cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 26 de enero de 2008

Hola! Aquí traigo la actualización de la historia "Fire & Forget" para ustedes. Espero que la disfruten, que la lean, y que me dejen comentarios si desea. Hay nuevas votaciones, me gustaría que dejaran su opinión.


Lo había intentado: realmente lo había hecho. Incluso había puesto lo mejor de sí, toda su concentración, su ímpetu, su vitalidad… Pero no dormirse en una clase del director, era como no respirar cuando el aire está a su alrededor.
Los ojos le ardían, sus párpados le pesaba, su cabeza se inclinaba de a ratos, los temas de los que hablaba el director la cansaba… Todo se había predispuesto para que ella se durmiera un rato, como su cansina mente le decía. Todo salvo una cosa: Milo.
El indeseable estaba sentado a su lado.
Miró la pizarra tratando de no voltear su rostro para no amargar más el día al ver las facciones de ese individuo cuyo nombre se negaba siquiera a pensar, así que subiendo el codo derecho a la mesa, apoyó su rostro en esa mano, y se acomodó el cabello de forma que cubriera el poco deseado panorama masculino.
Casi instantáneamente de haber sentido esa pose, sintió un leve roce de un dedo que contorneó delicadamente la figura de su brazo, acodado en la mesa. Se giró bruscamente para fijarse, solo para encontrarse con la mirada brillante de Milo, que la atravesaba como si fueran dos espadas.
Los ojos de Amber no expresaron más que cansancio y un gran sentimiento de repugnancia, mientras que Milo la observaba con esa mirada dual que expresaba tanto duda como pasión, desconcertando a la joven.
- Idiota… -masculló la fémina, volviendo a intentar prestarle atención al director.
Pero él no dijo nada, limitándose a sonreír, y a colocar su mano izquierda muy cerca de la diestra de ella que trataba de copiar lo que el profesor decía. Ninguna chica había podido -ni iba- a resistir sus encantos por demasiado tiempo, además, Amber tenía algo que le atraía.
¿Sería ese aspecto descuidado?
Porque si algo estaba seguro el morocho, era que si ella se peinara, planchara su uniforme y se lo colocara meticulosamente, sería más hermosa que muchas otras. Incluso que aquella peculiar morocha de rulos y ojos verdes, que copiaba atenta las instrucciones del profesor.
Sin embargo, volvió a la carga con la rubia por última vez, antes de dedicarse a hablar con la morocha, en el cercano recreo. Miró hacia la derecha y estaba por tomarla de la mano nuevamente, cuando el timbre de salida de la clase sonó, y la rubia se levantó casi al instante, con las cosas y guardadas, exigiéndole el paso con una mirada cansina.
Cinco segundos después, y sin esperar a su morocha amiga que era retenida por las charlas de Seth, Amber salió disparada a su curso, seguida de Mia que no paraba de acosarla con preguntas sobre Milo, y por Lune, que iba pendiente de las últimas cosas que se había enterado.
- ¿Qué tal la clase? -preguntó Milo, al acercarse a Seth y Jana.
- Instructiva… -respondió la morocha, justo cuando Seth se iba, y los dejaba solos en el aula.
- A ti seguro que te ha resultado sencilla… Eres muy inteligente… -la halagó mientras ella juntaba sus libros, y le acomodó uno de los rulos de su terso cabello, que había osado tocarle el rostro.
- Y tú eres un oportunista… -le respondió Jana, sonriente, mientras le apartaba la mano al morocho.
- Eres demasiado bella para estar sola… -poco a poco se acercó y la arrinconó contra el escritorio- Yo podría ayudarte a divertirte un poco…
- Tentador…
Jana acercó su boca hasta la de Milo, al punto en que sus alientos se hicieron uno solo, y clavó su mirada esmeralda en la amarronada del joven, moviendo su cabeza levemente hacia atrás cuando el intentó un roce. El chico sostuvo su mirada, sin dejar de sonreír, mientras intentaba acariciarle el rostro blanquecino con sus manos bronceadas, e intentó una vez más un roce de sus labios, justo cuando la morocha le colocó un dedo en los labios, y volvió a tomar la palabra.
- Pero es una lástima… que a mi no me interesen esas cosas…
Y con una agilidad pasmosa, se escurrió entre los brazos del chico que la aprisionaban contra el escritorio, y sin dejar su porte femenino y delicado, salió hacia el pasillo, divisó a Amber al final del mismo, y se fue caminando rápida.
Milo, por lo pronto, se quedó mirando descuidadamente la silueta de la morocha, curveada y llamativa, que se meneaba haciendo que su tableada pollera se moviera al compás en que sus piernas caminaban, resaltando la curiosa forma que tenía su cuerpo.
- ¿Se te ponen las cosas difíciles, Milo?
La voz provenía de Blas, uno de los amigos de Seth. Bastante parecido a Milo en el porte, Blas era castaño de ojos arrolladoramente turquesas, con una sonrisa macabra en su rostro de forma permanente, y una actitud en demasía casanova. Era compañero de juegas del morocho, y más de una vez había disfrutado de las andanzas juntos.
De carácter más exuberante, y en ocasiones histérico, Blas vivía pura y exclusivamente para divertirse, al contrario de Milo, quien solía concentrarse en sus estudios, sólo cuando lo consideraba necesario.
- No digas tonterías… -respondió él, pasándose la mano por el renegrido cabello- Ninguna chica se me resiste, y la rubia esa no va a ser muy difícil…
- ¿Y Jana que hace acá? -respondió inquisidor el castaño, mientras lo miraba en una postura suelta, agraciada, pero no por eso menos intimidante- Porque ahora te estabas acercándole demasiado…
- Ya conoces la táctica, amigo… -explicó molesto, mientras caminaba hacia la puerta: dar explicaciones lo ponía nervioso- “Si no puedes convencerlas, confúndelas” y eso pienso hacer…

- Diez…
- ¿Amber… qué haces?
- Nada Jana, shhh… -silenció con su dedo, y continuó- Cuatro…
- ¿Amber?
- ¡Ahora!
El timbre sonó justo cuando la rubia lo había predicho. Desde que habían salido de la tortuosa clase de química, Amber había pasado la clase en las nubes y recuperando el sueño que le había faltado en esa materia, para luego despertarse y hacer una cuenta regresiva del tiempo que faltaba para irse.
Sin embargo, al intentar pararse para retirarse del lugar, tanto la rubia como la morocha fueron arrastradas por Lune hacia el pasillo, quien había escuchado de una reunión, y no iba a perder el tiempo en intentar escuchar eso.
- ¿Es necesario? -preguntó la Jana: no le gustaba andar a hurtadillas.
- ¡Totalmente! -y juntó sus manos simulando plegaria- Después las invito a un helado… hoy salimos temprano, son las cuatro todavía…
- ¿Helado? -inquirió Amber, despertando de su ensimismamiento, al tiempo ue recibía un codazo de la morocha.
- Si… ¿Vamos?
- ¡Vamos! –aseguró la rubia, y se encaminó.
Jana se quedó mirando a sus amigas y pensando en todas las travesuras que habían hecho de chicas, solo para sentir que un par de manos varoniles se posaba en su cintura, intentando acariciarla más de lo debido. Con agilidad felina se movió y se separó del roce, para luego acotar, sin siquiera voltear a mirar al hombre, que ya sabía de quien se trataba…
- Ni lo intentes, Milo… -susurró- A Amber no llegarás a través de mí…
Y sin decir nada, se fue apurando el paso hacia sus amigas, que seguramente ya habrían maquinado algún plan para escuchar las conversaciones que no debían, seguramente algo del director y del plan retorcido que tenía… Pero tenía que ser sincera: a ella también le atraía la idea de escuchar esas conversaciones.
Cuarenta minutos después, y cinco cuadras corridas a máxima velocidad, las tres amigas se encontraban en la heladería que frecuentaban, comiendo helado, y comentando la conversación que se habían escuchado.
- ¡Así que el director al final intentó atacar a las diosas! -comentó incrédula la castaña en un susurro, mientras probaba el primer bocado- Y escucharon… Parece que Juno y las demás los engañaron…
- Son dioses… -murmuró Amber, saliendo de su mutismo entre bocados- No los van a vencer…
- Además… me parece extraño que Schneider tenga tanta información… -inquirió Jana- ¿De dónde la obtiene?
- ¿Un tercero? -preguntó curiosa Lune, pensando en que tenía mucho por investigar- Voy a tener que buscar información…
Las tres amigas continuaron charlando sin que el tiempo les importara, y sin percatarse porque un morocho de mirada color miel las había seguido, y estaba observando cada uno de sus movimientos.
Cerca de las siente y media salieron apuradas del negocio cuando este estaba cerrando, y se separaron para ir pronto a sus casas pues el toque de queda sonaba en quince minutos.
Amber se despidió de sus amigas y, desoyendo las advertencias de Jana, se dirigió hacia el callejón que era un atajo de casi diez minutos hacia su casa, si bien sabía que no era recomendable cruzar por ahí, siendo mujer, cerca de la hora del toque de queda, y yendo sola.
Sin pensar demasiado en eso, bostezó, y con paso despreocupado se aventuró al callejón.
Por detrás, Milo la venía siguiendo desde lejos, y al ver que ella doblaba en una esquina para entrar a la callejuela, apuró el paso, viendo como esta ya estaba varias cuadras adentro, y un grupo de jóvenes de mal aspecto la arrinconaban contra una pared.
- Amber… -masculló, y se dirigió hacia donde ella estaba.

Esto ha sido todo por hoy. Gracias por leerme, y nos vemos en el próximo artículo. ¡¡Éxitos!!

Tags: literatura, novela, ciencia, ficción, mitología, drama, acción

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: BlueBrain
S?bado, 26 de enero de 2008 | 4:36
Mee parece que el conquistador ha sido conquistado! jejeje
me gusta mcuho esta parte del colegio. Muy bueno el cap?tulo, no tiene desperdicio. Excelente
Autor: Aldair_88
S?bado, 26 de enero de 2008 | 4:49
Ay!! ke tierno como se preocup? Milo por Amber!!! Me encantr?a ke la conkistara, me gusta la pareja ke hacen.
Autor: Kamus_99
S?bado, 26 de enero de 2008 | 5:05
Buenisimo el cap. Tuve ke mandar dos veces el mensaje porke se v? ke justo blue o aldair estaban enviando uno jajaja, nos peleamos por leer la novela, es ke est? buen?sima, te felicito, me gusta la pareja ke hacen Amber y Milo pero ella s? ke le tiene asco al vago jajajaja
S?bado, 26 de enero de 2008 | 17:03
Me encant? este cap.!!! no veo la hora de leer el pr?ximo, me encantar?a que Milo pudiera conquistar a Amber, parecer?a que ella le interesa m?s de lo que uno se puede imaginar, te felicito, estupendo cap
S?bado, 26 de enero de 2008 | 21:36
??Gracias por leer chicos!! Me alegro que les guste la historia y que la sigan tan fielmente. ?Les gusta m?s la historia de los dioses, o la de los amigos de la escuela? ?Espero sus comentarios! ??xitos!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+