cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Mi?rcoles, 17 de enero de 2007

Y ya estoy por el número 26!!! Impresionante, increíble... ni yo lo creo... Antes que nada, quiero pedir disculpas por la tardanza en publicar este capítulo, lo que pasa es que anduve haciendo otras cosillas, y no pude publicarlo ni escribirlo antes... En fin, espero que vean que anduve actuualizando X-pressions con enlaaces y categorías... Los dejo para que lean...



Víctor miró el reloj. Eran las 16:05, lo que le resultó extraño que Delfina todavía no llegara. Se acomodó en el banquito de la plaza y abriendo la laptop, comenzó a releer el archivo del proyecto, mientras miraba cada tanto a su estupendo Renault Megane estacionado a unos metros de él. Cinco minutos después, la jovencita se estaba sentando a su lado, luego de estacionar el Golf detrás del CC rojo tijuana.
- No voy a preguntar cómo estás, porque se nota que estás muy cansada...
- Sip... ¿Cómo vamos con eso?
Delfina se sentó bastante cerca de él para poder mirar la pantalla de la computadora y sacó un libro con unas hojas de apuntes tomados a mano. Pasó el dedo por las líneas como buscando algo, y al cabo de un rato, le dijo a Víctor:
- Acá es adonde nos quedamos... ¿Te dicto?
- Dale...
Y así comenzaron a trabajar, como desde hacía un tiempo que lo hacían, sentados en la plaza Constituyentes. Hasta que en un momento, Víctor tuvo que fijarse si no habían repetido ciertos datos en el trabajo. Le habló a Delfina para consultarle algo, pero no contestó, y cuando él la miró, ella apoyó su cabeza en el hombro masculino y se quedó dormida.
“¿Se durmió? Está re cansada... Mejor no la despierto” Por lo que le pasó el brazo por atrás para poder mover los apuntes que ella tenía entre las manos y continuó tipeando con una sola mano. Cualquiera que los hubiera visto, pensaría que eran una parejita de novios.

Mientras tanto, Alberto Lombardi recorría todo el taller en busca de su hija Anabella.
- No está, jefe... Se fue al mediodía, y dijo que no venía, que se tenía que juntar a estudiar... -le comentó Ignacio
Él no contestó. Simplemente la llamó por teléfono, y le dijo que dos chicas en un Mitsubishi Eclipse rojo habían ido a buscarla a ella y a Delfina. Por algún extraño motivo, esto no alarmó a la jovencita, quien ya sabía quienes podían ser las personas que la buscaban. “Mejor le digo a la Delfi... Pero de paso voy a cargar nafta” Cuando salió, se quedó observando su hermoso Vectra, sólo para notar una cartita en el parabrisas.
Su inmediato pensamiento fue el de una multa, pero al acercarse, comprobó lo errada que estaba. La nota era nada más y nada menos, que una carta con una cita de las chicas del Mitsu rojo. El texto decía: -Esta noche a las 22:00 en Munich- “¿En Munich? ¿En un restaurante? Mejor voy a cargar nafta y la llamo a Delfina...” pensó. Se subió a la berlina, y se fue en dirección a una estación de servicio.

Sin embargo, habían pasado veinte minutos en los que Delfina durmió apaciblemente recostada sobre el hombre de Víctor. “¿Qué pasa? Solamente está dormida... No la mires... No la mires... ¡Tonto! ¡Si ya la miré dormir por veinte minutos!” El joven Camperetti la volvió a mirar, y acomodó el brazo que le había pasado por la espalda para poder pasar la hoja del apunte.
Delfina se movió un poquito y él, instintivamente, la miró. Ella comenzó a incorporarse lentamente y cuando abrió los ojos lo miró y se quedó en silencio unos segundos mientras el le sonreía levemente.
- ¿Qué pasó? -preguntó ella al fin...
- Te apoyaste en mi hombro y te dormiste...
- ¿Mucho?
- Como veinte minutos...
Ella volvió su mirada a las hojas que tenía en la falda. Dormise en el hombro de Víctor. Estaba loca, pero... había descasado mejor que en su propia cama. Se pasó la mano derecha por el cabello, y colocó la izquierda sobre el banquito. Inmediatamente sintió que algo agarraba su mano y se volteó rápidamente, para ver que era Víctor quien cubría su mano con la suya. Levantó la mirada y vio que el también la miraba.
- Delfina... No te preocupés... -le dijo bajando la voz- tenés que dormir...
Delfina no contestó, lo miró a los ojos, nada más. El también la miró. Tenía unos ojos marrones que le parecieron perfectos... y unos labios muy atractivos. Ella también tenía ojos color miel, seguros, confiados, y con un brillo dorado muy llamativo.
Se quedaron así unos segundos. El corazón parecía que se le iba a salir, y ni siquiera cuando corría el VW sentía algo parecido. Movió despacito sus dedos acariciándole la mano. Tenía la piel tersa y suave, y las delicadas manos de mujer parecían frágiles en comparación con la suya.
Ambos se miraban... los ojos... la boca... Y alguna sonrisa intercalaban... Comenzaron a acercarse, lenta pero seguramente. Cada milímetro más cerca hacía que el corazón se les subiera a la boca, y cada mirada hacía que el tiempo a u alrededor se parara. Sintió que su corazón se detenía cuando al fin sintió la respiración femenina chocar contra sus labios...
Empezaron a cerrar los ojos, y a acercarse... Y un sonido similar al de un teléfono celular comenzó a sonar en el bolsillo de la campera de Delfina acompañado de la típica vibración de los móviles.
Se alejaron rápidamente, y con un gesto ambos se indicaron que atendiera el teléfono, como tratando de esconder lo que casi ocurría. Como era su costumbre miró la pantalla, para enterarse que la persistente llamada era de Anabella y, sabiendo que luego se vengaría por la inconsciente interrupción, atendió.
- ¿Qué pasa?... Si... Sí... ¿Qué..? ¿Ahí?... Sí... Está bien... Sí... Después hablamos...
Y cortó. Miró el celular y le dieron ganas de tirarlo hacia la calle. Pero no hizo nada y metódicamente lo guardó en la funda. Víctor sentía sus movimientos sin mirarla. Tenía ganas de preguntarle “¿En qué estábamos?” pero sabía muy bien que la oportunidad había pasado. “¿¡Pero en qué estoy pensando!? Mejor sigamos con esto...”
Y sin tocar el tema, ambos continuaron trabajando hasta bastante tarde.

- ¿¿¿¡¡¡Quéeeeee!!!???
- Y el culpable es mi celular...
- Ya te dije que lo apagaras... pero... pero... ¡No me entra!
- ¡¡A mí tampoco!! Pero bueno... Ya está.
Delfina se acomodó en el asiento del Vectra y le indicó que el semáforo estaba en verde. Diez minutos después se bajaban del auto en dirección a Muller, un restaurante santafesino, que para las 22 de un sábado solía estar repleto, sin embargo, cuando entraron, un mozo se les acercó, y tras preguntarles los nombres, les indicó una mesa donde dos chicas las esperaban.
Cuando se acercaron, una de las dos les dijo:
- Ustedes son Delfina y Anabella ¿no? -ellas asintieron- Las llamamos para retarlas a una carrera... en el circuito callejero de Santa Fe...

¡¡Y chan!! ¿Por la carrera o por el casi beso? ¡¡Chan!! Yo misma lo releí cincuentamil veces... :D:D:D Espero que les haya gustado. Pronto publicaré más... Prometo imágenes del Mitsubishi Eclipse... ¡¡Nos vemos en el próximo artículo!!

Tags: literatura, historia, carreras, clandestinas, coches, velocidad

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Kamus_99
Mi?rcoles, 17 de enero de 2007 | 14:21
:-[ ???MALDITO CELULAR!!! hasta a m? me dej? con las ganas!!!!:-] ?ven ke hay ke apagarlo algunas veces??? o al menos ponerlo en vibraci?n!!! Exelente cap. Cada vez mejor!!! :-/
Autor: Aldair_88
Mi?rcoles, 17 de enero de 2007 | 14:40
yo leyendo la novela:
tac tac tac tacatacataca (coraz?n), Ahhhhh (suspiro), grrrrrrrrrr (enojo por el celular), bhhhaahhh (suspiro de ke se le va a hacer) MUY BUEN CAPITULO, TE FELICITO
Autor: k_nelita
Mi?rcoles, 17 de enero de 2007 | 15:12
Disculpame, no he le?do la novela, no tengo tiempo, solo quer?a decirte que te deje un comentario en una poes?a de Almafuerte que me encant?! Amo a Almafuerte!
Un beso!
Mi?rcoles, 17 de enero de 2007 | 17:37
GENIAL EL CAP?TULO!!! Lo le? dos veces!!! Me encant?. Te felicito :f)
Mi?rcoles, 17 de enero de 2007 | 20:12
Me alegro que les haya gustado!!!! Pero entre tanto darse manija con el beso, creo que nadie se dio cuenta que la pr?xima carrera sera... en plena ciudad... chan! Mejor lo dejo en suspenso... muahahahah
Autor: BlueBrain
Jueves, 18 de enero de 2007 | 6:13
Que espectacular cap?tulo!!! Me mantuvo sentado al borde de la silla y es la primera vez que Anabella me molesta (con lo linda que es), Te felicito!!!
Jueves, 18 de enero de 2007 | 18:43
Jajaja... a que el personaje favorito de blue es Anabella... ?la votaste?

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+