cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Domingo, 04 de febrero de 2007

Pipol! Perdón por haberme tardado tanto con el nuevo capítulo, es que la verdad estaba un poco cansada el viernes como para escribir, y no podía hacer nada bueno. En fin, me encantó este capítulo, espero que le guste... Plis dejen comentarios y voten su auto preferido de "Running Hearts"!!



- ¿Estás bien? -silencio- Che... ¿Estás bien?
Delfina se encontraba apoyada contra el Golf, y estaba bebiendo gaseosa de una botellita que Ignacio le había alcanzado. Terminó un trago, y se la pasó a Ana para que bebiera.
- Si... tenía sed, no más... vamos a ponerle la nafta...
Ignacio levantó, con ayuda de uno de los mecánicos, un bidón de nafta, y Delfina le pasó una manguera. Tomó la otra punta con la mano, y puso el otro extremo en su boca y aspiró. Inmediatamente se la sacó, y colocó ese extremo en el tanque de su auto. Anabella le dio un pañuelo y se secó con eso, para luego tomar otro trago de gaseosa.
Al cabo de unos minutos, el tanque estaba cargado nuevamente, y las chicas se subieron al auto, para correr la sexta ronda, faltaban cinco minutos para las tres y media de la madrugada.
- Hermano... ¿Qué opinás?
- Que tienen los neumáticos demasiado gastados...
Víctor lo miró. Eso que el decía era una verdad inexpugnable, pero sumamente peligrosa. El asfalto tenía partes un poco negras y los autos estaban corriendo sin derrapar. Era impresionante, saber que habían aguantado ya seis rondas sin poder definir un ganador. Estaba convirtiéndose en una de las carreras más largas. Nerviosamente sacó un cigarrillo y comenzó a fumar, justo cuando los autos llegaban, con el Golf delante, y sin ninguna definición.
- La ronda que viene es la definitiva... -dijo Daniel.
Su hermano lo miró, y comenzó a mirar para todos lados. El Eclipse estaba estacionado un poco más adelante del VolksWagen, porque largarían la séptima ronda, con el Mitsubishi adelante. Sin embargo, dentro del auto, Diana se quejaba casi a los gritos de que un fuerte dolor de cabeza la acongojaba. Sofía trataba de que no corrieran, pero la joven no desistió. Correrían aunque fuera lo último que hicieran.
Mientras tanto, Anabella y Delfina utilizaban esos minutos para planear su estrategia. Tenían defino que en la ronda siguiente, sacarían a relucir sus trucos.
- Del... tenemos que pasarlas, no podemos alejarlas...
- Sí, ya se. TY ese no es el único problema... el auto ya casi no tiene nafa, y estamos forzando demasiado el motor, a revoluciones muy altas por mucho tiempo... Y yo no quiero que le pase nada malo... -dijo mientras sostenía el volante, lista para arrancar en cualquier momento- Tengo miedo de que las bujías dejen de hacer chispa... con tantas revoluciones...
- Ya... no te preocupés. Mejor planeemos la estrategia -la colorada asintió- Lo mejor va a ser pasarla en la curva antes del puente, y con un derrape...
- Entonces...
- Si... vas a tener que hacer que el auto avance derecho, pero manteniéndole en un derrape, haciendo que la cola no se adelante más de lo necesario -mientras hablaba, le mostraba con la mano la posición del auto- Sólo tiene que quedar perpendicular totalmente a la calle, cuando estemos abajo del puente, para agarrar la curva sin perder tiempo...
- De todas formas, abajo del puente ya ganamos... Aunque la meta esté un poco más adelante... -miró hacia delante- ¡Eu! Prendieron los intermitentes...
- ¡¡Acelerá!!
Y salieron corriendo. El Mitsu delante, el VolksWagen detrás. Aceleraron al máximo en la recta más larga del circuito, y ambos autos se encaminaron en el carril izquierdo, para tomar la amplia curva que se venía, sin derrapar. El Eclipse frenó, pero el Golf no, y se acercaron peligrosamente, ganando distancia.
Sólo en la salida el Delfina patinó la cola de su auto para dejarlo derecho a la salida y ganar tiempo. Los que estaban mirando se quedaron pasmados. En la pequeña recta que había entre esa curva y la siguiente, el Golf iba prácticamente, empujando a su rial desde atrás.
- ¡Seguí por la derecha! Derrapá en la curva y enderézalo a la salida...
Dicho y hecho. Mientras que la coupé asiática roja frenaba, y tomaba la siguiente curva sin derrapar, el Golf comenzó a ladearse hasta quedar perpendicular a las barreras en la curva, pero... llegada la recta no se movió. Sólo se enderezó unos centímetros, y avanzó así, sin perder la velocidad, entonces, quedó perfectamente derecho para la calle que venía en diagonal a esa recta. Delfina aceleró, y su auto salió rápidamente, presionando a sus oponentes, que no podían alejar al VW.
Se acercaba la segunda curva a noventa grados, con el Lago Sur de fondo, seguido de las tres eses. El auto azul comenzó a derrapar, pero en la mitad de la curva, el Eclipse se cerró hacia la derecha. Inmediatamente Anabella le ordenó que frenara y Delfina, dejando de derrapar, colocó el auto a la izquierda y empezó a acelerar.
Entraron a las tres curvas lado a lado, teniendo sólo casi 15 centímetros de cada lado, antes de chocar contra la barra de cemento y rejas. Ningún error se admitiría. El la última onda del camino, el Golf quedó del lado de afuera, pero pasando a tercera, aumentó la fuerza y empezó a adelantarse al tiempo que, cerrando la trompa hacia la derecha, abría la parte trasera, bloqueando el camino.
Diana no frenaba. A esa velocidad impactaría en la puerta del Golf, que estaba inclinándose, para entrar en la próxima curva.
- ¡¡No!! ¡¡No me va a pasar!!
- ¡¡Diana frená!! ¡Sacá el pie del acelerador! ¡Nos vamos a matar si chocamos de frente!
Anabella sentía cómo las luces del Eclipse atravesaban los vidrios espejados del Golf, impactando en su cuello. Si Diana no frenaba, las chocaba en la puerta de ella, haciendo que el otro lado impactara contra el cemento de las barreras. Ninguna de las cuatro tendría posibilidades. Pero por algún motivo, a lo mejor, los rezos inconscientes de la blonda, la mirada penetrante y nerviosa de Víctor, las expectativas de los presentes, la botellita de gaseosa rota en la mano de Ignacio, algo... por algo... Diana bajó la velocidad.
El Golf entró derrapando a la última curva, y pasó paralelo al puente en la última y recta, de no más de siete metros, acelerando en la curva de 45 grados. Frenó en la recta, donde comenzaban a correr. El Eclipse llegó después, y ninguna de las chicas se bajó. Delfina y Anabella habían rebasado... habían vencido... otra carrera más, ganada.

El cigarrillo se había consumido completamente en la mano de Daniel quien, impávido, trataba de asimilar lo visto. Al ver que ya no tenía nada en la mano, soltó los restos y mirando a su hermano, le dijo:
- ¿Viste? Sabían que lo iban a lograr... Estas dos son lo que necesito... Ahora voy a avisar, y seguro que Lombardi va a estar muy contento...
Dicho esto ambos se fueron hacia el auto, dejando la calle, donde Delfina y Anabella se habían bajado del Golf, y estaban hablando con Ignacio y el mecánico del Drifting que se empeñaban en ver si las chicas estaban bien. En eso, Diana y Sofía se bajaron del auto sin decir nada.
Cuando Diana vio que estaban con Delfina, se acercó caminando rápidamente, y cruzó justo delante de Víctor y Diego, que iban en dirección a las chicas. Cuando esto pasó, apuraron el paso, llegando justo para ver cómo la colorada se incorporaba para quedar de frente a la otra chica.
Un silencio llenó el lugar. Diana se acercó más y más. Delfina no sabía que hacer, y cuando fue a abrir la boca para decirle algo, la rubia teñida revoleó la mano, dándole una cachetada. Inmediatamente se dio una vuelta, y se fue hacia el Eclipse que arrancó súbitamente, y se alejó del circuito.
Delfina apoyó la mano izquierda en su rostro, para sentir la piel caliente por el golpe. Inmediatamente, Ana se la sacó para verla si no tenía golpes, y le dio la botella de gaseosa para que se la apoyara.
- Vamos... hay que cambiarle las cubiertas...
No había respuesta. Víctor miró a Delfina y ella lo miró. Segundos, como siempre, pero se miraron. La joven asintió con la cabeza a su amiga, y se subieron al Golf, manejando Anabella.

¿Que les pareció? ¡Por fis, dejen comentarios! Nos vemos en el próximo artículo ;)

Tags: literatura, historia, carreras, clandestinas, coches, velocidad

<@[email protected]> Comentarios:

Domingo, 04 de febrero de 2007 | 19:56
Una carrera espectacular!! Muy buen cap?tulo, ?Que enojada esta la contrincante!! Fue porque no puda reaccionar igaul de r?pido. me encant?, te felicito
Domingo, 04 de febrero de 2007 | 20:20
?Gracias! ?Que bueno que te gust?! Al principio no iba a ser una mera cachetada, era algo m?s grave, pero desist?... ser? otra vez...
Autor: Aldair_88
Lunes, 05 de febrero de 2007 | 5:32
Muy Bueno!!! Ke carrera espectacular!!! las chicas como siempre se portan como los angeles y las otras se merecian perder por brujitas!!!
Autor: BlueBrain
Lunes, 05 de febrero de 2007 | 5:53
Muy bien por las chicas que ganaron esta carera limpiamente!!! Te felicito, Trueno, excelente el capitulo :f)
Autor: Kamus_99
Lunes, 05 de febrero de 2007 | 14:00
Ke buen cap!!!! Te felicito, otra carrera tan bi?n descripta ke parece verla. Muy Bueno!!!
Lunes, 05 de febrero de 2007 | 22:27
Me alegro que les guste!!! Me pone muy feliz!!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+