cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 22 de marzo de 2008

Hola a todos! ¿Cómo están? Parece que mi musa poco a poco va volviendo, y aquí traigo otro entreverado vapítulo de "Fire & Forget", exclusivamente para X-pressions!! Bueno, esto es todo de la historia de los chicos, así que esperen a los dioses para la próxima. Prometo aclarar las miles de dudas que surgen en este capítulo. ¡Espero comentarios!


    Cierta rubia caminaba con los ojos casi cerrados, con el uniforme habitualmente revuelto y desaliñado, el cabello sin peinar, los mocasines opacos, y el maletín sosteniéndolo al frente con ambas manos.
    Unos metros más adelante, Milo caminaba con la mano izquierda en el bolsillo de su pantalón, mientras llevaba la derecha sobre su hombro, sosteniendo su maletín que colgaba sobre su hombro.
    De figura esbelta y músculos magros mal disimulados por su uniforme excesivamente cuidado y alineado, su cabello renegrido contrastaba con la piel blanquecina, y esos ojos color miel, tan desafiantes y provocadores que podía desarmar a cualquier chica.
    A cualquiera… pero no a Amber.
    Sin perder su aire adormilado, abrió parcialmente los ojos, y comenzó a escudriñar la figura masculina que caminaba delante de ella como si nada aconteciera. Después de todo, Milo podía ser insoportable, pero tenía buen cuerpo.
    - Amber…
    La voz del morocho sonó casi en un susurro, pero fue lo suficiente como para que ella lo escuchara. Ignorándolo deliberadamente, continuó caminando, e intentó pasar a su lado como si nada, pero él cambió rápidamente el maletín de mano, y la sujetó por la muñeca.
    Como si el contacto la asustara, se volteó rápidamente hasta quedar de frente, y luego giró su muñeca para soltarse de la mano de Milo, pero éste fue más ágil, y tomándola de la cintura, la acorraló en la pared que tenían al lado, y colocó ambas manos a los lados de la chica, para evitar que escapara.
    Demostrando que ese encierro no le gustaba nada, Amber intentó moverse bruscamente, pero el canto de su mano rozó la pared de ladrillos, produciéndole un corte que comenzó a sangrar levemente.
    Las perlas acarameladas que tenía enfrente, la miraron de una forma asustada y arrepentida al mismo tiempo, para luego levantar con cuidado la mano lastimada, y rozar con sus labios la pequeña herida.
    Amber se estremeció de sentir el simple contacto, y giró el rostro, pero el se aventuró más, y le pasó la lengua suavemente, para luego acercarse hacia el cuello de la fémina, e inhalar ese perfume tan distintivo que ella traía.
    - Eres una fiera… -le dijo, mientras mordía suavemente el lóbulo de su oreja- Y a mi no me lo vas a esconder…
    Con suavidad, ella pasó sus manos por la espalda del chico, aventurándose brevemente a pasarse por debajo de la camisa, y sentir la piel fría de Milo, que sonriendo al ver a su presa casi doblegada, acercó sus labios a los de ella… pero Amber ladeó su rostro, y con femenina gracia se escabulló de los brazos del chico.
    Sin perder tiempo, juntó el maletín, y comenzó a correr lo más rápido que podía hacia la escuela: ese morocho acababa de sacarla de quicio… y se necesitaba bastante para lograr eso.

    Ante la mirada atónita de Lune, Jana apretó con fuerza el pequeño paquete de mayonesa que tenía entre sus manos, llenando por demás con el condimento, la hamburguesa que estaba a punto de degustar.
    - Jana…
    Lune señaló la hamburguesa, y la morocha de rulos -al ver el estado de su próximo almuerzo- empezó a tratar de quitarle algo de aderezo. Sin embargo, Amber continuaba bostezando, sin casi preocuparse en el motivo por el que su amiga se encontraba tan enojada.
    - Cálmate, Jana… -dijo al fin la rubia- Es un imbécil, y es mejor pasar de él…
    - Creo que sería lo mejor… -secundó Lune, porque ella también sabía del carácter de Jana cuando se enojaba- Total, mientras mi hermana Mia no se entere…
    - ¿De qué no me tengo que enterar?
    La voz chillona de Mia sonó a las espaldas de su melliza, y logró que las tres amigas se sobresaltaran al percibir  la recién llegada. Con paciencia, la castaña observó al grupo: su hermana impaciente y nerviosa, Amber adormilada como siempre, y Jana comiendo una hamburguesa que desbordaba en mayonesa.
    - ¿Qué es lo que pasó?
    - Hice un descubrimiento -dijo Amber, y los ojos de Lune se desorbitaron: si su hermana se enteraba de lo que había pasado con Milo…- Acabo de corroborar mis ideas sobre Milo: es un imbécil…
    Ante el comentario, Mia frunció el seño, ya que odiaba que trataran mal o insultaran a ese dios encarnado en belleza y masculinidad, cuyo nombre comenzaba con M. Suspirando para calmarse, se sentó al lado de la rubia, y le robó uno de los sándwiches de pan de miga que comía.
    - Eres ciega, amiga… -dijo para tranquilidad de su hermana- Ese chico es bellísimo, perfecto, amable, buen mozo, y conquistador…

    Mientras tanto, en el salón de clases, Milo estaba sentado en uno de los pupitres, con Seth al lado de él, charlando en voz baja, mientras el resto del grupo masculino había ideo a buscar el almuerzo.
    - ¿Y ya lo confirmaste? -inquirió Seth, recostándose en el asiento.
    - Quizás… -respondió el morocho, con su retadora sonrisa.
    - ¿Quizás?
    - Sí: quizás… -hizo una pausa en la que mordió una patata frita, y continuó- Yo les dije que los iba a ayudar, así que tranquilo…
    - No estás cumpliendo tu parte del trato, Milo…
    - Por supuesto que sí, Seth…
    El morocho levantó el cuaderno de matemáticas, y ambos se quedaron desafiándose con la mirada por unos interminables segundos, en los que estuvieron preparados cual predador frente a su víctima, listos para descifrar cada gesto, palabra, movimiento o mirada…
    - Claro… -contestó incrédulo Seth, para luego arrebatarle el libro, y abrirlo en un capítulo que debía estudiar para esa misma tarde.

    Un par de horas más tarde, y cuando el timbre de salida acababa de sonar, Jana se despidió de sus amigas, y sigilosamente, comenzó a seguir a Milo quien, despreocupadamente, andaba por el camino de la costa, mirando de a poco el cielo que se tornaba cada vez más anaranjado, sin llegar aún al atardecer.
    - No es tu costumbre seguirme… -dijo el morocho al fin- No sabía que tú también eras parte de mi club de admiradoras…
    - No confundas las cosas, tonto… -respondió ella.
    Jana estaba perfectamente parada a unos metros detrás de él. Con el cabello renegrido como el azabache mismo, y rulos que ondeaban salvajes con el viento, sus ojos como el jade se acentuaban con el verde del uniforme, que lucía impecablemente planchado en ella. La pollera se movía salvaje, permitiendo ver la esculpida forma de sus piernas, que no desmerecían para nada, las prominentes y bien acertadas curvas de la fémina.
    - Estoy aquí para decirte algo… -continuó ella- Estás jugando un juego demasiado peligroso…
    - ¿Ah, si? -preguntó el al voltearse, y enfrentar sus miradas- ¿Y que juego es ese?
    - El gato y el ratón… -sonrió- Y llevas las de perder… ratón…
    Sin decir más nada, la chica dio la vuelta, y emprendió el camino de regreso a su casa, dejando al morocho estático. Él sonrió… ese carácter ya lo conocía de algún lado… pero no había esperado encontrarlo en Jana, no en ella. Después de todo, parecía que las cosas estaban más cerca de lo esperado…
    - ¡Demonios! –masculló- Esto me complica todo…

Bueno, mis queridos lectores, seguidores, y amigos... Muchas gracias por leer los delirios que escribo, espero que les haya gustado, que me dejen comentarios, y nos estamos viendo en el próximo artículo! ¡Éxitos!

Tags: literatura, novela, mitología, dioses, romance

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Aldair_88
S?bado, 22 de marzo de 2008 | 5:49
hay, ke bien describes esas situaciones enojosas y tan rom?nticas!! me gust? el cap. ?ke se traen entre manos los muchachos?
Autor: BlueBrain
S?bado, 22 de marzo de 2008 | 5:59
excelente!! que biene scribes!! espero los s?bados para leer la continuaci?n. ?porque siempre en la escuela se plantean estas peleas entre chicas y muchachos?
Autor: Foxys
S?bado, 22 de marzo de 2008 | 12:08
jejeje instinto animal? wen capi... pobre Amber... acosada por un adonis, irresistible y sexy... pobrecita jejejej xeasy
S?bado, 22 de marzo de 2008 | 17:50
?que se trae Milo entre manos? me tiene con una intriga loca. Muy buen cap?tulo.
Domingo, 23 de marzo de 2008 | 13:03
Hola chicos!! Muchas gracias por leerme!! Me alegro que les haya gustado este cap?tulo, aunque si bien dud? bastante en c?mo titularlo. Espero me perdonen cuando les digo que esta historia va a ser larguita (no tanto como RH, no se preocupen, jejej).
?Gracias por comentar tambi?n! xangel

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+