cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 28 de octubre de 2006

Hola! Ésta el la primer parte del Capítulo 9, que por ser muy largo, lo dividí en dos partes... Antes que nada, les comento que ésta novela está ubicada en el 2007, por eso está el Megane II CC, que se supone llegue a Argentina en el año que viene... Otra anécdota, es que los deportivos que nombro, los ví (aunque sea una vez) en mi ciudad, incluyendo algunos que nombraré más adelante...



El sonido del motor se escuchó, y muy pronto, el Golf azul apareció. Apagaron el auto, y se escuchó el desbloqueo de las puertas, y dos hermosas chicas se bajaron.
Los hermanos Camperetti las estaban viendo junto con Roberto, pero Víctor estaba demasiado impaciente... A tal punto, que el flemático de su hermano estaba a punto de pegarle.
Santiago se acercó a las jóvenes y comenzó a hablarles. Amenazas, promesas de que las vencería, juramentos en vano... Pero ni Delfina ni Ana le contestaron. Algo había que estaban alejadas. Ana estaba concentrada en lo distante que parecía su amiga... y ésta, pensaba en... en... un codazo la trajo a tierra nuevamente. La propuesta de una carrera con largada común fue hecha, y aceptada....
Subieron a los autos, y los acomodaron... Ellas a la derecha, él a la izquierda. Las luces se encendieron y los conductores comenzaron a hacer rugir los motores.Uno de los amigos de Santiago se colocó entre los autos, y comenzó a contar...
- Calmate, Víctor, o me vas a sacar de mis casillas... -dijo Diego controlándose.
- No puedo... No se que pasa.
- 3... -pasó el primer número.
- Lo que pasa es que no usás tu cerebro.
- ¿Y si las sigo? -preguntó Víc.
- 2...
- ¡Ni se te ocurra! ¡Qué se te cruzó por la cabeza! -le susurró enojado Diego- ¡Te quedás acá!
- No...
- 1... ¡Larguen!
Los autos salieron arando, como siempre, y Víctor corrió hacia el Megane. Acelerando en la recta el Golf sobrepasó al 307. Se subió al auto, y lo arrancó. Seguían acelerando, las rpm al máximo... Y salió corriendo tras ellas... Las personas estaban asombradas, y el rumor se pasó más rápido que la velocidad de los deportivos. Diego se mostraba tranquilo, pero por dentro estaba furioso. "¡Es un estúpido! ¡Tiene el cerebro de adorno!" pensó.

Mientras tanto, los coches derrapaban a cada instante. El ruido sórdido dejaba estupefactos a los muchos expectadores. Víctor los alcanzó en la tercera curva, y se colocó tras el 307... pero algo no andaba bien... Dentro de sí, al igual que Ana y Delfina, sabía que iba a suceder algo... ¿qué? no lo sabían... ninguno... pero algo era.
Entraron a la parte más oscura. Los pocos expectadores que había en esa zona habían prendido las luces de sus coches, y el camino estaba poco iluminado. Se acercaba la curva. Derraparon, el 307 se acercó peligrosamente... casi como queriendo chocarlas...
- Del... cuando salgamos de la parte oscura... -susurró Ana- está la curva en desnivel... cuando derrapes, el auto va a saltar...
- Ya lo sé... -pero es demasiado cerrada como para no derrapar.
No dijeron más nada del tema... Anabella la dirigía, y observaba a su contrincante, peligrosamente tranquilo, tras ellas. "Algo pasa... conozco la fama que tiene... él no es así. Debe estar tramando algo" la mente de la blonda no descansaba. Observó a su amiga rebajar los cambios, y derrapar a 180° en la última curva de la zona obscura.
El Peugeot meneó la cola saliendo de la curva, y eso le rebeló todo a Víctor. "¡Es un cerdo! ¡Las va a matar!". Los tres se perdieron en la recta previa a la dichosa curva en desnivel... la impaciencia de los corazones se hacía más profunda. Los invadía la sensación de estar enfrentando la muerte.

- Ya están por llegar -susurró un hombre, mientras encendía un cigarrillo.
Éste hombre, era el padre de Ana. Él sabía todo. Incluso, tenía la misma mala espina que los corredores, pero estaba ahí para ver la destreza de su hija y de Delfina ya que verlas correr el auto, permitía sentir su unión con el auto. Unas luces se reflejaron en los árboles, y aparecieron los coches derrapando en la curva previa. Don Lombardi soltó el cigarrillo...
3000rpm... 4000rpm... 4500rpm... Los rebajes del Golf tronaron, y éste comenzó a inclinarse, pero... el 307 también derrapaba, pero no tanto, a pesar de lo cerrada de la curva.
Comenzó a acercarse... más... más... El VW se enderezó para no chocar al saltar por el desnivel, y justo en ese instante, un golpe se sintió, el auto saltó... Víctor sintió el corazón en la boca, y rebajó el auto, frenándolo para no chocar. Don Lombardi estaba helado... el Golf estaba derrapando a 360° casi chocando la barrera de contención...

Tags: literatura, historia, carreras, clandestinas, coches, velocidad

<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Kamus_99
Domingo, 29 de octubre de 2006 | 10:13
kedo impresionado por esta primera parte!!! ?ke tiene en mente el padre de Ana?? muy bueno el cap?tulo.
Autor: BlueBrain
Martes, 31 de octubre de 2006 | 16:45
Sigo con la segunda parte, antes de que me d? un ataque de ansiedad. Muy buena esta parte.:-/
Lunes, 06 de noviembre de 2006 | 21:52
Muchas gracias que les haya gustado... me alegro mucho, perd?n por no haber escrito nada durante el viaje...
Autor: Anonimo
Domingo, 21 de marzo de 2010 | 8:31
Uf, me voy corriendo a leer la segunda parte a ver que pasa!
Saludos.
Red La Soluci?n

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+