cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 09 de junio de 2007

Antes que nada, disculpas a todos por no haber publicado el capítulo hoy a la mañana T_T. Lo bueno es que este capítulo me quedó muuuuuy chan seguro que les encanta. En fin, los dejo leer...


- Hola, Del... -le respondió el joven- Parece que estás sorprendida de verme...
Pablo era alto y pasaba el metro ochenta, sus cabellos eran castaños, y sus ojos marrones pero con cierto aire de una venganza contenida. Se acercó a un paso lento y pausado, mientras mantenía sus manos en los bolsillos. Delfina apretó su labio inferior con sus dientes, al tiempo que Anabella se le paraba al lado, y le meneaba la cabeza, aclarándole que no tenía caso perder el tiempo con él.
- ¿Qué te pasa, nena? ¿Ya no me querés?
Suavemente intentó acomodarle un mechón de pelo a la colorada, pero ésta le pegó con el dorso de la mano sacándosela de su cabello.
- Espero que no vuelvas a poner tus sucias manos sobre mí... -se dirigió a Ana- Vamos a correr, que quiero terminar esto...
Las dos chicas se dirigieron al auto, pero Víctor se apresuró e interceptó a Delfina antes de que comenzara a hablar con Ana de la estrategia. Cuando estuvo cerca, colocó su mano en el brazo de ella y le preguntó, con vos muy queda:
- ¿Lo conocías?
- Desgraciadamente... Es mi ex... -
Sus ojos miraron directamente a Víctor buscando protección, consuelo, reparo... Los ojos marrones del chico la acariciaron con una mirada, deseando poder abrazarla y apoderarse de esos rojizos y sabrosos labios que una vez ya habían sido de él como no habían sido de nadie.Pero Pablo, que estaba hablando con Cristian -el dueño del Célica- se percató de lo que estaba pasando, y se acercó nuevamente, con su aspecto de gángster.
- ¡Hey, Del! -preguntó mirando de mala forma al rubio- ¿Te conseguiste un guardaespaldas? ¿O es que necesitabas a alguien con dinero? -no era difícil darse cuenta que se trataba del hijo más chico del inversionista más acudalado.
- ¡Pero pedaz...
Delfina estaba a punto de gritarle en la cara que era un descarado, después de todo lo que había hecho, pero Víctor la empujó suavemente hacia atrás de sí, y le hizo frente al morocho, que repartía miradas gélidas a ambos.
- Ya veo porqué te dejaron -le dijo Víctor, desafiante- a las mujeres hay que tratarlas bien, no a lo bestia... Como vos...
- ¡Ja! ¿Y vos sabés tratarlas? -continuó el desafío.
- Por supuesto... -Víctor clavó sus ojos en los de Pablo, y le dijo muy suave, haciendo que sus palabras sonaran como cuchillos- Si volvés a levantarle la voz a Delfina, te las vas a ver conmigo.
Ella continuaba atrás de Víctor, con la mano derecha apretada contra su pecho, tratando de entender porqué su corazón latían tan rápido, y porqué él estaba haciendo lo que hacía.
- ¿Y porqué te importa tanto? -volvió a desafiar Pablo.
- Porque Delfina es mi novia. Y no te voy a permitir que la tratés mal...
Las palabras de Víctor le llamaron la atención a todos, e incluso al frío Diego Camperetti, que había estado mirando la confrontación pensando que esa forma de reaccionar no era la de su hermano menor. Mientras, Delfina tenía la mirada clavada en Víctor, y parecía que su corazón iba a estallar de tanto latir. Esas palabras resonaban una y otra vez en su mente, mientras observaba al rubio enfrentar con la mirada a Pablo.
En eso, Víctor se dio vuelta y la tomó por los brazos, mirándola a los ojos, devorándosela con los ojos, porque ese gesto asustado, el leve tono rosa de sus mejillas, sus labios entreabiertos, su respiración apurada, ese perfume embriagador, todo, le daban un deseo infinito de besarla. Con su mano derecha le rozó una mejilla acariciándola, para luego dejarla reposar en su cuello, y poder devorar sus labios tan ansiosamente, que sentía cómo se quedaba sin aliento, al mismo tiempo que ella colocaba sus manos en el pecho masculino, y lo atraía hacia sí.
Diego, apoyado en su Stealth, sonrió al ver la escena, mientras todos los demás, incluso Pablo, se quedaban helados. Cuando Víctor y Delfina se separaron, él la enlazó por la cintura y la atrajo hacia su pecho, y miró a Pablo: le acaba de demostrar que sus palabras no mentían. Éste le devolvió una mirada llena de ira, y se fue hacia el Supra, jurando matarla.
- Víc, yo... -Delfina intentó decirle algo pero una caricia de Víctor en su rostro la detuvo, y se quedó observándolo con una mirada expectante, sin querer pensar en nada.
- Del, por más que le haya mentido a Pablo, y por más que este no sea el mejor momento para decírtelo, quiero que sepas que ese beso fue real... no fue una actuación... Del, yo...
El Supra patinó las ruedas traseras acomodando el auto en el otro sentido, interrumpiendo las palabras de Víctor, quien -iracundo- estaba dispuesto a matar al desgraciado, cuando Delfina le tomó de la mano, y negó con la cabeza. Él entendió.
- ¡Vamos! ¡Que no tenemos toda la noche! -gritó Cristian- ¿Vienen así hablamos de la carrera? -Delfina y Ana lo miraron, y se acercaron- Vamos a largar dos autos adelantes (una de ustedes, y el Supra) y dos detrás, con diferencia de tres segundos. Para ganar, ambos autos de un equipo deben haber rebasado a los otros dos. ¿SI? ¿Quién de ustedes va a ir adelante?
- El Golf va... -las chicas se miraron, y asintieron- delante, y yo con el Vectra detrás...
- Bien... en diez minutos largamos así podemos hablar antes... -contestó Cristian, y dándoles las espaldas, se fue hacia el Supra, para hablar con Pablo.
Ana y Delfina volvieron a donde estaban sus autos, y comenzaron a hablar de qué estrategia utilizar, si bien no tenía mucha idea de qué podía llegar a ser útil, ya que una vez comenzada la carrera, no tendrían cómo comunicarse. En eso, Diego se les acercó, pero Víctor se limitó a quedarse unos metros más lejos, recostado sobre el lado de su Mégane.
- ¿Tienen alguna estrategia? -preguntó, mientras colocaba las manos en los bolsillos del pantalón.
- Algo, pero...
- Es difícil la situación... -agregó Delfina- no se como serán de técnica, pero sus autos tienen más ventaja sobre nosotras, al ser de tracción trasera...
- Y tienen desventaja en aceleración -le agregó él- porque al tener el motor delante y la tracción detrás, las ruedas carecen del peso que tienen los de ustedes, y pierden en aceleración ¿Entienden a lo que voy? -las dos estaban pensativas- Tal vez ustedes tengan desventaja en un derrape, pero ganan por lejos en aceleración...
- Ya veo... Si no derrapamos tanto... -comenzó a decir Ana.
- Conservaríamos neumáticos para un momento crucial, y ganaríamos en aceleración ¿No?
- Así es -asintió Diego- ¿Y cual sería ese punto crucial?
- Algo con curvas seguidas, para que podamos pasarlos a ambos, sin darles tiempo para reaccionar...
- ¡Claro Del! -Ana parecía contenta- La W es perfecta: tiene una curva a noventa grados antes, y luego las tres cerradas, con rectas prolongadas.
- Si, si... Pero se plantea un problema -volvió a decir el morocho, mientras sostenía su mirada gélida- En la salida, deberían tratar ambas de quedar detrás de ellos. Después, primero debería Rebasar Ana al Célica para quedar detrás del Golf, y luego juntas al Supra...
- ¿Al mismo tiempo? Eso es complicado, Diego...
- Si... pero ahí esta la destreza ¿no? Estoy seguro que pueden ganar... -dijo con una sonrisa casi imperceptible, que dirigió hacia la rubia- Nos vemos en la llegada...
Y sin más, se fue hacia donde estaba su hermano.

Pasaron unos minutos, cuando el Golf se encontraba alineado al la izquierda del Supra, y detrás de ellos, el Vectra a la derecha del Célica, a unos casi diez metros. Pablo intentó mirar al Golf, pero los vidrios renegridos y espejados le propinaron su propio reflejo, en lugar de lo que él quería ver. En eso, Roberto Lombardi se paró entre los dos primeros, y dijo en voz bien alta:
- ¡¡Cinco segundos para la primer largada y ocho para la segunda!! ¿¿Listos??
Los cuatro autos comenzaron a hacer rugir sus motores, provocando una tensión inimaginable entre los presentes, y aquella multitud de fieles seguidores de las carreras callejeras.
- ¡¡Cinco!! ... ¡¡Cuatro!! -Víctor levantó la mirada y la clavó en el Golf, que movía la parte delantera, debido a la fuerza escondida que tenía- ¡¡Tres!! ... ¡¡Dos!! -Diego cerró los ojos, y sonrió confiado de lo que ocurriría- ¡¡Uno!! ... ¡¡¡AHORA!!!
El Supra sobre-aceleró provocando que el auto saliera arando, y Delfina aprovechó esa oportunidad para sacar el auto directamente en segunda, para darle más fuerza, y evitar repetir el error de Pablo. Los dos autos salieron al máximo de poder, pasando bien cerca de Roberto, quien volviendo a levantar la mano, anunció de nuevo:
- ¡¡Tres!! ... ¡¡Dos!! ... ¡¡Uno!! ... ¡¡¡AHORA!!!
Y tal como Ana había previsto luego de ver al Supra, Cristian sacó el auto arando, mientras Ana volvió a hacer lo mismo que Delfina. Así mientras salieron acelerando, ganó unos centímetros, y quedó a un metro de su oponente, al tiempo que el VW azul le llevaba otros diez metros al Célica.
La velocidad era baja, apenas rozando los 110km/h... ¿Falta de poder? ¿Problemas mecánicos? No... Lo que realmente pasaba, era que ellas tenían el plan perfecto. Sabían lo que Pablo y Cristian estaban dispuestos a hacer para ganar, y por eso sabían exactamente que hacer, pero...

Justamente en la W, esa curva que sería el momento más crucial, Don Lombardi desenfundaba un cigarrillo, mientras Daniel Ledesma le sonreía ampliamente. Alberto suspiró, y dio una seca, para luego mirar maliciosamente a su “compañero”.
- ¿Otra vez enojado Alberto? -preguntó con un falso tono de voz inocente.
- Si... ¿Para qué viniste, Daniel?
- Para ver esta súper carrera... No todos los días se ve una carrera doble -contestó mientras abría su celular, y comenzaba a ver el video que transmitían los presentes- Además, sabés que van a ser profesionales...
- Si pero...
Prefirió guardarse para sí el resto de la frase. En eso, un tremendo BMW serie 7 color negro se estacionó al lado de su Chevrolet Astra, y un hombre -no desconocido para él- se bajó del auto, con una mirada muy arrogante en su rostro. “¿El padre de Delfina...? ¿Pero...?”
- Buenas noches... -dijo Ricardo al ver a alguien conocido- Parece que nos volvemos a ver.
- Así parece -contestó, con palabras que parecían haber sido talladas en un témpano de hielo.
“¿Para que viene si después dice que es un desperdicio?” Don Lombardi reflexionaba internamente, cuando decidió imitar a Daniel y mirar la carrera por el celular.

Ya habían pasado casi cinco minutos de la largada, y unas cuantas curvas, pero ni el Golf ni el Vectra habían dado ni un solo derrape, cosa que estaba molestando ingratamente a sus oponentes.
Otra curva se aproximaba, y el Supra frenó, rebajó los cambios, volanteó rápidamente a la izquierda, y luego volvió el volante hacia el otro lado, inclinando el auto en una curva bastante cerrada, mientras el Golf sólo había acomodado las ruedas traseras. Y ahí lo vio. La clave para ganar la carrera.
Durante los escasos segundos que el Toyota mantuvo el derrape, Delfina alcanzó a ver que inclinaba totalmente las ruedas delanteras: Pablo derrapaba el auto, pero sólo con dos ruedas, perdiendo fuerza, velocidad y agarre. No iba a ser fácil vencerlo, mas ella lo iba a lograr. “Solo necesito que Ana se de cuenta...”

¿Y? ¿Qué les pareció? ¿Verdad que estaba bueno? En fin... espero sus comentarios, y nos vemos en el próximo artículo!!

Tags: literatura, argentina, propia, autos, coches

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Kamus_99
Domingo, 10 de junio de 2007 | 9:01
muy bueno!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Cada vez mejor, la carrera empez? ya con mucha tensi?n , soso muy buena escribiendo
Autor: Aldair_88
Lunes, 11 de junio de 2007 | 6:42
AAAAHHHH!!! pero ke beso se dieron!!!!! (suspiro) el ex se ked? helado y yo tambi?n!!! me encant? el cap. muy bueno!!!!
Lunes, 11 de junio de 2007 | 16:15
es cierto, espectacular el beso, y la carrera me dej? bastante nerviosa, muy bueno el cap?tulo. te felicito
Autor: BlueBrain
Martes, 12 de junio de 2007 | 6:43
muy bueno, muy bueno, MUY BUENO!!!!! Este cap. estuvo b?rbaro, que manera de cerrarle la boca a PAblo!!!
Autor: Foxys
Martes, 12 de junio de 2007 | 15:38
muuuu wenoooooo :-/ cada vez se pone mejor la cosa!!! jojojo i want morrreeeee!!!:-/
Martes, 12 de junio de 2007 | 21:26
Que bueno que les gust?!!! Ta me hab?a puesto triste porque vi re pocos comentarios, y pens? que nadie lo hab?a le?do... En fin... ??TOY FELIZ!! ?Qu? bueno que les gust?! :D

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+