cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

Domingo, 12 de noviembre de 2006

Hi again!!! Acá sigo yo, publicando artículos. Pasaron dos semanas desde el capítulo en dos partes, y de un final en suspenso. Algo nuevo e inesperado se aproxima... ¿qué será? ¿un auto nuevo? ¿otra carrera? Mejor pónganse a leer y lo van a encontrar...



- A ver, querido hermano… ¿usas el cerebro que tenés abajo del pelo?
- Diego, no me molestés…
El portón eléctrico se cerró, y dejó el garage en completa oscuridad. Víctor caminó con una parcimonia que no parecía propia y se fue del lugar. No tenía ganas de discutir con su hermano. Por fuera parecía que se llevaban bien, que era inseparables... y era cierto, pero Víctor no soportaba que Diego fuera mejor que él, no sólo más inteligente, sino más rápido con el auto, y, lo que era peor -a su parecer- era que no podía dejar de admirar esa capacidad de conocer un auto con sólo escuchar el sonido de su motor, o verlo cruzar ráudamente.
Llegó a su habitación y comenzó a desvestirse. No podría dejar de recordar una y otra vez la súper derrapada de Delfina. Se le hacía imposible pensar que ella había controlado tan bien su auto, pero... ahí estaba de nuevo. Esa horrible sensación de inferioridad que sentía respecto de su hermano, ahora la estaba teniendo respecto de Delfina. Pero no era solamente eso... había algo más... algo que convertía a ese Golf en un Trueno Azul, algo más que...
Unos golpes en su puerta lo trajeron de un tirón a la realidad. Era Diego recordándole que mañana hablarían, que eso no iba a quedar así, que ese atrevimiento no lo perdonaría. Por primera vez en su vida lo ignoró. Sentía que la fuerza y decisión del VolksWagen al contra-derrapar lo estaban cambiando.
No veía la hora de subirse al Mégane y salir corriendo hacia la S, o la VW, o incluso el circuito callejero, con tal de correr y sacarse esa espantosa sensación de ansiedad de encima. Pero no podía... debía esperar al menos al día siguiente, esa noche las cosas no estaban bien.

El timbre sonó, y luego de unos minutos de espera, Delfina abrió la puerta, y se subió en el Vectra con Ana. Era Domingo a las cuatro de la tarde, y se encaminaron a la Costanera a tomar unos mates. Llegaron, y consiguieron un hermoso y oportuno estacionamiento para la destacable berlina color aguamarina, y se bajaron de inmediato.
No quedó ningún varón sin mirarlas: una rubia menuda, de cabello al hombro, con una musculosa entallada y una pollera del tipo hindú larga que resaltaba sus caderas acompañada de una colorada con el típico corte de pelo actual, ojos color miel, una pollera de jean a la rodilla, sandalias y musculosa.
Se sentaron en la baranda justo enfrente del auto, para cuidarlo por cualquier cosa, y se pusieron a tomar mates. Permanecieron unos minutos en silencia hasta que Delfina dijo:
- Che, Anita, el Vectra hace un ruido raro al frenar… ¿le cambiaste los discos?
- Impresionante
- ¿Qué pasó? ¿Qué hay? ¿Un chico lindo? –preguntó mirando disimuladamente a su alrededor
- No, tonta... -contestó Anabella- le cambié los discos porque se recalentaron cuando intenté derrapar... estaban viejos.
- ¿Viejos? ¡Ese auto no tiene ni tres meses!
- Seis... y nunca los había cambiado. Pensá que no son frenos de carrera, no soportan demasiada presión. Y el Vectra es pesado, tienen mucho que vencer...
- Si pero igual... -se quedó en silencio- ¿qué era lo impresionante?
- Que escuchaste el chirrido de los frenos. Es casi imperceptible…
- Si, pero…
- ¿Qué te pasa?
- Me estoy gastando casi toda la plata en cubiertas, nafta, aceite y cosas para el auto. Me cuesta un montonaso, y me queda poca plata para los libros. Mi trabajo de profesora particular no me da mucha ganancia, y el tema del diseño gráfico tiene mucha competencia...
- No te preocupés -la colorada quiso hablar, pero Ana la frenó- tengo una propuesta. Mi papá está buscando alguien que pueda testear los autos en el Drifting, hacer una pequeña revisada y analizarlos conmigo; además, de que también necesita alguien que sepa programación y controle el sistema de computación que tiene. Hace bastante que me viene preguntando por vos...
- ¿Y cómo me conoce él? ¿A qué te referís?
- Me refiero a que podrías trabajar en el Drifting Zone... vas a ganar mucha más plata que antes, además de experiencia con los autos. No tendrías que preocuparte porque haríamos juntas los testeos... -respiró profundo y tomó un mate- te conoce porque nos vio correr. No es tonto el hombre...
- Nunca lo dije... -contestó Del, mientras recibía el mate y lo tomaba sumida en su mente.

Las charlas continuaron, tomaron mate, miraron autos, chicos, la laguna... los puentes... Y se pasó la tarde. Delfina volvió a su casa y se fue a cambiar y preparar las cosas para un nuevo día de facultad, donde seguramente ya todos se habrían enterado de la carrera. Si bien aún no asimilaban su Golf con el imbatible de las noches santafesinas, los rumores se esparcían rápidamente.
Las palabras de Anabella le daban vueltas en la cabeza “Andate mañana como a las cinco al taller, así hablás con mi viejo, y te enterás de la propuesta ¿sí? Vas a ver que te va a encantar” Por otro lado, tampoco podía defraudar a su amiga, que le había enseñado a correr y que muchas veces le había prestado el fabuloso Vectra.
El lunes fue a clases, justo a una materia de su carrera, que no compartía con Anabella, y se enteró que había que hacer un tremendo trabajo de investigación a lo largo del restante año, con dos presentaciones. Le preguntó a sus compañeras con la que más charlaba y ya se había colocado en grupo.
“Que se le va a hacer. Lo voy a tener que hacer sola” Se lamentó. Justo en eso, Víctor Camperetti se le acercó. Delfina se quedó helada. No por lo bien que estaba, sino porque la última vez que hablaron no había sido muy edificante. Pasados los saludos y encabezamientos típicos, él le dijo:
- Voy a ser directo: ¿querés hacer el trabajo conmigo?
Delfina se quedó helada. Tardó e contestar. Ella se imaginaba que le iba a pedir la revancha o algo por el estilo. De todos modos, no podía tratarlo mal, porque él conocía el secreto de que ella corría por las noches, y no tenía intenciones de que toda la facultad se enterara.
- ¿Y porqué yo? -contestó
- Porque quiero. Si no querés, no hay drama, lo hago con Rober... –mintió. Roberto lo iba a hacer con otro, bajo pedido exclusivo del corredor.
- Bueno... está bien. Pero las diferencias nuestras -bajó la voz para referirse implícitamente a las carreras- quedan en las rutas...
- Por supuesto...
Y se marchó al Drifting. No sabía porqué pero se sentía bárbaro. Fue al taller. Habló con Ana y su padre, don Lombardi. Le proponían un salario fijo de 600 pesos por mes, más un porcentaje del costo de cada testeo realizado todo eso trabajando martes y jueves de tarde, y sábados por la mañana, y 50 adicionales por controlar el sistema. Eso como inicio, después las cosas podrían mejorar.
Se fue muy contenta. La respuesta la tenía que dar al día siguiente, y era obvio que iba a decir que sí. En el trayecto pensaba... pero nuevamente tenía una sensación rara. El Golf la llamaba... ¿o era la ansiedad y neesidad de correr? ¿era por Víctor? ¿Por el trabajo en el taller? No lo sabía... al menos, no en ese momento...

Tags: literatura, historia, carreras, clandestinas, coches, velocidad

<@[email protected]> Comentarios:

Domingo, 12 de noviembre de 2006 | 11:21
Que buena se est? poniendo la novela. ?Se est? enamorando de Victor? por lo menos ya solucion? el problema de dinero. Muy bueno el cap.
Domingo, 12 de noviembre de 2006 | 12:26
Jajaja, gracias!! Me alegro que guste... Tengo una buena noticia, el martes colocar? otro cap?tulo, por haberme tardado dos semanas en escribir el 10...
Autor: Yivana
Domingo, 12 de noviembre de 2006 | 19:59
Diox, que flipada. Trueno, cada d?a te superas a ti misma, ojal? yo escribiera tan bien como t? ^_^
Domingo, 12 de noviembre de 2006 | 20:06
Gracias!!! Me alegro que te guste!!! Yo misma me estoy entusiasmando mucho al escribirla...
Autor: BlueBrain
Lunes, 13 de noviembre de 2006 | 16:41
Muy bueno!!!! Creo que deber?as pensar en dedicarte a escribir profesionalmente
Lunes, 13 de noviembre de 2006 | 18:00
Gracias! Es lo m?s lindo que me han dicho... la verdad, no creo que sea lo m?o, pero me gusta... a lo mejor, qui?n te dice? en unos a?os... :D:D:D
Mi?rcoles, 28 de marzo de 2007 | 0:26
Buen capitulo, me kede super pikada, me seguire kon els iguiente, muy bien!

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+