cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 19 de enero de 2008

Chicos!! Aquí otro capítulo de "Fire & Forget" la historia que escribo exclusivamente para X-pressions. Nuevos dioses aparecen, y algo un poco terrible les espera a Amber y a sus amigas en la escuela. ¿Me dejan comentarios? ¡Éxitos!


El motor de la motocicleta todo terreno retumbó al entrar al hangar, que era el escondite secreto de los dioses nórdicos, al oeste de la ciudad. El dios del trueno la estacionó entre otras, y dejando algunas de sus armas, se encaminó hacia una puerta que llevaba a lo que era una oficina.
- Lo filmé todo… ¿Puedes sacar algo útil?
La pregunta la formuló como una orden, luego de cerrar la puerta y mientras se sacaba unas mínimas alitas plateadas de no más de un centímetro de largo, que las había tenido encima de los tornillos que sujetaban el vidrio al casco.
- Por supuesto, Thor…
Balder extendió su mano y tomó las miniaturas que su dios le estaba dando. Las examinó con cuidado, y sacó una pequeña fichita del interior de cada una. La colocó en lo que parecía ser un adaptador, y luego en una especie de reproductor, todo producto de la tecnología de la Cuarta Guerra Mundial, muchos años antes.
- Impresionante… -reafirmó, al ver las imágenes de las diosas romanas atacando a los rebeldes.
- Sabía que podía contar contigo, Balder… -Thor se acercó a la pantalla, y miró con detenimiento las imágenes, que justo mostraban la forma de conducir la moto de Juno- Con esto podremos estudiar su formación de ataque…
- Tu plan nunca fue aliarte a ellas ¿Verdad? -inquirió Balder.
- Por supuesto que no -respondió altivo, el dios nórdico del trueno- Desde la vez que Juno fusiló a esa familia rebelde, decidí hacerme pasar por su aliado para luego obtener información y poderla derrotar desde adentro… No le pienso dejar a esa déspota mal nacida el control de media ciudad…
- Pero… -el temor afloró en su voz, pero el no dejó que se notara- Ella te supera en rango…
- Eso no importa… -respondió cortante- Hace un buen tiempo que vengo esperando el momento de una rebelión, y ahora se desata… Y para bien nuestro, desde el lado Este, el que controlan las Estrellas Fugaces… Todo está listo, y muy pronto… Juno va a caer de su pedestal.

Mientras tanto, en el lado opuesto de la ciudad, en un lugar oculto en el lado Noreste de la ciudad, cerca de uno de los acantilados, una moto todo terreno cruzó furiosa entre las piedras sin dejar rastro siquiera, y tras cruzar unas guardias, se adentró en las profundidades de una especie de túnel.
Minutos después, la diosa se bajó de su todo-terreno, y al no ver a Minerva por ninguna parte, se acercó a Leto, que estaba revisando un tanque que había capturado, al saquear un antiguo depósito de una de las guerras. Al verla llegar, las diosas presentes se arrodillaron ante ella, y luego volvieron a pararse al ver el gesto que la recién llegada les hizo.
- Leto… -murmuró- ¿Minerva aún no llega?
- Acaba de llegar, está allá… -indicó, haciendo una reverencia y volviendo a sus tareas.
Sin ni siquiera prestarle atención a los demás, y sin sacarse ninguna de las armas que llevaba a cuestas, ni siquiera su ballesta, la diosa reina se encaminó hacia la puerta indicada, donde detrás se encontraba una especie de despacho, donde planeaban sus estrategias.
- ¿Encontraste a quién te mandé a buscar? -dijo a modo de saludo y reproche al entrar y cerrar la puerta tras de sí, y no ver a nadie más en la habitación.
- Si, Juno…-Minerva hizo un silencio, y luego continuó- Pero tuve que despertarla de su letargo... un poco temprano…
- No me importa… -respondió autoritaria- A mi también me despertaron antes de tiempo… ¿Cuántos años tiene?
- Es más chica que nosotras…
Ambas diosas estaban en silencio, una cargada de armas, la otra solo con dos pistolas en sus piernas. Se desafiaron en silencio: siempre lucharían por las mismas causas, pero no por eso se entendían en la totalidad... y mucho menos ahora como humanas.
- Dile que venga… -dijo Juno, con su habitual tono de voz.
Minutos después una chica vestida con traje de cuero negro y ajustado -que tenía unas pequeñas estrellas doradas sobre los hombros-, borceguíes, protectores de acero en pantorrillas y antebrazos, con el casco negro de visera oscura. De escasas curvas en el cuerpo, y una altura menor a la de Juno, la diosa se percató de que se trataba de una niña aún.
- Mi diosa… -dijo la chica al ver a la reina de los dioses ante ella, e hizo una reverencia.
- Eres joven aún… -inquirió, al ver que las palabras de Minerva eran ciertas- Te haré una pregunta… ¿Vas a luchar y estarás de nuestro lado, Niké…? O mejor dicho... Victoria, la diosa del éxito.
La aludida levantó su rostro, y se paró para quedar frente de Juno: sin lugar a dudas, estaba frente a la diosa más vengativa de todas.
Pero, a diferencia de las demás divinidades, Victoria era la única que podía decidir cuando despertar en el mundo de los humanos para llevarle el éxito a sus diosas. Sin embargo, todos los otros dioses debían despertar en un momento de tiempo que había sido determinado desde el instante en que decidieron luchar por los humanos.
Incluso Juno estaba atada a ese pacto entre divinidades que habían hecho tiempo atrás. Y Victoria lo sabía. Desde los tiempos del mito, la diosa del éxito había decidido a que dios beneficiar… y esta vez también.
- Lucharé a su lado Juno, mi diosa, y le traeré la victoria… -respondió firme, sabiendo que había sido su dedición permitirse despertar del letargo.
Juno asintió con la cabeza, y sacándose una de las pistolas de las piernas, la hizo girar entre sus dedos de forma que el mango quedara de frente a Victoria y se la entregó. La diosa la miró, y la tomó sin dudarlo.
- Ahora… -se dirigió hacia Minerva- ¿Prepararon las cosas en el hangar? Hay que hacerle creer a ese imbécil dios nórdico del trueno, que hemos caído en su trampa, y que lo consideramos aliado…

***

- ¡La próxima vez me quedo durmiendo!
Amber miró el reloj de muñeca de su amiga Jana, y al ver que el profesor tenía un retraso de diez minutos nuevamente, no pudo evitar sentir hastío, y doblando sus brazos sobre el escritorio, agachó su cabeza sobre ellos para intentar dormir.
- Esto me resulta extraño… -Lune se acercó a la morocha de rulos que miraba a su amiga simular dormir, y le dio un disimulado codazo- ¿No crees que será por lo que escuchamos el otro día?
- ¿Lo de la vice-directora Ágata Fallen? -inquirió la aludida, perforando a la castaña con su mirada Jade, profunda y enigmática.
- Sí… -asintió, hablando casi en susurros- Dicen que desapareció una noche, y que a la siguiente volvió sin haberse enterado de nada… Además…
Lune calló de golpe cuando su hermana pasó a su lado en dirección a Milo, quien se encontraba hablando con algunas chicas y que, al verla acercarse, hizo un disimulado gesto de incomodidad, que no pasó desaparecido para las dos que -entre cuchicheos y observaciones- se habían percatado de la actitud del morocho.
- ¿Además…? -insistió Jana, retomando la conversación.
- Parece que mataron al profesor de Química… -dijo aún más bajo, pero los ojos de la morocha se abrieron en desmesura.
Justo cuando estaba por acotar algo al comentario, ya que después de lo que habían escuchado decir al director ese día que fueron a espiarlo, su mente estaba atando muchos cabos sueltos, la puerta se abrió de golpe, y el director de la escuela entró furioso, haciendo con una sola mirada que todos los alumnos se sentaran en sus pupitres.
Los jóvenes se miraron asombrados: el viernes también habían tenido al director en reemplazo de la profesora Fallen, y ahora aparecía para reemplazar al profesor de Química. Jana y Lune se miraron cómplices, mientras la primera le asestaba un pequeño codazo a Amber para que se despertara.
- ¿Qué pasó? -preguntó la rubia al acomodarse disimuladamente- ¡No! ¡El viejo de nuevo! -masculló entre dientes en un susurro imperceptible, sólo audible para su amiga que estaba a su lado.
El hombre dio tres golpes en la pizarra con el borrador, y todos los alumnos se callaron y dejaron de murmurar, mirando impávidos al hombre que tenía una mirada sacada, y totalmente furiosa.
- Viendo y considerando que él último curso es un desastre -enfatizó la última palabra, recordando los “incidentes” al querer trabajar en pares- Ahora en química, materia en la que yo estaré a cargo, vamos a armar los pares por orden alfabético.
Nadie se atrevió siquiera a murmurar palabra mientras el director iba nombrando por lista alfabética a los pares de alumnos, mientras éstos se ubicaban con gestos y demás en el aula, algunos contentos, otros decepcionados. Cuando terminó con las listas, las dejó de un golpe en el escritorio y dijo:
- En diez minutos los quiero en el laboratorio con sus parejas ¡Y en silencio!
Y salió azotando la puerta. Las cuatro amigas suspiraron cansinas, ya que a las dos mellizas les había tocado juntas, a Jana la habían colocado con Seth, y a Amber… La rubia todavía no salía del shock, a pesar de las miradas asesinas que Mia le dirigía, y de los comentarios para tranquilizarla que la morocha de mirada jade le estaba propinando.
- ¿Tranquila? -inquirió Jana, mientras veía como su amiga juntaba sus cosas, y encaraba al laboratorio. Apuró el paso, y la alcanzó- ¿Tranquila? -repitió.
- ¿No podemos cambiar de parejas? -preguntó al rubia, mientras su amiga se detenía a acomodarle la camisa del uniforme, porque tenía el cuello mal colocado.
- No si queremos evitarnos un sermón del director…
- Justo yo tenía que ser…
Y al entrar al laboratorio, su amiga le dio una palmadita en el hombro, y fue a sentarse en un banco al lado del rubio y fornido -pero no menos amable- Seth, que le había reservado un lugar.
Amber suspiró ante el gesto de su amiga, y obviando los comentarios soeces y las quejas de su amiga Mia, encaminó hacia el banco libre al lado de su indeseado compañero de prácticas: un morocho de magros músculos, intensa mirada color miel, y el peor carácter de todos.
- ¡Hola, querida compañera! -le dijo el chico, al verla, y la hizo sentarse junto a la pared, para el ocupar el lugar al lado del pasillo.
- Cállate, Milo… -masculló la chica, quejándose mentalmente de que al lado de ese impertinente, no podría dormir en clase..

Esto ha sido todo por hoy, espero que les haya gustado, y que dejen comentarios. ¿Se ha revelado un secreto? ¿Qué les pareció? ¡Nos vemos en el próximo artículo! ¡Éxitos, amigos!

Tags: literatura, novela, acción, ciencia, ficción, mitología

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Aldair_88
S?bado, 19 de enero de 2008 | 4:30
Excelente!!!!! Estoy kiere decir ke no est?n locos, sino ke son Dioses verdaderos!! La idea de ke Nike se incorpore al grupo de Juno le d? la victoria!!! muy buena la elecci?n del director jajja, una vez me pas? algo as?.
Autor: Kamus_99
S?bado, 19 de enero de 2008 | 4:53
Muy bueno el cap!!! as? ke thor es un traidor y yo ke pensaba ke andaba con Juno y encima ella sabe ke es traidor. Al fin se descubre el velo, son Dioses de verdad, esto se pone cada vez m?s interesante
S?bado, 19 de enero de 2008 | 16:11
?Excelente cap?tulo! Ya se empieza a definir a cada uno por lo que es! Me gust? muchisimo, te felicito por la forma en que has mantenido el suspenso sobre los personajes y creo que ha sido el momento justo en el que das a conocer su verdadera calidad de Dioses, Pobre Ambres, le toca justo hacer el trabajo con el que m?s asco le produce jajaja
Autor: AngelHexe
Domingo, 20 de enero de 2008 | 9:29
Hola!!!!!
Bueno me le? de una todos los capitulos!!!!
me encantan!!! muy buenos, exelentes,
esperando con ansias el proximo =)
Saludos!
Autor: BlueBrain
Domingo, 20 de enero de 2008 | 10:16
Ya me imaginaba que no pod?an ser locos, las discuciones que habremos tenido con Aldair jejeje, ahora gan? yo , son dioses. Muy buen cap?tulo!!
Domingo, 20 de enero de 2008 | 20:42
??Que bueno que les haya gustado chicos!! Y no saben el honor que es que haya estado charlando de lo que escribo!! Ya van a ver que pronto aparecen nuevos misterios... y que en alg?n momento tooooodo se va a aclarar. ??xitos! ?Gracias por leerme! xlove

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+