cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Domingo, 13 de mayo de 2007

Gente! Perdón por no haber publicado esto anoche, pasa que estaba re dormida y no tenía nada de inspiración, lo único que pasa por mi cabeza es álgebra... T_T En fin, les dejo acá el capítulo, y espero sus opiniones!!!



- ¿Fiesta...? ¡Estamos de fiestaaaaaa! ¡Vamos a romper con la noche santafesina!
Ignacio había comenzado a bailar y canturrear un tema tecno mientras daba vueltas por el taller enlazando a su escoba, cosa que divertía a Anabella Lombardi, pero también le producía un leve cansancio moral ante tanta emoción.
- Che, vos... Pajarito cantor...
- ¿Si? -preguntó el joven mientras escuchaba como Don Lombardi se reía de su actuación- ¿Qué pas...? ¡Eh! ¡No se rían de mí!
- ¡No bailés entonces! -contestó un mencánico.
- Ya, ya... concentrate Nacho... El sábado, a las 12 en mi casa...
- ¿Tu casa?
- Si, sabés que la familia de Delfina no es lo más colaborativa, así que nos juntamos en mi casa... A ver unas pelis y pasarla bien... ¿Capichi?
- ¿Películas? ¡Pero...! ¡Pero...!
- ¡¡¡Pero dejate de molestar!!! -le impetó un tanto cansada de las continuas quejas- ¡¡Si querés música llevala vos!!
Una pequeña ovación proveniente, nuevamente, de don Lombardi y uno de los mecánicos, coreaba la frase de Anabella.
- ¡Eso! ¡Ponelo en su lugar!
No hubo repuesta. Ese día Ana no estaba en su mejor humor. Se dirigió hacia el auto al que le estaba cambiando los neumáticos, y reanudó su tarea, justo cuando un bocinazo proveniente de algo más grande que un auto rechinó n la puerta.
Don Lombardi giró la cabeza, y mandó a Jorge, el mecánico, a guiar al camión que estaba parado en la calle hacia la otra entrada, para poder descargar las cosas. Tras despejar la entrada trasera, y abrir el camión, comenzaron a descargar unas cajas de maderas con el logo de VolksWagen talladas en ellas: el nuevo motor del Golf había arribado, y pronto lo instalarían.

El sábado pronto llegó, y la vereda de la casa de Anabella era una exposición de los más variados modelos de autos: la Ford Ranger de Roxana, el Peugeot 206 CC de Roberto, el Chevrolet Vectra de Ana, y el Ford Fiesta de Ignacio hacían presencia silenciosa en la calle, mientras por dentro de la casa...
- ¡No! ¡Yo no quiero ver eso! -chilló Nadia.
- ¿¿Por qué?? -preguntó Delfina con cara de inocente- ¡Si es una simple peliculita de terror!
- ¡Estas loca! ¡Yo no voy a mirar eso!
- ¡Tapate los ojos!
- Chicas, ya... Mejor miremos otra... -preguntó Roberto tratando de apaciguar a las amigas que “reñían” en tono amistoso.
Mientras la decisión se llevaba a cabo en el fondo, Ana se acomodaba en el mejor lugar del sofá y abrazaba un almohadón. Roxana, que estaba sentada en el otro sofá, se dirigió a la cocina a buscar algo de beber.
- ¡Hola! -saludó al ver a Ignacio- ¿Qué buscas?
- Gaseosa, pero...
El joven estaba con la cabeza en la nevera, y no se dio cuenta de que era Roxana quien lo hablaba. Cuando reconoció que era otra voz la que le hablaba, miró rápidamente y descubrió a una jovencita de su altura, morena, de cabellos renegridos, ojos marrones, maquillaje y ropa perfecta. Ella tampoco perdió tiempo para mirarlo, Nacho era sencillo, bien vestido, de cabellos marrones y ojos color miel. “Tiene la cara bonita como me gusta” pensó ella.
- ¿Querés gaseosa? -le ofreció el una botellita para que tomara.
- Si, eso quería... No puedo tomar cuando conduzco... -le guiñó un ojo, y agarró la botella.
- ¿Si? ¿Cual es tu auto de los que están afuera?
- Ajá... La Ranger dorada...
- ¿En serio? El mío es el Fiesta...
Pero la charla no pudo continuar, como Nadia, Roberto y Delfina llegaron a un acuerdo sobre la película en cuestión, la colocaron inmediatamente, y llamaron a sus compañeros. La reunión continuó alegremente, y sin más decisiones eternas sobre las películas, hasta que todos decidieron irse.

Las dos semanas que pasaron Anabella y Delfina las pasaron metidas en el Drifting Zone, ya que estaban instalando el nuevo y poderoso motor al VolksWagen Golf de Delfina. Luego del motor, siguió la bomba de agua, radiador, tacómetro, velocímetro, suspensión, amortiguadores, cubiertas, llantas más livianas, asientos y cinturones de carrera, y hasta un alerón que asentaba al auto al piso, para darle mayor resistencia a atas velocidades.
Luego de eso, pasaron su buen tiempo terminando con las reparaciones, y probando el auto, hasta que se decidieron a dejarlo totalmente perfecto. Delfina estaba sumamente contenta, ya que había pasado unas horribles cuatro semanas sin su coche, y lo extrañaba muchísimo.
Sin embargo, la alegría no le iba a durar mucho.
Cuando llegó a su casa, ya por la noche, entró su auto relucientemente lustroso, y se dirigió a la cocina en busca de algo de comer, cuando su madre salió del despacho de su padre. Saludó como siempre, pero Carmen se acercó al garage, y al ver el auto, comenzó a gritarle a Delfina:
- ¡Al fin lo trajiste! ¡Ya pensaba que algo le habías hecho! ¡Los del seguro nos dijeron que cambiaste el motor! ¿De donde sacaste la plata? ¡Seguro que la robaste! ¡O peor! ¡Con la vida nocturna que tenés seguro que toda la ciudad masculina te pagó el chiche nuevo! -la colorada se sirvió gaseosa metódicamente sin decir nada, mientras trataba de controlar sus nervios- ¡Dios mío! ¡No me imagino lo mal que debés estar haciendo quedar a nuestro apellido! ¡Toda una familia de médicos y abogados rebajada por una mocosa como vos!
- ¿¡Pero te pensás que el maldito apellido es todo lo que importa!? -Delfina perdió el control, pero pronto se recuperó- Vos sos mi madre pero no sabés nada de mí nunca te interesó, lo único que te importa es aparentar, conservar el apellido, verte linda, y muy por debajo, mis dos hermanos... y yo nunca entré en la lista... - Guardó la gaseosa en la heladera, y yéndose a la puerta, le dijo- Yo tengo un trabajo honrado en el DZ, y no me importa lo que pensés...
- ¡Mocosa! ¡Después de todo lo que hago!
Mentía, creyó que eso serviría, pero no tuvo efecto: Delfina estaba abriendo la puerta del garage, y muy pronto el sonido del potente V6 del Golf se perdió en la lejanía de la ciudad, dejando atrás el rechinar del portón eléctrico al cerrarse.
Delfina conducía con los ojos nublados por las lágrimas que rehusaba dejar caer. Sus manos temblaban nerviosas al moverse del volante a la palanca de cambio, pero la renovada potencia del Golf la calmaba. Era esa posibilidad de poder derrapar y sentirse volar sobre la ruta la que la serenaba. Era la posibilidad de saber que podía correr hasta el amanecer persiguiendo la sombra de los demonios que la atormentaban...
Y así cruzó, cual trueno en medio de una tormenta, la oscura ruta. Iba a más de 170km/h y el velocímetro marcaba casi cien más como límite. Las derrapadas que daba en cada esquina hacían pensar que enfrentaría a la muerte misma en la salida. Era una batalla, un dejo de ira, el sonido de la indignación lo que se reflejaba en su carrera.
Un Renault Mégane II Cabriolet emergió de la noche y vio pasar al Golf. “¡Delfina!” Víctor vio como raudamente quedaban solo las huellas negras de las frenadas en el asfalto, y los destellos rojos de las luces de freno se alejaban a una velocidad pasmosa. “¿Qué le pasa? Nunca la vi así... Mejor a sigo” Y pisó el acelerador, deseando no encontrar un VolksWagen destruido en la próxima curva...

Perdón lo corto, pero tampoco tenía mucha inspiración... En fin... ¡Nos vemos en el próximo artículo! Y espero sus comentarios chicuelos ;) Beshos!

Tags: literatura, argentina, novela, propia, autos

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Kamus_99
Domingo, 13 de mayo de 2007 | 9:27
Ke buen capitulo!!!! Nacho me parece ke ya hizo una conkista y pobre Delfi, estaba destrozada, me has hecho pasar por varias emosiones distintas mientras lo le?a, muy bueno, te felicito
Autor: Aldair_88
Domingo, 13 de mayo de 2007 | 12:18
ESTUPENDO CAPITULO!!! Lo ?nico es ke me has dejado angustiada con el final... ?Y hay ke esperar hasta el Domingo!!!!
Domingo, 13 de mayo de 2007 | 12:53
muy bueno el cap?tulo. Que bruja la madre de Delfina!!! ojal? y Victor la alcance antes de hacer una pavada. Me encant? el cap?tulo, muy bueno!!!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+