cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Viernes, 11 de enero de 2008

Pipol!! ¿Cómo andan? Bueno, aquí vengo con otro capítulo de "Fire & Forget", un capítulo completo de los dioses, espero que les guste. Recuerden que están las votaciones por si quieren dejar su opinión, y espeor sus comentarios.


Esa noche, abriste las puertas del hangar, y encontraste a Diana, Minerva y a las Pléyades trabajando sobre algunas motos y camionetas. Te acercaste a tu todo terreno, y examinaste con cuidado cada detalle, y cada una de las armas que se le habían incorporado.
Luego, y a pasos tranquilos, caminaste hacia un armario donde guardaban las armas, y comenzaste a llenarte con ellas: esa noche sería una cacería. Te colocaste dos pistolas en las piernas, un cuchillo en el cinto, la ballesta a la espalda y una ametralladora y un arma nueva debajo de los brazos.
La noche anterior habías podido obtener toda la información que tú y Thor quisieron al interrogar a la vicedirectora de la escuela Este, la cual raptaron hábilmente. Sin embargo, la operación que planearon para esta noche, es demasiado complicada: el blanco de los rebeldes son las Pléyades… y tú Juno, decidiste que ellas también participaran en la operación de captura.
¿Te gusta jugar con fuego, verdad?
Eran cerca de las diez de la noche, y las Pléyades se habían encargado de patrullar la zona sureste de la ciudad de Nocturna. Decidieron que Maya conduciría la camioneta, y dos más irían delante con ella, encargándose de las armas delanteras, mientras que Electra y las otras tres, irían en la parte trasera.
Tú, Juno, y Diana -la diosa de la caza- se encargarían de los rebeldes junto con Thor y Loki. Se encerraron en las sombras de la noche en una ciudad sólo iluminada por escasos reflectores que alumbraban al cielo, esperando el momento para atacar.
La camioneta negra con las Pléyades avanzaba tranquila por la calle, cuando de pronto dos vehículos del mismo tipo, cargados de hombros ataviados de la misma forma en que ustedes, los dioses, con trajes negros y cascos de vidrios oscuros, aparecieron: uno por el frente, y otros por detrás.
Desde las sombras, Diana te miró impaciente, pero tú permaneciste callada: aún no era el momento de actuar.
Las pléyades aceleraron, y escaparon a una nube de disparos de la camioneta que venía siguiéndolas por detrás. Electra y las otras que venían en la parte trasera, se recostaron inmediatamente, y cerraron la parte trasera al cubrirla con una protector antibalas que siempre usaban, y se acostaron de tal forma que pudieron sacar las puntas de las ballestas, por unos espacios ya preparados.
En ese momento, cuando en medio de la persecución la otra camioneta apareció por delante, una de las acompañantes de Maya disparó con una ballesta, y la flecha se incrustó en el parabrisas de la camioneta que venía por delante, haciéndolo mil pedazos… al mismo tiempo, Electra disparó y ocurrió lo mismo con la que los seguía por detrás.
Ese fue el punto detonante. Le hiciste un gesto a Diana, y ambas salieron tomando la derecha del camino, mientras Thor y Loki tomaron la izquierda. Ambas camionetas perseguían desde atrás a las Pléyades, quienes se encargaban de dispararles con ametralladoras para distraerlos.
Aceleraste tu moto, y en ese momento los reflectores de la zona se apagaron, dejando todo el sureste a oscuras. Aprovechaste para acercarte a una de las camionetas, y tomaste tu ballesta con la mano derecha: la oscuridad era tremenda, sumada a que por una orden tuya, las motos de los dioses no tenían faros.
Sentiste que Diana iba delante de ti, y con un reflejo de la luna alcanzaste a ver que estaba apuntando una gran arma hacia el interior de la cabina. Apuntaste la ballesta hacia la rueda trasera, y disparaste al mismo tiempo que la diosa de la caza, salvo que ella había disparado una granada de humo, que hizo que perdieran el control, sumado a la rueda que tu flecha de acero perforó, la camioneta se estrelló de lado contra la otra, atacada por Thor y Loki en la misma forma.
Cuando las camionetas chocaron, tú y los demás se encargaron de encerrarlos, y encañonarlos para poder así maniatarlos y dejarlos sin escapatoria. Una vez que estuvieron los doce involucrados en el piso y subyugados, te acercaste caminando felonamente, mientras mirabas como Thor analizaba cuál era el líder, justo después de que se encendieran los reflectores nuevamente.
Te lo señaló con un gesto imperceptible, pero tú Juno, reina de dioses, lo viste.
Al verlo inquieto, y que gritaba injurias, el dios nórdico del trueno se agachó, y demostrando su fuerza bruta, le asestó un golpe en el estómago que lo calmó, y luego de eso, le quitó el casco. Ambos se miraron, el líder de ese grupo de rebeldes era nada más y nada menos, que el profesor de Química de la escuela Este.
- Al parecer los de la Este se están rebelando… -acotaste sarcástica.
- Quizás deberíamos demostrarles lo que es la ira divina… -secundó Thor.
- ¿La ira divina? -el profesor rió, y comenzó a elevar su voz- ¿Es que acaso no saben quien soy? ¡Yo soy el gran dios Ares! ¡Soy uno de ustedes! Simplemente los atacamos para ver si son dignos de los nombres que decidieron usar.
Ese fue el punto culminante, y la poca misericordia que la diosa más vengativa de todo el Olimpo escasamente tenía, desapareció en la nada. Separaste un poco tus pies y dejaste tus manos descansar en tus caderas, dejando a relucir las formas curveadas de tu cuerpo, y la excesiva cantidad de armas que llevabas colgadas.
- ¿Tu eres Ares? -preguntaste, incrédula.
- ¡Así es! -te respondió el profesor, líder de los rebeldes- ¡Y te exijo que me liberes!
Agachaste tu cabeza, y recargando tu peso sobre tu pierna izquierda, flexionaste un poco la derecha, y bajaste el brazo de ese lado, para luego agachar un poco tu mirada a través del oscuro cristal de tu casco, y miraste a ese pobre ser.
- Te diré algo, Ares… -acotaste, incrédula- Ares es solo uno de los tantos nombres del dios de la guerra, ya que su verdadero nombre… ¡Es Marte! -y ahí se agotó tu paciencia- ¡Tú eres un simple humano que ha tenido la osadía de usurparle el nombre a un dios! ¡Y si aún de verdad fueras Marte, no estarías en condiciones de exigirme nada, porque yo soy la reina de los dioses!
Rápidamente con tu mano derecha sacaste un arma bastante extraña que tenías colgada bajo el brazo izquierdo, y la apuntaste hacia el hombre, que te miraba con los ojos aterrorizados, mientras los demás pedían súplicas de perdón, pero un grito de Thor los calló.
- ¡Silencio! -espetó, y su furia se desató- No se puede perdonar que hallan intentado atacar a los dioses, y menos aún su tonta idea de usurpar un nombre divino. La única forma de redimirse… es la muerte.
- Además… Nosotros, los dioses, nos reconocemos a nosotros mismos, ya que venimos desde épocas muy lejanas, y sin necesidad de vernos la cara, sabemos quienes somos… -acariciaste tu arma, y luego la apuntaste hacia el profesor- Vas a tener el honor de ser el blanco en el que utilice por primera vez mi nueva ametralladora de clavos…
Sin embargo, decidieron que un mejor castigo sería acorralarlos contra la pared, y eso hicieron, para luego descargar sus armas contra ellos, haciéndoles ver la única forma de remendar el imperdonable pecado de rebelarse contra los dioses: la muerte.
De pronto, y mientras las Pléyades buscaban cosas útiles entre las camionetas, y se encargaban de los ajusticiados, unos aplausos retumbaron en el lugar. Los cuatro dioses y las siete ninfas se voltearon hacia donde escucharon el sonido, y muy pronto, viste mi atlética silueta acercarse hacia ustedes, y pararme al frente.
Sí… soy yo… y todos me reconocieron.
Las diosas romanas ahí presentes bajaron su rodilla derecha en señal de respeto, y luego volvieron a pararse, pero tú permaneciste inmutable, erguida, mostrando ese porte y esa soberbia tan características de ti. Porque tú, Juno, no te agacharías delante de nadie… de nadie.
- No creo que haya motivo para que seas tú quien viniera... -dijiste, mientras que con tu porte me desafiabas- ¿O acaso es que tienes la remota idea de que podrás controlarme?
- Bien sabes que eso no es cierto… -te respondí- Simplemente vine para advertirles de esta revuelta…
- Ya has cumplido tu trabajo… Puedes irte… Y no te preocupes en despedirte.
No hubo más respuestas. Un pequeño silencio incómodo, y nada más. Ya había visto suficiente, y sabía cuando era hora de retirarme del lugar, así que me fui, y muy pronto diste órdenes a las Pléyades de que llevaran a los rebeldes.
Tus pasos retumbaron entre la sangre que bañaba el piso, y el eco de tu moto resonó por el lugar, mientras que Thor iba a tu lado, listo para preparar el siguiente ataque porque, tu sabes Juno, los humanos son muy caprichosos.

Eso ha sido todo por hoy. ¿Se dieron cuenta de porqué a veces aparece la narración en segunda persona? Hay muchos misterios en esta historia, pero en algún momento se develarán. Espero sinceramnete que les haya gustado, y nos estamos viendo en el próximo artículo. ¡Éxitos!

Tags: literatura, novela, acción, mitología, dioses, romanos, nórdicos

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Kamus_99
S?bado, 12 de enero de 2008 | 4:40
Muy Bueno!!! Juno es tal cual la mitolog?a la describe, autoritaria, bella y desp?tica. ?El ke habla en segunda persona, es J?piter? Digo, como los dem?s se arrodillaron ante ?l. Se me confunden los nombres de los Dioses griegos y romanos pero tal parecer?a ke el tipo es muy importante.
Me gusta mucho la novela. robre el director, ke final tuvo!!
Autor: Aldair_88
S?bado, 12 de enero de 2008 | 4:58
Excelente la Trama!!!! La verdad a?n no me decido si son Dioses reales o no, pienso ke el ke habla con Juno puede ser un detective ke est? investigando los asesinatos.
Me encanta leer algo entreverado y ke me deja pensando un par de d?as, analizando todo. Escribes muy bien, te felicito, Trueno
S?bado, 12 de enero de 2008 | 16:32
El director tuvo ese final por haber mentido acerca de que ?l tambi?n era un dios, lo descubrieron enseguida y por eso lo mataron. Muy interesante y enrevesada la trama, cada cap?tulo deja al lector confundido y emocionado. Hay mucha acci?n y describes muy bien los sentimientos de cada personaje. Te felicito
Domingo, 13 de enero de 2008 | 21:08
Gracias chicos por haberlo le?do!! Me result? muy interesante ver sus conclusiones acerca de la historia. Prometo pronto revelar alg?n secreto, y no ser tan mala como en CI.
En fin, gracias por sus comments!! xlove
Autor: BlueBrain
Lunes, 14 de enero de 2008 | 4:18
Excelente cap?tulo. Yo me pregunto ?porqu? s?lo se rebelan los miembros del Colegio del Este? Esa es la mayor intriga. Creo que el que habla a Juno es otro dios, pero no imagino cual es.

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+