril de 2008 | 10:10
Estupendo cap. Al fin se van aclarando muchas de mis dudas. Esta trama es muy buena, al fin han descubierto los majenos del romano y van a poner remedio a tanta batalla.
Martes, 29 de abril de 2008 | 0:09
Chicos!! Much?simas gracias por lerr el cap?tulo y comentar, la verdad es que este fin de semana me cost? bastante la inspiraci?n. Espero mejorar.

?Gracias nuevamente! xlove
Mi?rcoles, 30 de abril de 2008 | 18:14
Muy bueno el cap?tulo!!! Ahora ya voy dislumbrando la personalidad oculta de cada uno. Que buena trama!! Te felicito

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+