cabecera

twitterfeedfeedburner

youtube fav da

   

S?bado, 16 de septiembre de 2006

Esto continúa, y se va el segundo capítulo... les digo que si bien poco se va a entender hasta más adelante, va a ser mejor que lean el primer capítulo si no lo leyeron, porque no van a entender cómo las cosas llegaron a este punto... Espero comentarios!!! saludos!!!


Viernes 11am. El celular sobre la mesa de luz comenzó a vibrar y a sonar. Delfina estaba todavía dormida cuando atendió.
- Venite urgente, ¡tenemos que hablar! -dijo la voz de teléfono.
- ¿Quéee pasoooó? -preguntó la joven de forma casi inconsciente.
- No es seguro. Vení al Drifting así te digo...
Dejaron de escucharse voces. Delfina miró la pantallita y cerró los ojos para no encandilarse. "Llamada terminada" decía. Iba a tener que ir al taller...
En un esfuerzo inhumano, se levantó, se cambió, le pidió el auto al padre y llegó al taller en 45 minutos. El "Drifting Zone" un taller mecánico de alto prestigio recién instalado en Santa Fe, era del padre de Ana, y ella solía trabajar ahí.
Delfina llegó, estacionó el deportivo Golf azul, y se bajó. Cuando vio a su amiga, ésta la llevó a un garage que tenían para los autos de carreras que arreglaban, y cerciorándose de que nadie mirara, sacó una rosa roja con una tarjeta y se la dio.
- ¿De un admiador tuyo? -preguntó Delfina aún dormida.
- ¡No idiota! Mirá la tarjeta.
Ella la abrió con mucha paciencia y agudizando la vista vio la tarjeta: "Seguí practicando. El tiempo se acerca y la carrera se aproxima. Podés considerarlo la revancha"
- ¿Y esto? ¿Del tipo del Megane?
- Te dije que hacías mal al correrlo.
- ¿Tanto se va a ofender? -hicieron un silencio que pareció eterno.
- ¿Y qué vas a hacer? -preguntó Ana.
- Por lo pronto ir a buscar a mi papá al trabajo... con el Megane, voy a correr, cuando llegue el momento.
Cuando se subió al auto, lo sacó al máximo del poder y, como estaban en las afueras de la ciudad, volvió corriendo descaradamente.

Así los días pasaron, semanas y las vacaciones llegaban a su fin. Delfina y Ana llamaban la atención corriendo el coche azul de noche, pero nadie sabía que dos mujeres derrapaban tan llamativamente ese auto.
Un miércoles de niebla, Ana recibió otra rosa con una tarjeta "Sabado, 00am medianoche al domingo. Te espero en la WC". Delfina se enteró y sintió la sagre hervir en sus venas.
- ¿La WC? ¿Es pasando Santoto?
- Sí, ahí estábamos cuando lo pasamos la primera vez...
Llegada la gran noche, le cambiaron los neumáticas al Golf, lo limpiaron y le hicieron una revisación. Estaba perfecto. Ambas se encaminaron.
La carrera estaba por comenzar.
<@[email protected]> Comentarios:

Autor: Yivana
Lunes, 18 de septiembre de 2006 | 8:36
Me gusta esta novela, quiero leer mas ^_^
Martes, 19 de septiembre de 2006 | 17:58
Gracias!!! que bueno que te guste... Cada cap?tulo lo publico el fin de semana, viernes o s?bado. As? que tendr?s que esperar, jajaja...
Me alegro que te guste. ?Qu? opinas de la novela?
Viernes, 23 de marzo de 2007 | 22:59
Cada vez mas emocionante de verdad ke esta novela esta de diez

 

HTML permitido: <strong>, <s>, <em>, <u>, <a>, <img>
Nombre:





 

   

 

design & stories copyright by truenoazul_vw
+2011+