cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 26 de mayo de 2007

Pipol! Acá les traigo otro capítulo... Pero... como que me entusiasmé escribiendo y me quedó un tanto larguito... ¡¡Pero les va a encantar!! (y a romper corazones, pero bueno... todavía falta muuuuuuuuucho tiempo...) Mejor no les adelanto nada y los dejo con la lectura...


Las pisadas en la escalera revestida en madera resonaron por todo el living, y Diego Camperetti se dirigió a la cocina: ese día se había levantado especialmente hambriento. Al entrar en la cocina dejó el celular en sobre la mesa, y abrió la alacena donde generalmente estaba su café. Nada. “Seguramente el viejo debe habérselo acabado...” pensó.
- No te preocupés, esto es todo lo que queda...
Víctor entró en la cocina con la taza de su hermano en la mano y se la dio con una sonrisa compradora en su rostro. Los ojos celestes de Diego se convirtieron en dos fríos témpanos de hielo, que desearon ser dueños del trueno para acertarle un rayo en la cabeza a su hermano.
- Por algún motivo, creo que perdí el hambre... -afirmó, mientras miraba la borra de café en la taza.
- ¡Pero que amargado! -suspiró el rubio- Yo me voy, que sino llego tarde...
- Se... tarde para verla a Delfina... -masculló Diego.
Comenzó a lavar la taza para luego guardarla en un lugar alejado de la visa de Víctor, cuando su celular empezó a sonar. Rápidamente se fijó quién era, y atendió:
- ¡Rober! ¿Pudiste averiguarlo?
- Si... Parece que planean encontrarlas este fin de semana...
- ¿Saben algo?
- No lo creo... De todas formas eso va a ser muy peligroso...
- Vos encargate de mantener a mi hermano lejos, que sino el va a ser peligroso... -el celular vibró, y Diego miró la pantalla- Te dejo que me llegó un mensaje...
Cortó la llamada, y miró el mensaje de texto. Decía “Hey, el sábado es mi cumpleaños y nos juntamos en mi casa ¿querés venir? Vos tenés la dirección... y traé a tu hermano que me matan sino acá...” era de Anabella. “Después arreglamos... pero voy”. Miró el calendario, y se percató de lo rápido que pasaba el tiempo.
- Y ya septiembre... El tiempo no para a veces...

Ya en la facultad, Anabella Lombardi estaba siendo interrogada por su amiga Roxana, quien no paraba de acosarla con preguntas:
- Y decime... ¿Ignacio va a ir?
- Yo le dije que vaya, pero...
- ¿Y que onda la ropa? ¿Bien arreglada? -interrumpió.
- ¿Algo que cubra los niveles mínimos de decencia?
Justo cuando una batahola de preguntas inútiles la inundaba, Delfina apareció oportunamente detrás de su amiga, y tras disculparse con las otras chicas, se la llevó un tanto apresurada.
- ¡Me salvaste! ¡Te adoro! -dijo Ana mientras apresuraba el paso- ¿Qué pasó?
- Ignacio me confirmó lo que vos me dijiste... Me parece que vamos a tener que cuidarnos del Supra ese...
- ¿Sí? Ya lo imaginaba... ¿No sabés nada más?
- Si... -contestó mientras ponía voz despreciativa- Se que hoy casi me choca un Toyota Supra negro con unas líneas plateadas, conducido por un guacho presumido...
- Eso me dice que te enojaste...
- Eso me dice que una vez más tenés razón, pero... -el profesor pasó justo delante de las chicas- Mejor me voy, no quiero llegar tarde...
- Si...
Suspiró, y apretó las carpetas que tenía entre las manos. Agachó la cabeza resignada, y dio media vuelta para dirigirse a su aula, cuando chocó con alguien bastante más alto. Inmediatamente miró hacia arriba y vio que Diego hacía un gesto de sorpresa un tanto premeditada.
- Hola... ¿A qué hora salís hoy? -preguntó.
Mientras, en la otra punta de ese gran laberinto que era la universidad, Delfina se sentaba en el único banco disponible en su aula, que -no tan casualmente- estaba al lado de Víctor. Lo saludó con una sonrisa, sacó la carpeta y comenzó a tomar apuntes de lo que decía el profesor.
Más avanzada la clase, giró levemente la cabeza -simulando acomodarse el cabello- hacia el lado de Víctor, y lo vio medio recostado en la silla, con una pierna apoyada sobre la otra, la birome tomada con desgano, el cabello rubio tan bonito, y la mirada perdida en sus apuntes. Era lindo. Y le gustaba mucho, pero... ¿Le gustaba él por su forma de ser? ¿Por ser el chico que una vez la besó como nadie lo había hecho, y porque una noche la sostuvo en sus brazos y no la dejó llorar sola, perdida en la noche? ¿O le gustaba por quién era, por ser el hijo menor del inversionista más acaudalado del país, casado con una renombrada abogada? Las preguntas comenzaron a llenar su mente, y se la llevaron muy lejos de la clase, haciendo que continuara tomando apuntes de una forma maquinal.
Al finalizar la clase, Víctor le dirigió unas palabras pero Delfina, absorta en sus más tristes divagaciones, no se percató de él, y juntando sus apuntes, se dirigió hacia la salida. Roberto se acercó a su amigo y -agradeciendo que lo hecho por la jovencita, dejaría ocupados los pensamientos de Víctor por el resto de la mañana- lo empujó hacia la cantina en busca de alimentos.

Esa noche, Delfina llegó temprano a la casa de su amiga, y subió su auto a la vereda. Se bajó, sacó el regalo del baúl, y tocó timbre. Anabella se le abalanzó unos segundos después, y entre risas entraron. El regalo era una blusa para salir color camell, y la rubia no dejó de probársela. Pasados los agradecimientos, cumplidos y demás, Ana le preguntó:
- ¿Qué tenías que decirme que querías venir antes? Bastante que durante toda la semana estuvis...
- Anita, yo... Me estoy enamorando de Víctor... -interrumpió en un balbuceo, dejando a la rubia de una pieza. Delfina la miró, y tironeando de su remera le preguntó- ¿Seguís ahí?
- Si... Me dejaste helada... -contestó volviendo en sí- ¡Pero pará! ¿Qué tiene eso de malo? No entiendo...
- Es que no se si me gusta él, por como es...
- O por quién es... -le completó la frase, y ambas se quedaron pensando- Eso tenés una sola forma de averiguarlo, Del...
- No... no quiero... Porque no me gustaría sentir que lo estoy usando que...
Timbre. Alguien había llegado y esperaba que lo atendieran. Anabella le apretó las mejillas a su amiga con los dedos índices forzándole una sonrisa, y se fue a atender la puerta. Ni bien la abrió, su primo Roberto se le tiró encima despeinándola, y diciéndole:
- ¡¡¡Mi primita chiquitina cumplió añitos!!!
- ¡Pará loco! ¡Que me despeinás! -le dijo bromeando como él lo había hecho antes.
- Ya... que la señora hoy tiene que estar hermosa... -entró y vio a Delfina- ¡Hola! -saludó.
Justo cuando iban servirse algo para tomar, el timbre volvió a sonar, y esta vez Nadia, Roxana e Ignacio aparecieron juntos. Tras los saludos preliminares, Delfina se percató de la llegada, y le hizo un gesto de complicidad a Nacho. Cuando este se acercó a saludar, ella le dijo al oído:
- ¡Sos un ganador!
- Me la encontré justo en la puerta... -aclaró él.
- ¡Claaaaro! Y yo nací ayer...
Pasó casi una hora cuando un Dodge Stealth negro, y un Renault Mégane CC se estacionaron entre una colección de los más variados modelos de autos. Diego se bajó y miró a su hermano que lo miraba con cara de asco.
- ¿Qué? -preguntó.
- Podrías haberme avisado, al menos... he ahí el “qué” -respuesta sarcástica del rubio que escondía un “cuando volvamos a casa vamos a hablar seriamente”.
- Te hubieras aferrado a tu auto como garrapata... -contestó dirigiéndose a la puerta, y tocando el timbre.
- Ya vas a ver, pedazo de hielo, cuando te agarre en casa te voy a... -murmuraba por lo bajo mientras se acercaba a la puerta con su hermano.
Una llave se corrió por la cerradura, y Anabella abrió la puerta. Llevaba un jean claro, una remera color chocolate, aros al tono, y estaba maquillada de forma sencilla pero impactante. Tenía el cabello ondeado y suelto y los ojos celestes brillaban intensamente. Diego sonrió ampliamente, de un modo que le pareció muy atractivo a la joven, y muy extraño a Víctor, dejándolo un tanto perplejo.
Tras los saludos y felicitaciones entraron en la casa. Los ojos de Víctor y de Delfina se cruzaron, haciendo que el corazón de ella comenzara a latir rápido... tanto que le parecía que se iba a salir. “No puede ser que sea tan linda... Es preciosa...” Los dos hermanos saludaron a todos, y se incorporaron a la reunión.
Horas más tarde, habían colocado música y continuaban charlando en diferentes grupitos. En eso, Roxanna -que en toda la noche sólo había estado hablando con Ignacio- creyó escuchar un ruido, y bajó un poco la música. Un golpe se escuchó, y la alarma de uno de los autos comenzó a sonar. Otra... Delfina miró su llavero, y al ver que era la alarma de su Golf, y del 206 CC de Roberto, todos salieron corriendo hacia la puerta.
Pero cuando abrieron la puerta, sólo vieron la parte trasera de un Toyota Supra alejándose por la calle, y una nota trabada en el parabrisas del Golf. Delfina comenzó a revisar su VW pero no encontró ningún golpe o marca.
- Lo deben haber tocado al colocar esto... -dijo Rober- Y seguro que cuando sonó la alarma, se chocó con mi auto... Por eso no hay que subirlos a las veredas -lamentó.
Mas ella no le prestaba mucha atención, ya que había abierto el papel y lo estaba leyendo. Se mordió el labio inferior suavemente, y leyó en voz alta:
- “En dos semanas, correremos contra el Vectra y el Golf en una carrera doble... a la medianoche del sábado” Eso dice...
- ¿Una carrera doble? ¿Qué es? -preguntó un tanto asustada Nadia.
- Cuatro autos derrapando al mismo tiempo, eso es... -respondió Víctor.

(Se escucha la música de "Tiburón" de fondo) ¡Chan! ¡Chan! ¡Chan! Y esto se queda en suspenso hasta el próximo capítulo! ¡Que mala que soy! Muahahahaha!!! (Toy media loca hoy, no me hagan caso). Espero sus comentarios a ver si se animan a decirme que creen que pasará... ;) ¡Nos vemos en el próximo artículo!

Tags: literatura, autos, coches, argentina

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Aldair_88
S?bado, 26 de mayo de 2007 | 6:40
??AAAHHHHYYYY!!! ke buen cap?tulo!!!! Delfi est? dandose cuenta de su amor por Victor. ke lindo ke ignacio salga con Roxana, pero me tiene intrigada el Supra ?kien ser??
Autor: Kamus_99
S?bado, 26 de mayo de 2007 | 6:57
Muy buen cap. ?y ahora ke se trae el del Supra? la carrera de cuatro autos s? ke no me la esperaba
S?bado, 26 de mayo de 2007 | 17:15
?Pero, qu? buen cap?tulo! me encanta tu manera de describir las escenas, est? muy bueno, te felicito
S?bado, 26 de mayo de 2007 | 20:15
Muahahahahahaha!!! El tema del Supra va a traer muuuuuuuch cola!! :D:D:D:D (esa es mi parte malvada que planea algo que ni se imaginan!! :D)
Autor: Kamus_99
Domingo, 27 de mayo de 2007 | 9:31
sos como Gardel!!! Pero vos cada vez escrib?s mejor!! muy bueno el cap.
Autor: BlueBrain
Martes, 29 de mayo de 2007 | 6:34
Excelente cap?tulo, es verdad que describes muy bien las situaciones.?que te traes entre manos Trueno? Espero que no mates a nadie en la novela
Martes, 29 de mayo de 2007 | 20:39
Maldad!!! Mwahahahah!!! (fasceta perversa de Trueno) Na, les prometo que en esta novela no mato a nadie (en la pr?xima... cap?s, jajajaja)
Autor: Foxys
Viernes, 01 de junio de 2007 | 11:27
ah! ah1 ah!!!!!!!!!!!!!!!!! YO QUERER CAPIIII >.<

bueno truenito ya sabes que me re gusta como escribis y cada vez me engancho mas con Runing Hearts!!! (el pueblo quiere saber! el pueblo quiere capi XD)

segui asiiiiiii!!!!!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+